Mesa de Redacción

¿Seguridad? ¿Social? ¿Pública?

Por Jose Uriarte - Jueves, 17 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

SUENA el móvil. Al otro lado de la línea, un número de Barcelona. Un acento diferente e identificable con otros que se dedican a la publicidad y venta telefónica pregunta por alguien de baja en esos momentos con una enfermedad de diagnóstico complicado. Se identifica solo como “enfermera de la mutua”, da el nombre de la empresa del trabajador, pide sus datos clínicos y anuncia que recibirá una notificación de cita médica. Quien recibe la llamada explica que el procedimiento no le parece correcto, que la Seguridad Social debe tener en el siglo XXI otros métodos para cruzar y comprobar las situaciones de baja y que, en todo caso, los clínicos no son datos para ofrecer por teléfono al primero que llama. Explica a la “enfermera de la mutua” que no se halla en condiciones de desplazarse, que se le atiende en “consulta de alta resolución” -evita el ingreso hospitalario, habitual en su caso-, que no sale de casa hace más de quince días... y que deberían enviar a alguien a certificar su estado. El acento diferente y carente de sensibilidad responde que no cuentan con ese servicio y se despide. Pasan dos días. Suena el timbre de la puerta. Es una carta certificada enviada por una mutua: la cita médica. Exige todos los partes de baja y los “informes médicos” e incluye la advertencia del impago de las prestaciones de baja en caso de no acudir... ¿Seguridad? ¿Social? ¿Pública? Ni una, ni otra, ni la tercera. Más bien “caja única”. La que algunos hacen a nuestra costa.