Centro Ginecológico iGin de Bilbao

Ovodonación, técnica de reproducción de elevado éxito

Dentro de las diferentes técnicas de reproducciónasistida que realiza el Centro Ginecológico iGin deBilbao se encuentra la donación de óvulos,actualmente la de mayor tasa de éxito, con unporcentaje que ronda entre el 70 y el 80%

Un reportaje de Ainhoa Agirregoikoa - Lunes, 28 de Septiembre de 2015 - Actualizado a las 13:43h.

LA ovodonación o donación de óvulos es una de las técnicas de reproducción asistida que aplica el Centro Ginecológico iGin, una técnica que está despuntando y que viene a ocupar un alto porcentaje del total de ciclos que realizan las clínicas de reproducción del Estado.

El retraso en la edad materna es el principal motivo que está provocando un incremento en la aplicación de técnicas de reproducción en la mujer. Actualmente la edad media de la maternidad se sitúa en 33 años, una cifra muy por encima de la media existente en otros países europeos. “Este retraso en la maternidad hace que disminuya la probabilidad de conseguirlo, dado que con la edad disminuyen tanto la cantidad como la calidad de los óvulos”, apuntan la Dra. Flavia Rodríguez y el Dr. Iñigo Davalillo, pertenecientes al equipo médico del centro bilbaino.

El aumento en la necesidad de recurrir a la técnica de ovodonación por parte de los especialistas tiene que ver también con la alta tasa de supervivencia que tienen hoy en días las pacientes oncológicas que debido a las terapias recibidas suelen tener problemas de reserva ovárica y en caso de no haber sido posible vitrificar sus óvulos con antelación, la gran mayoría de las pacientes tienen que optar por realizar una donación de óvulos para poder quedar gestantes.

Este aumento en el número de ciclos está siendo la causa de que numerosas mujeres o parejas extranjeras acudan hoy en día a España para la realización de esta técnica, “muchas veces imposibles de realizar en su país por la legislación o la larga lista de espera”, puntualiza la doctora Flavia Rodríguez. Una vez argumentadas las causas del aumento experimentado por la técnica de donación, los profesionales de iGin pasan a determinar en qué casos es recomendable realización de esta técnica.

Según Flavia, “las causas por las que una mujer tiene que someterse a un tratamiento con donación de óvulos pueden ser muy diferente, aunque la más frecuentes suele ser la edad, sobre todo a partir de los 40 años, ya que generalmente la reserva ovárica y la calidad de los óvulos suele estar alterado”.

A partir de los 40 las probabilidades de gestación disminuyen, y por ejemplo, de 45 años en adelante la probabilidad de gestación evolutiva es menor del 1%, con un altísimo porcentaje de abortos en caso de conseguir la gestación.

La ovodonación también está indicada para pacientes con abortos de repetición, en los que se tiende a observar alteraciones cromosómicas de los embriones, y en casos de fallos repetidos de Fecundación in Vitro y/o ICSI (microinyección espermática), es decir, cuando se observa baja respuesta a la estimulación ovárica o mala calidad de los óvulos en el laboratorio.

Obviamente, la donación de óvulos también se aplica en mujeres en menopausia y también en aquellas pacientes que son portadoras de una alteración genética o cromosómica, “por lo que tienen que recurrir a esta técnica para evitar su transmisión a la descendencia”. PERFIL DE LAS DONANTES Según la experiencia de iGin, las donantes de óvulos son chicas jóvenes de entre 18 y 35 años, con una medida de edad de 24/25 años y normalmente solteras. “Con el fin de determinar que estén sanas tanto desde el punto de vista físico como psíquico, se les realiza un selección previa mediante una historia clínica completa de la donante y de su familia para detectar cualquier enfermedad susceptible de ser heredada”, señala Flavia Rodríguez.

El historial se completa además con una amplia entrevista por parte del equipo médico de la clínica, donde se recogen datos socio-culturales y de hábitos de vida, así como las motivaciones que han llevado a la mujer a hacerse donante. Entre las pruebas médicas que se realizan están las muestras analíticas para descartar el VIH, hepatitis y otras enfermedades de transmisión sexual, además de análisis específicos que ayuden a descartar enfermedades genéticas o hereditarias. Otros datos que resultan de interés sobre la donante son, por ejemplo, el grupo sanguíneo, estatura, peso, complexión, color de la piel, del pelo, textura del cabello y color de los ojos. Todos estos aspectos buscan que exista la máxima similitud entre la donante y la receptora tanto en aspectos fenotípicos como inmunológicos. Continuando con el perfil de las donantes, y dentro de su capacitación profesional, un porcentaje elevado de ellas proviene de la rama sanitaria o social y acuden de manera voluntaria al programa de donantes sensibilizados con el problema al haber estado en contacto con algún familiar o amiga cercana que ha tenido problemas para gestar. También entre las donantes hay un alto porcentaje de donantes de sangre o de órganos.

Respecto a la eficacia de esta técnica es, dentro de todas las técnicas de reproducción asistida, la de mayor tasa de éxito, con un porcentaje que ronda entre el 70 y 80%. “Se trata de un porcentaje que no varía en función de la edad de la receptora, ya que incluso mujeres en menopausia pueden llegar a este porcentaje de éxito”, destaca la doctora Flavia Rodríguez.

En cuanto al perfil de la mujer receptora de óvulos, está bastante determinado, mujer con nivel alto de estudios y con éxito profesional, con una edad media de entre 40-41 años y en muchos casos, sin pareja.

REGLAMENTACIÓN EN VIGOR La donación de óvulos está regulada por ley en España, una normativa que le diferencia del resto de países europeos.

Concretamente, la donación de gametos (tanto de óvulos como de espermatozoides) está regulada por la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida. “De hecho, esta ley fue promulgada inicialmente en 1988, siendo una de las primeras leyes en Europa, y más tarde, en el año 2006, se actualizó”, corrobora la doctora Rodríguez de iGin. Pero además, existe también el real Decreto-Ley 9/2014, de 4 de julio, sobre normas de calidad y seguridad para la donación, que tiene relevancia cuando existe intervención de donantes de gametos.

“Esta regulación nos permite confirmar que hoy en día la donación, tanto de óvulos como de espermatozoides, así como las técnicas de reproducción humana asistidas están en general muy bien reguladas por la ley española, siguiendo además las normas de la Directiva Europa en estos temas”, subrayan desde el Centro Ginecológico iGin. En lo que respecta a la legislación, la Ley en España establece la donación de óvulos como un acto voluntario, anónimo y altruista, “lo que quiere decir que las donantes acuden a la clínica a donar sin ningún tipo de coacción”, destaca la doctora Rodríguez. En este aspecto, el centro médico iGin vela por el anonimato, tanto de la donante como de la receptora.

En cuanto al hecho de ser altruista, la ley establece que la donación debe ser desinteresada, “aunque también permite que el donante obtenga una compensación económica por las molestias que supone un tratamiento de estas características”. “Es una manera de recompensar las molestias, al tener que someterse el donante a un estudio previo para saber si puede entrar en el programa, y una vez dentro, a una serie de pruebas y tratamiento de estimulación ovárica con hormonas que suele durar aproximadamente unas dos semanas, a lo que hay que añadir la punción ovárica bajo sedación que supone un día entero de reposo”.

Con respecto a otros países de la Unión Europea y del mundo, a juicio de Flavia, “España tiene una ley muy permisiva, aunque muy bien estructurada”. Estas diferencias se dejan ver en la gran diversidad legal que existe en temas de reproducción humana asistida en Europa, “incluso algunos no cuenta con una Ley como tal, sino que tienen Decretos de ley o normativas legales”, señala la especialista. Además, en países como Alemania, Suiza y Austria, “la donación de óvulos no está permitida y la donación de semen solo dentro del matrimonio”, argumenta la misma fuente. En Italia están todavía muy verdes, ya que solo desde hace un año está permitida la ovodonación”, añade,“ y tanto en este estado como en Francia se enfrentan al gran problema de encontrar donantes”.

El largo recorrido de la legislación española y su flexibilidad han proporcionado una gran variedad de posibilidades, “por lo que las clínicas que aplicamos esta técnica hemos podido crecer en el ámbito de la investigación, lo que nos ha permitido un gran desarrollo en el campo de la infertilidad”.

“En el conjunto del Estado estamos realizando actualmente el 40% de las ovodonaciones de toda Europa”, confirma Flavia Rogríguez.