Tecnyconta Zaragoza, Bilbao Basket, San Pablo Burgos, Betis Energía Plus y Divina Seguros Joventut

Cinco equipos para una fuga

Tecnyconta Zaragoza, Bilbao Basket, San Pablo Burgos, Betis Energía Plus y Divina Seguros Joventut, separados por tres victorias, protagonizarán en las doce jornadas restantes la lucha por escapar de las plazas de descenso

Un reportaje de Jon Larrauri - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

HACE siete jornadas, tras ganar con autoridad y ciertas dosis de brillantez al Divina Seguros Joventut en Miribilla, el Bilbao Basket tenía a cuatro equipos por debajo en la tabla clasificatoria y vivía con cierta tranquilidad, pues mantenía un colchón de dos triunfos con respecto a la zona de descenso y sus constantes vitales parecían mejorar. Desde aquel día, han pasado seis partidos, todos ellos saldados con derrota para desgracia de los hombres de negro, y la escuadra vizcaina sigue sin pisar la zona roja de la competición y todavía mira por encima del hombro a tres de sus enemigos en la lucha por eludir el descenso.

Al igual que en el caso de los de Veljko Mrsic, sus cuatro rivales más enconados en la pugna por mantener la categoría tampoco están precisamente para muchas alegrías. El Divina Seguros Joventut, ahora con Carles Duran en su banquillo, ha calcado en este tramo de competición el balance de 0-6 de los bilbainos, el Betis Energía Plus y el San Pablo Burgos han logrado al menos sumar una victoria y es el Tecnyconta Zaragoza el que más aire ha cogido al resultar vencedor de sus duelos ante el Delteco GBC y el Obradoiro. Los rivales han puesto mucho de su parte para que el Bilbao Basket se mantenga a flote -presenta a día de hoy solo una victoria menos que los maños, el mismo balance que los de Diego Epifanio, un triunfo más que los andaluces y dos de renta sobre los verdinegros- y si algo ha quedado claro en este último mes y medio es que será este quinteto el que luche por evitar las dos últimas plazas de la tabla clasificatoria. Pero al Bilbao Basket le ha llegado el momento de hacer su parte del trabajo. Ya no puede depender exclusivamente de las desgracias ajenas. Los dos siguientes encuentros le medirán a sendos rivales directos en esta encarnizada lucha -el domingo recibirá al Betis Energía Plus pare visitar Zaragoza la siguiente jornada- y todo lo que no sea romper su adversa racha será sinónimo de cataclismo.

En el entorno de los hombres de negro a nadie se le caen los anillos a la hora de etiquetar como gran final el duelo del próximo domingo en el Bilbao Arena y son muy pocos los que las tienen todas consigo. Así como poco se podía esperar de las tres últimas contiendas a domicilio -ante Real Madrid, Barcelona y Valencia Basket, los tres primeros de la clasificación-, se esperaba aprovechar los tres últimos encuentros en el recinto de Miribilla precisamente para no vivir a día de hoy en esta inquietante situación, para poner tierra de por medio respecto a la zona caliente. Ni Monbus Obradoiro, ni Montakit Fuenlabrada ni Delteco GBC llegaban precisamente en su mejor momento de la temporada, pero el Bilbao Basket no fue capaz de sumar en ninguno de los tres duelos ante su público, por lo que los precedentes no son demasiado halagüeños. Y es que al conjunto de Mrsic se le ven pocos avances en los últimos compromisos y se asemeja más a un grupo humano que sigue en pretemporada, haciendo constantes probaturas y sin terminar de definir ni roles individuales ni esquemas colectivos, que a un equipo que lleva ya cinco meses compitiendo. Por su parte, la escuadra de Óscar Quintana tiene numerosas debilidades (muy permisiva en defensa, escasa capacidad reboteadora...) pero presenta un patrón de juego más reconocible, con mucho descaro y el juego uno contra uno de Blake Schilb, Ryan Kelly y el recién llegado Askia Booker, que se van con facilidad a más de diez tiros de campo cada uno. Por cierto, esa tipología de equipo no es la que mejor le viene a la retaguardia bilbaina.

Visitas a rivales directos De cara a este sprint final de doce partidos, el Bilbao Basket será dueño de su destino ya que aún tiene que verse las caras con sus cuatro compañeros de viaje en el furgón de cola de la tabla, aunque los duelos ante Zaragoza, Joventut y Burgos -el que cierra la temporada- los tendrá que afrontar a domicilio. Serán estas tres contiendas y la del domingo ante el Betis en las que el conjunto vizcaino tendrá que ofrecer su mejor versión, además de intentar alcanzar cierta sostenibilidad de resultados en el Bilbao Arena. Y no será nada sencillo. Tras el próximo encuentro ante el conjunto andaluz, los otros cinco equipos que deben pasar por Miribilla -Tenerife, Gran Canaria, Andorra, Baskonia y UCAM Murcia- se encuentran entre los diez primeros clasificados y todos ellos llegarán a buen seguro a Bilbao con luchas particulares abiertas, ya sea por entrar en play-off o por lograr el factor cancha a su favor.