Lee dixon leyenda del arsenal

El gol que lo cambió todo

Lee dixon, leyenda del arsenal y uno de los protagonistas de la película ‘89’, rememora el encuentro que decidió el título de la liga inglesa del año 1989

Un reportaje de Aitor Martínez - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LA alargada sombra del fútbol, su centenario rastro, ha dejado para la historia innumerables momentos. Relatos de gestas, tragedias, descensos, ascensos, lágrimas de tristeza y de alegría... Son incontables sus protagonistas, millones las vivencias de todos ellos bajo un denominador común: el gol. La diferencia entre ganar y perder, entre la gloria y el fracaso. Lo sabe bien Lee Dixon (Mánchester, 17-III-1964) leyenda del Arsenal y uno de los protagonistas de la película 89, que narra el partido de la última jornada de la primera división inglesa -denominada entonces First Division- en la que se enfrentaron el Liverpool y el conjunto gunner. Con el título inglés en juego, el encuentro y el consiguiente título se decidió con un tanto en el tiempo de descuento. El documental fue ayer el principal reclamo de la tercera jornada del Thinking Football Film Festival que organiza la Fundación Athletic y que reunió a un nutrido grupo de espectadores en la Sala BBK de Bilbao.

Lateral diestro, aguerrido y trabajador -como así le recuerdan-, el futbolista inglés figura en el cuarto puesto de los jugadores que más partidos han disputado en la historia del Arsenal, con nada más y nada menos que 616 encuentros a sus espaldas entre l988 y 2002, superado únicamente por David O’Leary (722), Tony Adams (669) y George Armstrong (621). Aficionado de cuna del Manchester City, equipo al que admira a día de hoy por el juego que despliega, fue en el Arsenal donde alcanzó la fama y el reconocimiento del mundo del fútbol. Entre otros logros, en su currículo figuran cuatro títulos de liga y tres de la FA Cup, pero sin duda el que recuerda con más cariño es el de la First Division de la temporada 1988-89, cuyo final fue épico.

El 26 de mayo de 1989, tras 37 jornadas de intensa lucha, Anfield acogió un partido para la historia. Liverpool y Arsenal llegaron a la última jornada del campeonato inglés separados únicamente por tres puntos y con el gol-average general favorable a los reds, a quienes les valía con empatar o incluso perder por una diferencia de un solo gol. Contra todo pronóstico y gracias a un tanto en el tiempo de prolongación, el conjunto gunner se hizo con la victoria por 0-2 y puso fin a una sequía de 18 años sin ganar la liga.

“Sí, es la victoria más memorable y dramática de mi carrera”, reconoce sin titubear Lee Dixon, una persona cercana, muy agradable en el trato, alejado de otras estrellas del mundo del fútbol. Un tipo normal, agradecido y que no duda en invitar al entrevistador a visualizar la película 89. “Te gustará”. Relata el británico que aquel Arsenal al que él había llegado solo unos meses atrás estaba, como el resto de clubes, a la sombra del Liverpool. “Era el mejor equipo de Europa, en el que se fijaban el resto de los equipos y que intimidaba simplemente por su historia”.

La entidad del rival, las circunstancias que rodearon al choque, que se disputó en campo del entonces líder solo seis días después de que se proclamara campeón de la Copa inglesa, así como la necesidad del equipo londinense de ganar por más de un gol, hacen que Dixon sitúe esa victoria como la más emocionante de la historia del fútbol. No lo duda ni un solo segundo: “Es la número 1 de la historia. Lo digo porque no había ocurrido antes en un contexto similar y tampoco después. Además, que el partido se retrasara por la tragedia de Hillsborough (el 15 de abril de 1989) añadió un mayor dramatismo al encuentro. Todavía no he encontrado a nadie que me haya convencido de lo contrario. Ni tan siquiera con el partido de la final de la Champions entre el Manchester United y el Bayern Múnich. Aquello era una copa, un torneo más corto que la liga”. Y es que el tanto con el que el Arsenal se proclamó campeón, obra de Michael Thomas, quien en 1991 cambió el Arsenal por el Liverpool, llegó en el minuto 92.

reconocimiento La tragedia de Hillsborough, en la que fallecieron 96 aficionados del conjunto red, marcó en buena medida la celebración de los futbolistas del Arsenal sobre el verde del mítico Anfield, al que saltaron en los prolegómenos del choque con varios ramos de flores. Un gesto de solidaridad aplaudido por la hinchada local, que despidió al equipo campeón con otra cerrada ovación. “Aquello fue bastante noticiable. Nos aplaudieron todos los aficionados del Liverpool. Fue una lección de humildad. Tras el pitido final del árbitro, pese a la gesta que acabábamos de lograr, fuimos muy respetuosos. Teníamos presente lo de Hillsborough y los aficionados se dieron cuenta de ello. Eso sí, luego lo celebramos”, rememora Dixon. Él, leyenda del Arsenal, vivió de primera mano un partido para el recuerdo en el que un gol, logrado en el descuento, lo cambió todo.