Tour de Noruega

Un nuevo comienzo

Beñat Intxausti regresa hoy a la competición en Noruega tras siete meses sin correr.Foto: Juan Lazkano

beñat intxausti disputa hoy el tour de noruega tras siete meses parado y dos largos años de lucha contra un virus

Un reportaje de Aitor Martínez - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 09:08h.

eN la fría Noruega se dispararán hoy los biorritmos y las pulsaciones de Beñat Intxausti (Muxika, 20-III-1986). Su cuerpo se pondrá en ebullición, por fin, después de estar al ralentí durante más de dos años. Meses eternos de lucha contra un virus, el de la mononucleosis, que ha mantenido al vizcaino apartado de la competición durante interminables semanas. Sus días de competición desde la Vuelta a la Comunidad Valencia de 2016, en la que fue tercero en la general, se cuentan justo con los dedos de ambas manos: cuatro en el Tour de Eslovenia y tres en el Tour de Polonia, si bien se bajó de la bici al tercero, en 2016;y en 2017 apenas otros tres entre la Clásica de San Sebastián, prueba que no acabó, y el Tour de Guangxi, donde puso pie a tierra al segundo día. A la vuelta de China paró un tiempo, aparcó la bici para volver a cogerla con fuerza. Empezó la pretemporada en enero mientras sus compañeros prácticamente iniciaban la competición. Acumuló kilómetros y ahora está ansioso por volver a sentirse ciclista. “Lo necesito”, reconoce al otro lado del teléfono a pocas horas de volver a vestirse el maillot del Sky en una carrera.

Cuenta Intxausti que su mayor temor, al margen de que pueda o no aguantar el ritmo de competición, pasa por cómo se desenvolverá dentro del pelotón toda vez que el virus “está olvidado”. “Lo que más me preocupa es rodar dentro del pelotón, hacerme un hueco, meter el manillar...”. El vizcaino reconoce también tener dudas sobre su estado de forma y asume que no está en una posición “óptima”. “Los entrenamientos han sido para coger una base;he metido muchas horas, pero sin excesiva calidad”.

Así, en el Tour de Noruega que arranca hoy, el objetivo de Beñat Intxausti no es otro más que el de acabar. Suficiente. Ya habrá tiempo para más. “Sin duda alguna que el objetivo es terminar”. Por delante, cinco días de competición que le ayudarán a recuperar viejas sensaciones, las que no tiene desde la Vuelta a la Comunidad Valenciana de hace dos años. “Confío en que a medio-largo plazo pueda recuperar mi nivel. Es lo que me gustaría. Sé que me va a costar, pero iremos poco a poco y si no es en esta temporada, en la siguiente espero estar a tope”, expone el vizcaino.

apoyo incondicional En los largos meses de lucha contra el virus y contra su propia cabeza, por la que admite que llegó a pasar la opción de dejarlo, un pensamiento que enseguida borró, el principal apoyo de Intxausti ha sido su familia, aunque para nada quiere olvidarse de sus amigos y del equipo. Más bien todo lo contrario. “Sin duda que las tres partes han sido un pilar fundamental para que hoy pueda volver a estar compitiendo”, reconoce. “Me he sentido arropado en todo momento y mi objetivo ahora es devolver esa confianza que han depositado en mí. Al equipo quiero demostrarle, no solo con palabras, si no rodando fuerte en la carretera y demostrando mi nivel, que estoy agradecido por su confianza”. Es un nuevo comienzo para un recuperado Beñat Intxausti.

Secciones