Campeones de la integración

Usuarios de la asociación Gaude, con sede en Leioa, se acercaron ayer a Gordexola. Fotos: E. Castresana

Usuarios de centros asistenciales se reinvidican en El concurso de paellas con una exhibición de rugby inclusivo

Un reportaje de Elixane Castresana - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

NO hay un premio, sino que lo reciben todos los participantes, pero no por ello se esfuerzan menos entre fogones y en el terreno de juego. Más de 200 usuarios de 14 centros asistenciales vizcainos y educadores participaron ayer en el concurso de paellas organizado por la Diputación en colaboración con el Ayuntamiento de Gordexola. La reunión para reivindicar la visibilidad de las personas con discapacidad tuvo un sabor deportivo, con la celebración de una exhibición de rugby y la realización de una Haka a favor de la diversidad funcional a cargo del equipo mixto de rugby inclusivo de Getxo junto con algunos integrantes de Getxo Rubgy Taldea.

“Nunca había dirigido a tanta gente a la vez. Para mí, es un honor compartir con ellos esta danza maorí que representa el respeto al enemigo antes de la batalla. En el mundo del rubgy popularizaron los All Blacks”, explicó el neozelandés Muir Kara, que jugó en Getxo y ahora entrena a un equipo femenino en Durango. Al terminar, Andoni Iturbe corrió a darle un apretón de manos. “Me ha encantado la actividad, lo hemos pasado muy bien”, comentó el derioztarra, usuario de la residencia de Lusa, en Zalla, que justo después de aparcar la pelota de rugby retomó la vigilancia de la deliciosa paella que preparó junto a sus compañeros. “Desde ayer estamos en un ambiente de fiesta con los preparativos”, indicó. Esa misma atmósfera se respiró en el frontón, la plaza Molinar y el pórtico de la iglesia de San Juan, donde se estableció el centro alavés de Menagarai. “Es emocionante y les anima a salir de la rutina”, compartió Nekane Márquez, una de las educadoras de la asociación Gaude, con sede en Leioa y usuarios también de Barrika y Gorliz. “No faltamos ningún año” a una cita que ayuda a dar visibilidad a un colectivo que “precisa mucha comprensión y accesibilidad en todos los ámbitos: desde el trabajo al entretenimiento, porque todo el entorno no está adaptado a ellos”, recordó César Arriola, en nombre del centro Zumelegi de Elorrio.

“Todas las personas con capacidades diversas tienen derecho a reivindicar su propio proyecto de vida independiente y a disfrutarlo en plenitud. Apostamos por la diferencia, la autodeterminación de las personas y por una integración efectiva y normalizada”, coincidió la diputada de Acción Social, Isabel Sánchez Robles, que también acudió ayer a Gordexola. El Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS) gestiona nueve centros asistenciales públicos. Siete de ellos son residenciales y suman 223 plazas y dos son centros de día con 69. Además, el departamento cuenta con un centenar de convenios con entidades del tercer sector que dan cobertura a una red de servicios para personas con discapacidad que añaden 1.245 plazas en centros residenciales y viviendas y 1.326 en centros de atención diurna. La oferta de la Diputación se completa con 1.410 plazas en centros ocupacionales.

Entre estos recursos está el centro de Zubiete, que volvió a ejercer de anfitrión en Gordexola. “Hemos tenido suerte de que no llueva”, celebraba su director, Miguel Solís, durante uno de los partidillos de rugby que también formaron parte del programa. “No hemos visto la películaCampeones”, que aborda la realidad de personas con discapacidad, pero “hay que quedarse con el mensaje” de que pueden ganar el partido, como demostraron ayer.

Secciones