primera edición

El Megaduatlón de la Vía Verde de los Montes de Hierro logra salir a flote

La lluvia no impidió que la gran mayoría de los 99 equipos inscritos finalizará la prueba de relevos a pie y en bicicleta

Emilio Zunzunegi - Lunes, 6 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Sopuerta - Catherine Hollings, miembro del equipo femenino Urbiko Neskak, cruzó ayer la meta de la primera edición del Megaduatlón de la Vía Verde Montes de Hierro exhausta pero con una enorme sonrisa de satisfacción por haber completado con éxito el esfuerzo compartido por sus compañeras de equipo, las korrikolaris Nuria Álvarez, Lorete Ayesta y Zuriñe de la Fuente. Ella remató, después de 37 kilómetros en bicicleta entre Pobeña (Muskiz) y Bezi (Sopuerta), el empeño combinado del equipo basauritarra logrando parar el crono en 4 horas y 36;lo que las convertía en las reinas de esta novedosa prueba por equipos que ayer recibió su bautismo. Y nunca mejor dicho, porque la lluvia fue una constante durante toda esta jornada en la que Enkarterrialde puso de relieve que la comarca es un campo abonado para el disfrute deportivo en un entorno de soberbia naturaleza que ha sabido asimilar la huella del pasado minero de la comarca y transformarlo en una oportunidad.

“Ha sido espectacular ver a la gente haciendo pasillo y jaleándonos en la rampa de subida hacia la meta de Beci, parecía el Tourmalet”, acertaba a describir esta atleta británica residente en Bilbao, que milita en el equipo basauritarra y que acostumbra a entrenar por los ayer concurridos caminos del hierro. Baste señalar que ayer a las 09.10 horas de la mañana eran 99 corredores de otro tantos equipos los que ponían a cero su cronómetro en el inicio de esta prueba promovida por la Asociación de Desarrollo Rural, Enkarterrialde, y por los ayuntamientos de Artzentales, Sopuerta, Galdames, Muskiz y Abanto- Zierbena.

Noventa y nueve corredores que darían su primer relevo a otros tantos korrikalaris a los 15 kilómetros de la salida, en el polígono de Atxuriaga en la Aceña (Galdames), el segundo en la calle Nafarroa de Gallarta -tras recorrer a pie otros 14 kilómetros- y el tercero en las cercanías de la ermita de El Socorro en Pobeña (Muskiz) distante 8 kilómetros desde el control situado en Abanto-Zierbena. Allí fue donde los ciclcistas emprendieron el regreso hacia el punto donde partió esta cita que ha encandilado a los participantes según los numeroso testimonios recogidos por DEIA -colaborador del evento- en diferentes tramos de la prueba que era calificada de manera notoria “como una prueba diferente tanto por la filosofía de ser una carrera por equipos y por relevos que combina dos disciplinas deportivas diferentes” .

Prueba abierta Con la salida conjunta de las tres categorías, el Megaduatlón trata de promover el disfrute del ambiente natural y también del placer de hacer deporte por los puntos de interés cultural más señalados de la Vía Verde Montes de Hierro. Una prueba pensada para todos los perfiles de deportistas ya que es plausible tanto para quien se lo tome con tranquilidad como para aquella persona que busca competir desde el primer segundo. Al alto nivel de participación hay que sumar la brillante actuación del equipo Cel Solución Enkarterri Triatlón, de la categoría masculina, que fue el más rápido en llegar a la línea de meta con un crono de 3 horas 29 minutos y 15 segundos. Borja Lafragua, relevo ciclista del equipo, fue quien bajó el primero la bandera de la prueba y tras llegar a meta confesaba “que he tenido que desinflar un poco las ruedas para lograr un mayor agarre ya que en algunas zonas resbalaba bastante”. El ciclista compartió bastantes kilómetros con el txirrindulari Berna Angulo, del equipo All Iron, “con quien hemos estado dándonos relevos para intentar despegarnos de los perseguidores que se nos venían encima”, rememoraba.

En la categoría mixta, el equipo vencedor fue Vía Verde Team cuyo cuarto componente, el ciclista Iñigo Jiménez, llegó a la línea de meta en el crono 3 horas 49 minutos y 12 segundos y en la femenina el equipo Urbiko Neskak, concretamente la ciclista Catherine Hollings, paró el crono a las 4 horas 36 minutos y 52 segundos. Su compañera de escuadra, Nuria Álvarez -con siete años de trayectoria en el Urbiko-, relataba al poco de llegar su compañera a meta que la prueba “ha sido muy bonita. La gestión de una transición a otra ha sido un poco complicada aunque muy bien indicada con la aplicación que han hecho para reflejar los diferentes puntos. Ha sido muy bonita y sobre todo se ve que detrás de la prueba hay mucha organización”.

La segunda posición dentro de la categoría masculina fue para el equipo All Iron con solo 44 segundos de diferencia del equipo vencedor. En la categoría mixta, Guke Galdakao consiguió alzarse con el segundo puesto. Y por último, en la categoría femenina, Girls on fire 1 logró el segundo puesto. En tercera posición, el equipo Cafeto cruzó la línea de meta en la categoría masculina. En categoría mixta hizo lo propio el equipo ALO y en la femenina, Girls on fire 2.

La exitosa prueba atlética se vio mediatizada por las inclemencias meteorológicas que llegaron a dar más de un susto a los participantes, especialmente en el puente de madera del Arenao en Galdames que debido a la lluvia provocó numerosos resbalones que en algunos casos hizo que algunos corredores dieran con sus huesos en el suelo. Sin embargo, tal como reseñaba uno de los corredores del equipo ganador compuesto por tres vecinos de Zalla y uno de Sopuerta, “la prueba ha demostrado tener un gran atractivo tanto para el deportista como para el público a pesar de que la lluvia se lo ha puesto difícil”.

La prueba

la cifra

99