astillero de sestao

Cuatro de los seis bancos formalizan su plan de financiación del barco de La Naval

Las entidades muestran su apoyo al astillero y confían en un consenso a la espera de los pasos que dé el armador

A. Diez Mon - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - El futuro inmediato de La Naval continúa sin despejarse, pero las piezas van encajando poco a poco. Al cierre de esta edición, cuatro de los seis bancos que participan en el pool que apoya la construcción del último barco del astillero habían presentado ya su propuesta de refinanciación. El Banco Santander, que es el banco agente o director de la operación por ser el que más dinero tiene en juego, se sumó al grupo del sí y ese paso al frente puede ser definitivo para que las dos entidades que restan pongan su plan sobre la mesa.

De hecho, fuentes cercanas al proceso dieron ayer por segura la participación de esos dos últimos bancos y estimaron que podrían haber presentado su propuesta a última hora de la tarde o hacerlo esta misma mañana. Kutxabank y Caja Rural de Navarra se habían posicionado con anterioridad a favor del acuerdo. No trascendió el nombre del cuarto pasajero del vagón del sí,que estaría entre Caixabank, Sabadell y Bankia. Con todo, en el caso de que se materialice finalmente ese consenso de los bancos quedará todavía camino por recorrer.

En primer lugar las entidades financieras tendrán que definir un “modelo común” de refinanciación y luego el armador tendría que darle su visto bueno, destacan en fuentes del pool bancario.

comprometidos con la naval Algunos bancos estiman que los plazos de devolución de los créditos pueden ser el punto que genere más fricciones. En cambio, desde otros bancos se considera que una vez alcanzada una postura común entre las entidades “no debería haber grandes dificultades” para que Van Oord dé el visto bueno a la operación.

Lo cierto es que después de más de medio año de negociaciones entre el armador y la banca, lo que hasta hace unas semanas parecía un movimiento clave tiene ahora una importancia relativa.

La opción de la refinanciación de la draga ha sido durante meses la única salida que se ha valorado. Sin embargo, una vez que Van Oord se ha comprometido a terminar de una u otra forma el barco en Sestao, ha ganado fuerza la posibilidad de que se ejecuten los avales y se busquen por otra vía los 46 millones de euros que son necesarios para acabar y entregar el pedido.

El armador ya amagó el pasado miércoles con reclamar las garantías. En ese caso, recibiría 42 millones de la banca, si bien se vería obligado a negociar una rebaja porque las entidades se quedarían con el barco, que es la fianza de los préstamos. A partir de ahí, tendría que formalizar nuevas líneas de crédito, con lo que es muy probable que recurriera a los bancos con los que está negociando ahora.

“Todos estamos dispuestos a trabajar para sacar esto adelante y vamos a hacer todo lo posible para que sea así”, señalan desde las entidades financieras. Añaden que una vez que se ha sumado el Santander al grupo del , los otros dos bancos que no lo han hecho todavía no debería tener ninguna reserva para seguir sus pasos.

El pool bancario se comprometió el lunes a apoyar la operación y el plazo para presentar propuestas vencía en principio ayer. El astillero mantiene su silencio a la espera de que se visualice el compromiso de la banca y prefiere no valorar la situación hasta que todo se aclare más. De este modo, no se puede descartar que la cuestión se resuelva ya la próxima semana.

Si como todo indica las piezas de la banca ocupan su lugar en el puzle se habrá dado un paso adelante, aunque todavía siga sin verse con claridad la imagen que oculta el rompecabezas.

Dando por seguro que la Vox Alexia se finaliza en el astillero de Sestao, quedaría por definir si se apuesta por la refinanciación que se lleva negociando desde hace meses o si se toma el camino de la ejecución de los avales y se inicia otro diálogo. En medio de esa encrucijada, fuentes bancarias expresaron ayer su “voluntad” de garantizar que la draga se construye en Euskadi. “Estamos comprometidos con las empresas y el empleo de este país. En este caso, terminar la draga en La Naval supone dar un tiempo al astillero para buscar inversores y reflotar la compañía”, subrayaron.