Endometriosis, causa de infertilidad

El centro iGin cuenta con un equipo joven de profesionales que ofrece asesoramiento y atención integral para el embarazo

Un 10% de la población femenina en el mundo padeceesta enfermedad de difícil diagnóstico que tiene caráctercrónico y complica o impide el embarazo de forma natural.Una patología caracterizada por el fuerte dolor pélvico yabdominal que sufren las mujeres con la menstruación yque es el principal síntoma para detectar esta inflamación

Especialestas: Dr. Iñigo Davalillo: Especialista en técnicas de Reproducción Asistida de la Clínica iGin.

Un reportaje de Begoña Astigarraga Fotografías de Jose Sampedro - Miércoles, 23 de Diciembre de 2015 - Actualizado a las 12:14h.

MILLONES de mujeres sufren esta patología crónica difícil de detectar y que, según las estadísticas, afecta a un 10% de la población femenina en todo el mundo. La endometriosis se produce cuando el endometrio –la parte que recubre el interior del útero, y que se desprende en cada ciclo por la menstruación– no es expulsado del todo y quedan partes adheridas fuera del útero. Este tejido sigue reaccionando a los cambios hormonales que se producen en cada ciclo menstrual de la mujer y va provocando una hinchazón en los órganos donde se instala. Esto puede conllevar un sangrado interno, la descomposición de tejido, fuertes dolores abdominales y lumbares, problemas intestinales e incluso infertilidad. Normalmente, estas adherencias externas del endometrio se sitúan en los ovarios y las trompas de Falopio pero en fases avanzadas puede encontrarse también en vagina, en superficie externa del útero o en los intestinos. Es una enfermedad que, a nivel reproductivo, afecta mucho más a chicas jóvenes y de mediana edad que están aún en edad fértil. “La razón es que la endometriosis está directamente relacionada con las hormonas femeninas, y cuando las mujeres entran en la menopausia dejan de generar estrógenos y progesterona, por lo que la patología mejora, aunque no desaparece”, explica el doctor Davalillo, experto en Ginecología y reproducción asistida de la clínica iGin.

Ninguna mujer tiene endometriosis cuando llega su primer periodo menstrual, es algo que se va desarrollando con el tiempo, por lo que es cuando las chicas tienen entre 20 y 30 años cuando se puede hablar de esta enfermedad. Los dolores menstruales son uno de los síntomas más comunes para detectarla, aunque hay otros dependiendo de la fase en que se encuentre la dolencia, como dolores a mitad de ciclo, en las relaciones sexuales, incluso en las defecaciones, lo que indicaría un estadio más avanzado. Su diagnóstico es complicado. “Se calcula que se tarda unos nueve años en poder diagnosticarlo desde el momento en que una chica comienza con los primeros síntomas sobre los 25 años. Porque es una enfermedad que no da la cara desde el principio.

Normalmente, para diagnosticarla debemos dar con ciertos hallazgos en las ecografías o en las resonancias. Sin embargo, no suelen detectarse signos, porque los endometriomas son demasiado pequeños al principio y no se ven en estas pruebas”, reconoce Davalillo. Lo más común es detectar la endometriosis cuando está en una fase más avanzada y cuando son ya visibles los endometriomas.

También es normal que se diagnostique de forma casual. “A veces entramos a operar por cualquier otra causa –como miomas y otro tipos de quistes–, y nos encontramos con que tienen signos de endometriosis en la pelvis que no habían sido diagnosticados previamente”, señala este especialista. Otra característica es que muchas chicas se van haciendo asintomáticas con los años. “Aunque pueda resultar paradójico, es frecuente que los fuertes dolores vayan remitiendo segun la fibrosis producida por la inflamación va creciendo, extendiéndose y endureciéndose en las zonas afectadas”.

LAS RESPUESTAS Pero, ¿cómo afecta a la fertilidad de las mujeres? “Es una de las principales causas de infertilidad. Se calcula que la mitad de las mujeres afectadas no logran un embarazo de forma natural. “Nos encontramos con casos de endometriosis en mujeres que, pasados los 30, no se quedan embarazadas y acuden a nosotros. Entonces les diagnosticamos una enfermedad de la que no tenían ni idea que estaban afectadas, quizás por que fueron revisadas en fases temprana de la dolencia, o bien porque en las pruebas no se les detectó”.

¿Cómo se trata esta enfermedad? “Hay que diferenciar el tratamiento en función de si el objetivo de la paciente es quedarse embarazada o no está interesada en ello. “En este último caso se aplica un tratamiento hormonal mediante anticonceptivos hasta que la mujer decida intentar el embarazo, si es el caso.

Esto va a ejercer un factor protector ante la endometriosis”, señala Davalillo. Sin embargo, si una mujer con esta patología busca la gestación habrá que analizar en qué estadio de la endometriosis se encuentra. “Si son chicas jóvenes que están en la primera o segunda fase de la enfermedad –que se considera leve– y no tienen otros problemas añadidos, se les recomienda intentarlo de forma natural durante seis meses. Si en ese tiempo no lo han conseguido, suelen comenzar el tratamiento de fertilidad mediante inseminación”, explica el especialista de iGin.

“Con la misma esta técnica de fertilidad, una chica con endometriosis tendrá un 11% de posibilidades de quedarse embarazada, frente a un 18% de otra que no sufre esa dolencia”, señala Iñigo Davalillo. Si, además, esa mujer se encuentra en un estadio más severo, las posibilidades de embarazo se reducen incluso a solo el 5% con la técnica básica de inseminación”. Por eso, en estos casos se les aconseja recurrir a la inseminación in vitro. “Con la técnica in vitro llegamos a obtener una tasa de embarazo de entre el 50-60% de éxito, incluso en pacientes de mal pronóstico”, asegura este ginecólogo.

Secciones