Su velocidad máxima será de 100 km/h

El túnel de Lamiako sacará un tercio de los vehículos que pasan por Rontegi

El futuro subfluvial bajo la ría descargará 41.000 de los 137.000 coches del viaducto cada día

Aitziber Atxutegi - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - El futuro subfluvial de Lamiako sacará un tercio de los vehículos que cada día utilizan el puente de Rontegi. Los túneles bajo la ría descargarán 41.000 coches del viaducto, uno de los puntos más congestionados de la red viaria del territorio y que, junto a La Avanzada y la A-8 a la altura del Max Center, suponen “un problema de congestión que empieza a ser estructural”, según admitió ayer el diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, ante las Juntas Generales. Solo la carretera que atraviesa Leioa registra más de 200 horas de caravanas al año, en horas punta de la mañana y de la tarde.

En la presentación a la cámara vizcaina de los dos grandes proyectos que acometerá la Diputación en los próximos años, el subfluvial de Lamiako y el enlace de la Supersur hasta la AP-68, el responsable foral recordó que dos de cada tres conductores circulan por el área metropolitana. Tres son los puntos de mayor congestión en esta zona: La Avanzada (por donde pasan 114.500 vehículos al día), Rontegi (137.300, aunque la media de los días laborables supera los 150.000) y la A-8 entre Max Center y Cruces (127.300). El primer tramo está colapsado más de 200 horas al año, lo que hace una media de casi cuatro a la semana, y los otros dos, 100. “Son tres puntos críticos”, admitió Pradales. Por ello, “hemos querido plasmar una solución integral a los tres puntos críticos de la red metropolitana, con una solución que sea de presente pero sobre todo de futuro, aprovechando un ciclo de recuperación económica y que este año finalizamos grandes infraestructuras”, subrayó.

El subfluvial de Lamiako, elegido frente a las opciones de Lutxana y Axpe, y que permitirá también ofrecer una alternativa imprescindible a Rontegi, permitirá captar gran parte de este tráfico, descargando estos puntos de un volumen importante de vehículos: 41.000 de Rontegi, 38.000 de La Avanzada, 10.500 en los túneles de Getxo y 17.500 de la recta del Max Center. “Sin ninguna duda, son los que más tráfico captan y más descargan de los puntos críticos”, defendió Pradales. A la hora de elegir esta opción, los equipos técnicos han tenido también en cuenta las conexiones con las redes de alta capacidad de cada una de las alternativas, sus afecciones a la trama urbana, la velocidad del trazado o las afecciones medioambientales y de ruido.

“Mayor rentabilidad” En todas ellas, explicó el responsable foral, la opción más cara ha resultado ser también la más adecuada: Axpe ni siquiera solucionaba las caravanas de Rontegi, al captar los tráficos casi en Rontegi, y suponía desmantelar Astilleros Murueta y Navacel, mientras que Lutxana tenía una afección “directa” sobre zonas residencias. Por su parte, Lamiako permitirá una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora frente a los 50 de Axpe y 60 de Lutxana;se podrá mantener la navegabilidad de la ría, y da la oportunidad de incluir un transporte público, por debajo de las plataformas de los vehículos, todavía sin definir. “Es la alternativa más cara pero también la que tiene una mayor rentabilidad social, económica y ambiental”, destacó.

Respecto al enlace de la Supersur con la AP-68 en Venta Alta, los plazos son mucho más cercanos. De hecho, será en 2023, una vez que esta segunda fase de la Variante Sur Metropolitana esté concluida, cuando las máquinas empiecen a excavar los túneles bajo la ría, para terminar en 2027. Las obras comenzarán a finales de este año: en el caso del túnel de Arnotegi, entre Peñaskal y Bolintxu, el plazo de presentación de ofertas terminará el 23 de julio, con un plazo de ejecución de 38 meses, y el de tanto el del tramo Bolintxu-Venta Alta (45 meses de obras) como el de Seberetxe (36 meses) finalizará una semana más tarde. Las obras tendrán un coste de 203 millones de euros, IVA incluido.

Tanto EH Bildu como el PP y Podemos criticaron que esta decisión se haya tomado al margen de la comisión que revisa el Plan Territorial Sectorial (PTS) de Carreteras, mientras que el PNV y el PSE consideraron que “se ha tomado una buena decisión y en el momento adecuado”.

Otros asuntos