laudio nerbioi

Segundo puesto que sabe a victoria

Las chicas del infantil de basket del Bedarbide. (Bedarbide)

El infantil femenino del club de basket bedarbide de Orduña ha peleado hasta el último partido por ganar la liga

Un reportaje de S. Martín - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

MARÍA Esparza, Maider Mendivil, Iraia Goitiandia, Nagore Bergado, Ane Fuentes, Ane Pérez, Igone Gurrutxaga, Ainitz Calvo, Joane Carollo, Paula Guinea y Leire Uzkiano. Son las once integrantes del infantil femenino de baloncesto del Bedarbide de Orduña que, bajo las órdenes de Jose Ángel Olabuenaga y Julen Atxa, se han proclamado subcampeonas de la liga vizcaina en su categoría. Un meritorio segundo puesto teniendo en cuenta las limitaciones de sacar adelante un club en una localidad de entorno a 4.200 habitantes “y resulta muy complicado juntar a 10 u 11 personas de la misma edad para formar un equipo”, explica Olabuenaga. De hecho, esta temporada, el Bedarbide solo ha estado presente en cinco categorías: senior, junior e infantil femenino, un mixto mini y la Escuela Deportiva en la que dan sus primeros pasos en el deporte los más txikis.

Así pues, el subcampeonato obtenido por las infantiles de 12 y 13 años de edad lejos de dejar una amargo sabor de boca se puede considerar todo un éxito. El Bedarbide echó el resto en el último partido de liga “que vencimos en un día muy especial porque coincidió con las fiestas de Otxomaios y se notó la animación”. Pero, lograr el primer puesto dependía del resultado de Mungia. “Tenía que perder y también ganó. Al principio afectó un poco a las chiquillas pero luego se dieron cuenta de lo que habían conseguido y acabaron muy contentas y celebrándolo”, apunta.

El mérito está, sobre todo, en “su interés y compromiso con el equipo” y se demuestra en las jornadas de entrenamiento de miércoles y viernes “a las que es muy raro que falte alguna”. También es un grupo de jugadoras que “lleva varios años juntas y se entienden muy bien, se han convertido en una cuadrilla de amigas muy maja”. Todo ello se nota en la cancha y, al mismo tiempo, “ya están en una edad y en una categoría en la que saben colocarse, posicionarse y moverse mejor en el campo”.

Ahora les llega el merecido descanso y el objetivo de cara a la próxima temporada es “conseguir mantener y seguir formando a este equipo” pero ya será en otra categoría ya que “la mayoría pasan a cadetes pero seguro que también van a estar a la altura”, augura Olabuenaga.

Secciones