El Centro de Estética Teringel aplica esta técnica de maquillaje permanente tanto para embellecer el rostro como para resolver problemas estéticos

Cejas y labios son las zonas más demandadas para aplicar la micropigmentación, que en Teringel Belleza realizan minuciosamente con dibujo a mano alzada. (José Sampedro)
Cejas y labios son las zonas más demandadas para aplicar la micropigmentación, que en Teringel Belleza realizan minuciosamente con dibujo a mano alzada. (José Sampedro)
Cristina Marín con miembros de su equipo. (José Sampedro)

TRANSFORMACIÓN INMEDIATA DE LA IMAGEN A TRAVÉS DE LAMICROPIGMENTACIÓN

Lunes, 6 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:04h.

Conocida también como maquillaje permanente, la micropigmentación es una especialidad estética similar al tatuaje pero difiere de este en las técnicas empleadas, la composición de los pigmentos y el tiempo de permanencia en la piel.

Según explica la directora de Teringel Belleza, Cristina Marín, esta técnica consiste en “implantar pigmentos a nivel superficial de la piel (epidermis) por medio de pequeñas agujas. Los pigmentos, a diferencia de las tintas empleadas en el tatuaje, contienen excipientes (glicerina, agua…) que hacen que este vaya siendo asimilado por el organismo. Por otro lado –detalla– la composición de los colores varía, puesto que son más parecidos a las gamas empleadas en el maquillaje. En el tatuaje, los colores son mucho más vivos, ya que la finalidad es únicamente decorativa”.

Las zonas más comunes donde se aplica la micropigmentación son las zonas faciales, como labios, cejas y línea superior o inferior de los ojos. Si bien actualmente se recurre a la micropigmentación por motivos diversos, desde embellecer hasta corregir problemas posteriores a una quimiterapia, por ejemplo, o a una enfermedad psicológica, que en ocasiones provoca la eliminación del pelo de las cejas. “Incluso para disimular cicatrices y para reconstruir areolas, que por enfermedad o por cirugías estéticas se muestren descoloridas, hacemos esas micropigmentaciones paramédicas”, señalan desde Teringel.

Con todo, en Bilbao, la mayor parte de las demandas se dirigen a las cejas, ya que el maquillaje es más discreto en el norte.

Se lo hacen también los hombres, especialmente en las cejas, para disimular pequeñas calvitas o simplemente para el embellecimiento de las mismas.

VENTAJAS

“Es un tratamiento muy agradecido, porque la transformación de la imagen es inmediata”, resalta la directora de Teringel Belleza. Se realiza en un solo día, en unas dos horas, y un mes después se vuelve a revisar para supervisar la posible necesidad de un retoque. En las micropigmentaciones paramédicas, como es el caso de las personas con vitíligo, las areolas, cicatrices… dependiendo del área a cubrir se tarda más o menos tiempo, pero también se lleva a cabo en un solo día. No obstante, como recuerda Cristina Marín, “con los años se necesitan retoques porque el pigmento se va aclarando, dependiendo de cada persona, antes o después”.

Asimismo, la micropigmentación es apta para todo el mundo y no conlleva ningún efecto secundario ni contraindicaciones.

 

 

Basta con acudir a consulta en el centro de estética, donde asesoran al cliente y le dibujan previamente la zona a micropigmentar. Si decide someterse al tratamiento, el procedimiento comienza por aplicar una pomada a nivel de epidermis, nunca pinchado, para adormecer la zona y no sentir molestias. A partir de ahí se procede a aplicar el pigmento. También se hace previamente una prueba de color en la epidermis. Sin embargo, al penetrar en la dermis puede variar el tono. “Es preferible pecar de un resultado más claro que oscuro, ya que se puede perfeccionar con una segunda pasada”.

La sesión orientativa en Teringel es siempre gratuita e incluye una prueba de visagismo si el cliente lo precisa, con un dibujo previo incluso en la zona a tratar, realizado con el pigmento a utilizar para poder ver el resultado previamente.

Además, en Teringel, el dibujo se realiza a mano alzada, sin utilizar plantillas, para personalizar el resultado en cada caso, según la fisonomía de la propia persona. En este centro de estética de Barakaldo cuentan con una dilatada trayectoria tras varias décadas realizando la micropigmentación, lo que garantiza un buen resultado. A este respecto, su directora subraya que la micropigmentación requiere conocimientos técnicos y una destreza en el dibujo, “es todo un arte” .

 

Con 44 años de andadura profesional en el mundo de la estética, Teringel ofrece una confianza basada en su extensa trayectoria y en la formación continua, presencia en ferias y permaneciendo en vanguardia de los últimos avances de técnicas y aparatología relacionada con la estética. “La estética ha avanzado enormemente en los últimos tiempos y la micropigmentación en concreto también.”

 

Secciones