COLEGIO OFICIAL DE DENTISTAS DE BIZKAIA

¿Has dado vacaciones a tu higiene bucodental?

Las vacaciones y sus efectos en nuestra salud

Lunes, 18 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 11:09h.

DESPUÉS de muchos años, y con nuestra experiencia, observamos con frecuencia que a la vuelta de las vacaciones nuestros pacientes han empeorado su higiene dental con la consiguiente aparición de inflamación en las encías, la recaída en su problema periodontal, así como otros trastornos bucodentales.

Esto suele estar relacionado con el cambio de hábitos en el verano debido a la relajación de la rutina diaria, a los viajes, al mayor número de comi- das fuera de casa o entre horas, etc. Durante el verano puede aumentar el riesgo de acumulación de placa bacteriana y un empeoramiento en la salud gingival, al disminuir la frecuencia del cepillado o bien porque este no se realiza de la manera habitual.

Retoma tus hábitos de Higiene y pide Cita con tu Dentista, una revisión garantiza una correcta salud.

¿CÓMO DEBO LAVARME LOS DIENTES? 

No existe una receta mágica para mantener la boca sana, pero es necesario respetar con regularidad unas normas básicas para su cuidado, así como visitar periódicamente al dentista para que pueda detectar a tiempo cualquier síntoma de enfermedad dental.

El factor más importante en la aparición de la caries y las enfermedades periodontales es la acumulación de placa bacteriana, popularmente conocida como sarro, por lo que es fundamental desarrollar unos hábitos de conducta que permitan eliminarla.

El sistema básico es el cepillado de los dientes, que en ocasiones debe ser complementado con la utilización de otros productos, como la seda dental, los colutorios o los cepillos interproximales, para garantizar la higiene en las zonas a las que no llega con facilidad el cepillo normal. 

¿CÓMO SE DEBEN CEPILLAR LOS DIENTES?

Un correcto cepillado debe ser realizado con minuciosidad y cuidado, de forma que no resulten dañados  ni los dientes ni los tejidos blandos de la boca. Es conveniente empezar por elegir el material más adecuado, un cepillo de filamentos suaves (nylon blando) y puntas redondeadas, que permita llegar a todas las piezas. Si los filamentos están torcidos o desgastados, es necesario comprar uno nuevo, ya que un cepillo en mal estado no limpiará adecuadamente los dientes.

• Es aconsejable utilizar poca pasta. Una cantidad equivalente al tamaño de un guisante es suficiente, y cantidades mayores sólo contribuyen a consumir más tubos de dentífrico.

• Limpiar todas las superficies de los dientes: Incline el cepillo a un ángulo de 45° contra el borde de la encía y deslice el cepillo, unidireccionalmen- te, hacia el borde del diente: Movimientos unidireccionales encía-diente en todas las superficies externas e  internas de los dientes. Cepille la superficie de masticación de cada diente con movimientos cortos de atrás hacia delante y de delante hacia atrás.

•  Limpiar la lengua con el cepillo, para que la boca y el aliento sean más frescos.

• Si se tienen molestias al cepillarse, o dudas sobre la corrección de la higiene, es importante consultar al dentista. 

 ¿CÓMO SE UTILIZA LA SEDA DENTAL?

El uso de la seda dental o hilo de seda es un método efectivo para eliminar los restos de placa bacteriana en los espacios interdentales, a donde es difícil llegar con el cepillo.

• Cortar aproximadamente 50 cen- tímetros de cinta dental y enrollar la mayor parte en uno de los dedos medios.

• Enrollar el resto de la seda en el mismo dedo de la mano opuesta. Este dedo puede ir recogiendo la seda dental a medida que se va usando.

• Tensar un trozo de unos dos o tres centímetros de seda utilizando los dedos pulgares y los índices.

• Introducir la seda entre los dientes con un suave movimiento de sierra. Cuando la seda llegue al borde de las encías, curvarla en forma de C” contra uno de los dientes y deslizarla suavemente en el espacio entre la encía y el diente, hasta que se note resistencia. No aplicarla nunca violentamente contra las encías.

• Frotar la seda contra el diente para eliminar los restos de alimentos y de placa. Repetir con el resto de las piezas dentarias, utilizando un trozo limpio de cinta para cada una. Después, cepillarse para eliminar cualquier resto de placa o alimento, y enjuagarse con colutorios  recomendados por el dentista. 

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS CEPILLOS INTERPROXIMALES?

En personas que tengan grandes espacios entre los dientes puede sustituirse el uso de la seda dental por un cepillo interproximal, que se utilizará pasándolo a través de estos espacios de fuera a dentro y viceversa, para frotar las caras laterales de las piezas. Si el cepillo no entra cómodamente, no es conveniente forzarlo. Si tienes dudas, pide cita con tu dentista, él te asesorará y te enseñará como mantener una correcta Higiene Oral.