repatriaciones de cadáveres

Madrid justifica repatriar a la División Azul y no aclara si hará lo mismo con los republicanos

Se limita a desglosar al PNV el coste del traslado de los cuerpos de los voluntarios que apoyaron al nazismo en la URSS

Míriam Vázquez - Viernes, 18 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El Gobierno español ha ofrecido al PNV la respuesta más burocrática posible a la espinosa cuestión de las repatriaciones de los cadáveres de la División Azul, los voluntarios españoles que apoyaron a los nazis en el frente de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. El diputado jeltzale Joseba Agirretxea envió al Gobierno español un cuestionario para su respuesta por escrito donde pedía más datos sobre las repatriaciones y, sobre todo, preguntaba si iba a dispensar el mismo trato a los familiares de los republicanos, pagando sus repatriaciones y también realizando un esfuerzo presupuestario para exhumar a los combatientes de las cunetas. La respuesta del Ejecutivo de Mariano Rajoy, a la que ha tenido acceso este periódico, se centra en detallar el coste de las repatriaciones, pero en ningún momento contesta a las restantes preguntas y, por lo tanto, evita aclarar si va a realizar las mismas gestiones a favor de los republicanos. Agirretxea lamentó ayer en declaraciones a este periódico el uso sesgado de la memoria histórica por parte de Rajoy, y se preguntó si el Gobierno español está considerando acaso que su Ejército es el heredero directo del régimen franquista y por ello debe centrarse en exclusiva en sus caídos.

Varias informaciones periodísticas apuntaron que el Estado ha gastado 23.000 euros en traer de vuelta los cadáveres de 29 miembros de la División Azul, que fue una especie de pago al régimen de Hitler por parte de Franco tras la intervención de la aviación alemana en el bombardeo de Gernika. El Gobierno español responde al PNV que está colaborando en la repatriación de restos de “soldados españoles” (sin acotar a quiénes se refiere o a qué bando) caídos en la II Guerra Mundial. En concreto, se está encargando de ello la Dirección de Apoyo al Personal del Ejército de Tierra, que ha actuado a petición de las familias. Estas gestiones se remontan al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, con la diferencia de que, durante el mandato del PSOE, también se produjeron actuaciones relacionadas con la exhumación de los republicanos, mientras que Rajoy no ha destinado un solo euro a esa tarea. En su respuesta, el Ejecutivo español asegura que, hasta la entrada de Rajoy en Moncloa, los gastos eran asumidos por el Ministerio de Defensa pero, a partir de entonces, se comunicó a los familiares que debían asumir ellos mismos el coste. No obstante, aclara que el Ejército de Tierra se ha hecho cargo de los gastos del traslado “cuando la solvencia económica del solicitante no lo ha permitido”.

En concreto, desglosa un gasto de 13.000 euros en 2007, 2.210 en 2010, 5.200 en 2013, 4.000 en 2016 y 3.600 en 2017. También menciona que, antes de 2007, se produjeron cuatro repatriaciones por un coste de 4.000 euros. Por lo tanto, el gasto asumido durante el mandato de Rajoy asciende a 12.800 euros. En su respuesta, no hace ninguna referencia a la memoria histórica ni a los republicanos.

críticas del pnv Agirretxea lamentó que Madrid haya respondido “como si fuera un ordenador”, y cree que esa omisión del resto de las cuestiones quiere decir que “se oculta algo”. “Creo que es un ataque a la memoria histórica tratar de manera diferente a los republicanos, cuando ellos lucharon por la legalidad y los franquistas se sublevaron contra un gobierno”, criticó. El jeltzale reprochó al PP su “uso sesgado de la memoria histórica, un insulto a las víctimas”. A su juicio, estas actuaciones ponen en entredicho a la institución del Ejército, porque de esta manera puede dar a entender que se considera el “heredero directo” del franquismo. De lo contrario, cree que ofrecería la misma cobertura a las familias de los republicanos.