fase de ascenso a segunda

Bilbao Athletic, un equipo al alza

El Bilbao Athletic, el mejor conjunto de Segunda B en las diez últimas jornadas, afronta desde mañana ante el Villarreal B, la fase de ascenso

Aitor Martínez - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - San Mamés volverá a acoger mañana, dos años después y en un contexto totalmente distinto al de entonces, un partido del Bilbao Athletic. Ha llovido mucho desde la temporada 2015-16 y son numerosos los cambios habidos en el seno del filial. Empezando por la categoría, pues aquel Bilbao Athletic apuraba sus últimas horas en Segunda División cuando el 15 de mayo se enfrentó a Osasuna -disputó sus dos últimos encuentros del curso, ante Alavés y Tenerife, en Lasesarre-, mientras que el actual afronta desde mañana la primera de las seis finales que deberá superar en su intento por regresar a la categoría de plata. El cuerpo técnico, con Gaizka Garitano a la cabeza, también ha sido remozado, así como el grueso de los futbolistas, ya que únicamente Iker Undabarrena, Unai Bilbao, Óscar Gil y Aitor Seguín, que sigue recuperándose de una lesión en la rodilla y apenas ha podido participar en dos encuentros esta campaña, además de Gorka Guruzeta, quien disputó cinco partidos aquel curso pese a tener ficha del Basconia, continúan en la plantilla del filial. Un proyecto totalmente renovado que busca repetir la gesta de hace tres temporadas, aunque lo hará como cuarto clasificado y no como segundo, puesto que ha ocupado su primer rival en el play-off de ascenso, el Villarreal B.

Toda vez que el rendimiento del equipo ha sido notable, especialmente en la segunda vuelta y más concretamente en las diez últimas jornadas, en las que únicamente ha perdido un encuentro (1-0 ante el Vitoria) y ha sumado nueve victorias, una de las dudas puede recaer en la aclimatación del equipo a un nuevo escenario como es San Mamés, aunque son varios quienes han jugado en él, concretamente todos los que aún siguen en la plantilla que jugó en Segunda. Hace tres años, en un contexto prácticamente idéntico al actual, se dio por bueno trasladar al filial a La Catedral para jugar la promoción y el equipo cumplió con el objetivo. Ahora no tiene por qué ser distinto.

Cuestiones de ubicación al margen, la baza del conjunto que dirige Gaizka Garitano debe ser la solidez que ha exhibido en los últimos meses de competición. Atrás quedaron las dudas del inicio de temporada. Entrar en los puestos del play-offde ascenso nunca fue una obligación e incluso parecía una quimera tras la disputa de las quince primeras jornadas, en las que el filial rojiblanco sumaba tan solo 20 puntos y ocupaba la novena posición igualado con el Real Unión, tres puestos por debajo. Entonces, el Burgos era cuarto con cinco puntos de ventaja sobre el Bilbao Athletic, mientras que Sporting B (30 puntos), Racing de Santander (32) y Mirandés (36) hacían suyas las tres primeras plazas. Valga como ejemplo del buen hacer de los cachorros el hecho de que han concluido la liga a solo tres puntos del equipo de Miranda de Ebro, que ha sido primero de grupo.

Los pupilos de Garitano se entonaron poco antes de la llegada del 2018 y cerraron el 2017 con cuatro triunfos consecutivos. Con el estreno del año volvieron a asomar algunas dudas tras encadenar tres derrotas a domicilio en las que el juego tampoco acompañó, si bien en Lezama continuaron con su inmaculado papel. Una trayectoria como local que ha sido clave para que los cachorros hayan alcanzado finalmente los puestos de play-off, una posición que, eso sí, únicamente han ocupado en seis de las 38 jornadas de liga. Además, ese arreón final del equipo ha propiciado que haya alcanzado varios récords, como los doce triunfos seguidos en Lezama o que con 73 puntos se haya convertido en el mejor cuarto clasificado de la historia de Segunda B. Asimismo, ha sido el segundo mejor equipo de la categoría en la segunda vuelta, el mejor de las diez últimas jornadas y con 67 goles anotados se ha erigido en el equipo más realizador de la categoría de bronce.

Mención especial merecen en la faceta anotadora tres nombres: Gorka Guruzeta, Asier Benito e Iñigo Vicente, con dieciséis, doce y diez dianas, respectivamente. Los dos delanteros y el media punta han alcanzado dobles dígitos y han estado respaldados en labores anotadoras por el delantero Dopi (5) y los centrales Óscar Gil y Unai Bilbao, que también han festejado cinco goles cada uno de ellos. En total, han sido trece los cachorros que han visto puerta en al menos una ocasión.

UN ONCE más o menos DEFINIDO En su primer año al frente del Bilbao Athletic, que jugará la fase de ascenso por tercera vez en la era Urrutia, Gaizka Garitano ha conformado un grupo solido, con futbolistas de mucho futuro y otros con experiencia en una categoría superior que han demostrado su valía para poder jugar con regularidad en Segunda. A lo largo de las 38 jornadas el técnico de Derio ha empleado a 23 jugadores, si bien solo trece de ellos han rebasado la barrera de los mil minutos. De ahí sale un once más o menos claro, con más certezas que dudas, en el que se ha colado Undabarrena en los dos últimos meses de competición, coincidiendo con su recuperación tras romperse el ligamento cruzado de la rodilla derecha el pasado mes de septiembre, la segunda lesión de ese calibre que sufre, aunque la anterior, que tuvo lugar en febrero de 2016, fue en la articulación izquierda.

Bajo palos, Unai Simón ha sido titular indiscutible salvo cuando ha sido convocado por la selección española Sub’21, de la que es un habitual, o durante las semanas en las que fue citado por José Ángel Ziganda para suplir al lesionado Kepa Arrizabalaga. En las nueve jornadas en las que ha estado ausente, su puesto lo ha ocupado Hodei Oleaga, que ha ofrecido también un rendimiento notable. Como el meta guipuzcoano, en la línea defensiva han sido fijos tres hombres: los centrales Gil, que debutó con el Athletic en Copa, y Bilbao;y el lateral izquierdo Andoni López, quien se estrenó como león en el choque de la segunda vuelta ante el Girona. En el costado opuesto, Jon Sillero (1.828 minutos) y Jesús Areso (1.631), quien llegó procedente de Osasuna el pasado verano después de que el Athletic abonara los 450.000 euros que figuraban en su cláusula de rescisión, han alternado a lo largo del curso.

En la medular, Tarsi Aguado y el ya citado Undabarrena partieron como titulares hasta la lesión del segundo. Garitano apostó entonces por retrasar la posición de Peru Nolaskoain unos metros y la apuesta le salió cara pese a las dudas iniciales. Tras su recuperación, el capitán recuperó paulatinamente su posición en el centro del campo y, salvo sorpresa, formará pareja mañana con Nolaskoain. En bandas, Gaizka Larrazabal e Iñigo Muñoz, a quien Ziganda dio la oportunidad de debutar en Copa, se han repartido los minutos, aunque Iñigo Vicente, que ha actuado escorado al costado zurdo o en la media punta, ha sido indiscutible para el técnico desde la séptima jornada y después de no disputar ni un solo minuto entre la segunda y la sexta semana de competición. En ataque, Asier Benito y Gorka Guruzeta han formado una dupla de muchos peso, hasta el punto que entre los dos han anotado 28 tantos.

En una temporada para la historia, con varios récords, el Bilbao Athletic, de la mano de Gaizka Garitano y un sólido bloque de futbolistas, buscara desde mañana y con el Villarreal B como primer escollo, allanar el terreno hacia el preciado regreso a Segunda División. Un objetivo lejano a principios de curso, una posibilidad real a estas alturas. Cualquier cosa es posible con un equipo al alza.

Los datos