Jugador del Eibar y desde este julio del Athletic

Ander Capa: “Voy a notar más presión por lo que mueve el Athletic”

Ander Capa.Una fotografía de Javi Colmenro

Dice ser una persona alegre y con mucho recorrido como futbolista. Ander Capa vive días emotivos. Se despide del Eibar para emprender una nueva etapa en el Athletic, donde espera que se vea al mejor Ander

Una entrevista de Pako Ruiz - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

eibar - El departamento de Comunicación del Eibar se pone en alerta. Conoce la delicadeza que supone que a día de hoy Ander Capa (Portugalete, 8-II-1992) hable ante los medios. El portugalujo, que disputará ante el Atlético de Madrid su último duelo en el conjunto de José Luis Mendilibar, es aún jugador del equipo armero, pero una vez que el domingo se cierre este liga su mente se centrará en el Athletic. En la entidad guipuzcoana se quiere evitar que a Capa, que lleva siete temporadas en el primer equipo azulgrana, se le insista por su futuro rojiblanco, por lo que aplica algunas restricciones a la hora de entrevistarle. El que será nuevo jugador del Athletic por cuatro temporadas aguanta el escenario, pero no rehuye las preguntas sobre su nueva etapa como león. Reconoce que fichar por el Athletic supone un salto cualitativo en su carrera y dice que no le asusta el reto, pero sí asume que cuando “debute en San Mamés sí puedo notar esa presión”.

El domingo cierra su etapa en el Wanda Metropolitano de ocho años en el Eibar. ¿Qué le dice el cuerpo?

-Me dice muchas emociones por todo lo que he vivido. Me voy de un club en el que me he sentido importante, querido, apoyado… Me quedo con los buenos recuerdos y con el partido del pasado fin de semana, el de mi despedida, que fue muy emotiva.

Es momento de hacer balance. ¿Con qué se queda de su recorrido en el Eibar?

-Me quedo con muchas cosas, pero sobre todo con una que personal y futbolísticamente ha sido la mejor para mí. La llegada de Mendi (José Luis Mendilibar, el técnico del Eibar), que decidió modificar mi posición, retrasarme como lateral y la verdad es que me he sentido más cómodo, viendo el fútbol fácil y teniendo recorrido de atrás hacia adelante, además del matiz defensivo que genera.

También ha vivido dos ascensos con el Eibar, de Segunda B a Primera División.

-Y un descenso falso (se apresura a decir, en referencia al hecho de las deudas del Elche permitió en junio de 2015 que el Eibar permaneciera en Primera pese a su descenso deportivo). Cuando deje el fútbol, realmente me daré cuenta de lo que he hecho.

¿Ese descenso falso ha marcado un antes y un después para el Eibar?

-En el último partido de aquella liga ganamos 3-0 al Córdoba y nos veíamos en Primera. El Barça ganaba 2-0 a falta de no mucho… Durante el verano se oyen muchas cosas y por suerte aquí estamos.

¿Qué hay del Ander Capa que debutó con el Eibar hace siete años, precisamente ante el Bilbao Athletic en Ipurua (0-3)?

-Debuté en Segunda B de la mano de Manix Mandiola y con Gaizka (Garitano) en Tercera. Subí ese partido y no volví a subir más esa temporada. Fue una cuestión accidental, porque era mi compañero Markel Salgado el que iba a debutar, pero se lesionó en el anterior entrenamiento y gocé de esa oportunidad.

¿Cómo se define Ander Capa?

-Como una persona alegre, con sus peculiaridades. Como futbolista, soy un jugador con velocidad y gran recorrido.

Más de 200 partidos en el Eibar. ¿Con cuál se queda y cuál borraría?

-La verdad es que difícil concretar. Me quedo quizá con un gol que metí aquí ante el Almería. No borraría ninguno, porque son todos recuerdos que he vivido.

¿Cómo explica la irrupción del Eibar, un club modesto, con una genética atípica, que se reafirma en Primera y que ha estado cerca de clasificarse para Europa?

-Es un pueblo pequeño de 27.000 habitantes, pero la gente que hemos estado y los que han venido han trabajado muy bien y con humildad. He estado con muchos compañeros de características similares y lo cierto es que hemos ido todos a una, hemos sido una piña.

Hablemos de nombres propios en el Eibar: Gaizka Garitano.

-Fue el que me quiso traer aquí cuando estaba en el filial. Fue el que confió en mí cuando el filial desapareció y mi futuro pendía de un hilo, porque estaba sin equipo y tenía que buscar alternativas. Fue el que quiso que me quedara, por lo que le debo bastante.

José Luis Mendilibar.

-Me ha dado mucho como futbolista al propiciar mi cambio de posición y ha hecho que me sintiera importante en el equipo. Gracias a él también voy al Athletic.

La segunda vuelta de esta liga ha perdido un llamativo protagonismo. ¿Cómo lo explica?

-Yo seguía haciendo mi trabajo todos los días. Igual algún día no vienes con buena cara, porque te enfadas, no lo entiendes, hablas con él… Piensas muchas cosas. Pero ya se sabía desde septiembre que me marchaba al Athletic y mucha gente decía que tenía que buscar alternativas para el año que viene. También viene gente cedida, como Peñita (Rubén Peña), que pongas donde le pongas va a cumplir.

El inicio de su suplencia llegó en el derbi en San Mamés después de un error grueso suyo ante el Málaga.

-Tomé una decisión errónea que nos costó un gol, pero todos somos humanos y cometemos errores. De los errores se aprende, aunque no creo que haya sido solo por ese error.

Y después de ese encuentro José Luis Mendilibar ofreció una declaración quizá inesperada: ‘Si Ander está enchufado, parece el puto amo;cuando no, mira a las musarañas. Ander es así y es muy difícil cambiarle’. ¿Cómo lo encajó?

-Me lo tomé a risas entre comillas. No me lo tomé mal. Al final Mendi es un tío muy cercano al jugador y si te tiene que decir cuatro cosas a la cara, te las dice y no se va a callar. Sé cómo es y sé cómo soy yo. Soy alegre, intento estar feliz todos los días. No le di ninguna vuelta, aunque me preguntaban en casa y en la calle. No me afectó, la verdad.

¿Habló con Mendilibar al respecto?

-De eso, no. No creo que tuviera nada de que hablar.

Lo cierto es que tras ese duelo ante el Málaga fue suplente en San Mamés. ¿Le dolió?

-Evidentemente, no gusta. Juegas ante el Athletic, al que siempre has visto desde pequeño y donde vas a jugar… Bueno, jugué unos minutitos y quedé contento.

Anteriormente ha hecho mención a lo atípico de su caso, porque su fichaje por el Athletic se había anunciado el pasado 1 de septiembre, con un año de antelación, lo que dio pie a comentarios de todo tipo: si igual no metía el pie, que si pensaba ya en clave Athletic... ¿Cómo lo ha gestionado durante este curso?

-Con la mayor normalidad posible. No me pongo a pensar cada noche de cara al futuro. Sé que estaba ese asunto para un año después, pero yo estaba aquí, donde tenía que cumplir y dejar al Eibar en Primera División, que es donde tiene que estar. No quería marcharme con ninguna cara mala, ni mal rollo. Quería jugar, dar lo mejor de mí como lo he hecho durante todos estos años e irme feliz.

¿Se ha sentido presionado, observado con lupa incluso por el entorno athleticzale?

-Vivo allí y me cruzo con mucha gente tanto en Portugalete como en Bilbao y lo único que me dicen, además de darme ánimos, es que me vaya bien en el Athletic y también aquí, que lo haga lo mejor posible.

¿A partir del martes (cuando goce ya de vacaciones por parte del Eibar) se sentirá ya futbolista del Athletic?

-No sé cuándo se hará la presentación, pero yo he sido del Athletic desde pequeñito y al final he visto y sentido esos colores, y ¡qué más puedo decir!

¿Cómo se gestó la operación de su fichaje?

-Fue una cuestión entre los dos clubes y mi representante. Ahí no tuve nada que ver. Solo me informaron de que el Athletic estaba interesado y entonces dije que no quería saber nada de otros clubes interesados, que quería estar en el Athletic.

¿Cuánto tiempo empleó para dar el sí?

-(Risas). Fue una respuesta inmediata.

¿Le puede afectar de cara a la afición del Athletic el hecho de que haya perdido protagonismo en la segunda vuelta de liga, de que no llega a su mejor nivel?

-Existen opiniones para todos los gustos. Había gente que me aconsejaba que no jugase, que no me lesionase, que no sé qué… Otros sí me decían que sí jugara y había quien dice que no estaba al mismo nivel de años anteriores. A unos les puedo gustar más y a otros, menos. Esto es fútbol.

El interés del Athletic, con todo, ya venía de atrás y su dirección deportiva ya manejaba buenos informes de usted. ¿Ha sido (José Mari) Amorrortu su valedor?

-No sabría qué decir. Sé que me ha convocado dos veces para la selección de Euskadi, sé que le gustaba, pero la verdad es que no sé si ha sido o no el valedor.

¿Qué Ander Capa se va a presentar en el Athletic?

-Espero que al Ander del mismo nivel de estos años en el Eibar, con el objetivo de mejorar en cada entrenamiento, dar lo mejor de mí desde el minuto cero y sentirme querido como ha ocurrido aquí en Ipurua.

Se entiende que es un salto cualitativo en su carrera y que responde a una confianza por parte del Athletic al firmar por cuatro años.

-Las verdad es que sí. Es una confianza mutua entre el club y yo.

Le va a tocar competir con Óscar de Marcos y también con Iñigo Lekue.

-Voy con la intención de ganarme el puesto y quiero dar lo mejor de mí. Llega un entrenador nuevo (probablemente Eduardo Berizzo) y toca ganarse las castañas, y luego el míster decidirá quién juega o no.

¿Lateral derecho o interior?

-Lateral, y que no me mueva nadie (más risas).

Pero dicen de usted que es un jugador polivalente.

-Cuando me preguntan siempre digo que soy lateral. Cuando más he disfrutado ha sido jugando de lateral.

¿Su punto débil?

-Quizá deba mejorar el juego aéreo.

¿Asume que en el Athletic se le va a exigir probablemente más que en el Eibar?

-Aquí se exige mucho. Mendi no te deja respirar ni un solo segundo. La exigencia, me imagino, será la misma en este sentido. Lo que sí voy a notar es más presión por lo que mueve el Athletic.

¿Le asusta?

-A día de hoy no pienso demasiado en ello. Cuando debute en San Mamés, sí que puedo notar esa presión.

Tuvo que salir de Lezama en categoría infantil. ¿Qué sucedió?

-No lo sé. Cuando estaba en infantiles, con 13 añitos, jugaba de lateral. Estuve tres años y las decisiones se las decían a los aitas. Se reunían con ellos y luego te lo comunicaban en casa.

De la actual plantilla rojiblanca, coincidió con Iker Muniain.

-Y con Sabin Merino, con el que he hecho gran parte de mi carrera, ya que estuvimos juntos también en el Danok Bat.

¿Qué le dicen sus compañeros y el míster sobre su nueva etapa en el Athletic?

-Que sea yo y que me vaya todo lo mejor posible, aunque Mendiaún no me ha dicho nada. Yo no dejaré de seguir todos los partidos del Eibar desde Bilbao. (Medio minuto, apresura el responsable de comunicación del Eibar, que pone fin a la entrevista).

Secciones