Técnicas para dejar de lado las gafas

El equipo médico que pasa consulta y opera en el CentroOftalmológico Integral de Bilbao, es un referente en cirugíarefractiva gracias al Relex Smile o el Láser de Femtosegundo

Un reportaje de Iker Ugarte - Lunes, 30 de Noviembre de 2015 - Actualizado a las 13:53h.

EL equipo médico que pasa consulta y opera en el Centro Oftalmológico Integral de Bilbao, cuenta con veinte años de experiencia en el campo de la medicina oftalmológica y es un referente a nivel de Bizkaia y de Euskadi. Se fundó con el propósito de introducir el concepto de oftalmología integral en un solo centro y cuenta con diversos especialistas que se ocupan de los diferentes campos de esta disciplina médica. Sus avanzadas instalaciones han convertido el centro en uno de los pocos que a nivel estatal está a la vanguardia en lo que se refiere a la cirugía refractiva, que define a los procedimientos quirúrgicos que corrigen defectos de refracción como la miopía o el astigmatismo.

Un referente que cuenta desde hace año y medio con la tecnología más avanzada, gracias a VisuMax, una máquina que utiliza un Láser de Femtosegundo y el Relex Smile, una novedosa técnica que a nivel del País Vasco solo ofrece este centro y que ha sido desarrollada por la multinacional alemana Zeiss. Este método supone un gran avance a la hora de intervenir a un paciente, permitiendo la corrección de la miopía y otros defectos de graduación mediante una cirugía menos invasiva y con menos riesgos. “La diferencia con el antiguo láser es que este talla un lentículo que se extrae, mientras que la antigua, lo que hacía era quemar el tejido corneal, lo vaporizaba”, señala el doctor Javier Orbegozo, fundador y miembro del equipo quirúrgico del centro.

El oftalmólogo destaca que “el quemar la córnea puede llevar a cambios o fluctuaciones durante la intervención”, porque influyen factores como “la humedad”. Además, este nuevo láser es “mucho más estable y está menos sujeto a cambios atmosféricos o de temperatura”, apunta. Además, con el Relex Smile “la incisión es más pequeña” (menor de 3 milímetros). Para Orbegozo, la utilización de esta nueva técnica “tiene dos consecuencias inmediatas”. Por un lado, “se seca menos el ojo al afectar a muchos menos nervios corneales” y por otro, “se reduce muchísimo la posibilidad de que un traumatismo en el postoperatorio pueda afectar a la córnea”.

Este nuevo método, también “mantiene mejor la estructura de la córnea frente al Lasik convencional”, que la desestructura más. “Deja una córnea más sólida desde el punto de vista biomecánico, por lo que ofrece más seguridad y fiabilidad al paciente”, señala Orbegozo. Esto repercute directamente en personas que antes no podían operarse mediante el láser, ya que al padecer de ojo seco o tener una córnea demasiado fina, el antiguo láser Excimer no era apto para ellos. Supone además una gran ventaja para pacientes deportistas, ya que al no necesitar de un corte, supone un riesgo menor en caso de contacto físico. “Un runner semiprofesional al que operamos un martes, entrenó ese mismo jueves”, otro ejemplo de que “los tiempos se acortan”.

A LA VANGUARDIAExisten ya muchos estudios que demuestran que la técnica de Relex Smile es eficaz y más segura que la anterior. A nivel mundial unos 200.000 pacientes han sido operados mediante está técnica. Los datos positivos hacen que unas cincuenta personas ya se hayan operado en las instalaciones del COI, lo que supone unos cien ojos, “siempre con resultados muy positivos”, destaca Orbegozo.

“La técnica se está implantando y de algún modo la estamos utilizando de manera más selectiva, pero tardará poco en implantarse definitivamente”. Por el momento “seguimos utilizando también el antiguo láser, puesto que con el nuevo aún no se corrige la hipermetropía, aunque lo hará dentro de poco”, apunta. El centro también es puntero en la colocación de lentes intraoculares.

Esta técnica que se utiliza en pacientes que “no pueden operarse con el láser por diversas razones”, permite introducir una especie de “lente dentro del ojo del paciente” sin necesidad de extraer tejido de la córnea, posibilitando así, “incorporar la graduación que el paciente necesita dentro del ojo”. Las lentes intraoculares han evolucionado y en la clínica utilizan lentes que tienen tres focos, cerca, medio y lejos. La diferencia con una lente externa progresiva, es que con estas, “es el paciente el que tiene que mover la mirada hacia la parte de la lente que necesite en ese momento”, mientras que con las intraoculares de última generación, “la imagen se enfoca directamente en la retina, por lo que el paciente no tiene que hacer ningún movimiento para ver correctamente”, explica. Desde su creación, este centro ha destacado por adaptarse a los nuevos métodos y técnicas. En este sentido, fue uno de los primeros del Estado que utilizó la anestesia tópica (sustitución de las agujas por gotas oftalmológicas de anestesia) para las operaciones oculares. El Doctor Javier Orbegozo recalca que “la gran inversión que ha supuesto introducir la técnica Relex Smile”, no busca rentabilizar las máquinas, sino “ofrecer un servicio más completo al del resto de clínicas y estar siempre a la vanguardia con los tratamientos más avanzados”.