descenso del Bilbao Basket a la Leb Oro

Jaka Lakovic: “Todos están siendo muy profesionales”

Jaka Lakovic alaba la actitud del Bilbao Basket tras el descenso a la LEB Oro y espera que su equipo compita “al máximo nivel” mañana ante el Murcia

Roberto Calvo - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - No está siendo una semana fácil para el Bilbao Basket. No puede serlo cuando el equipo y todos los que le rodean están tratando de asimilar el descenso de categoría y los continuos rumores, a falta de informaciones oficiales, de que puede llegar algo peor. “No tengo queja de ninguno de los jugadores, todos están portándose como verdaderos profesionales, incluso más en la situación en la que estamos, tanto en lo deportivo como en otros departamentos del club”, aseguró ayer Jaka Lakovic, que vive una de las peores situaciones que puede afrontar un entrenador como es la de afrontar un partido sabiendo que todo está decidido, que ganar o perder no tiene importancia.

El técnico del Bilbao Basket comentó que en el deporte de máximo nivel “estas cosas las tienes que olvidar rápido porque si no te hundes un poco más. Tenemos que intentar olvidar el hecho de que hemos descendido deportivamente y darlo todo. Lo que ha pasado te hunde y durará mucho, pero los jugadores han entrenado bien, no he visto señales de pasar página, están metidos”, añadió. El trabajo de preparación del que puede ser el último partido de la historia del Bilbao Basket en Miribilla ha distraído la atención del cuerpo técnico, aunque Jaka Lakovic admitió que le ha dado muchas vueltas a esta temporada en la que todo ha salido mal, pero que a él, al menos, le puede servir como experiencia.

Su llegada al banquillo ha provocado mejoría en el juego, pero el equipo no ha conseguido ganar. “La plantilla ha respondido a esa terapia de choque que es siempre un cambio de entrenador. Todas las personas con unas mismas notas pueden bailar diferente y eso es lo que ha pasado. Hemos jugado momentos de muy alto nivel, pero lo que cuentan son las victorias”, lamentó. Aunque han sobrado dos partidos, la salvación no ha estado tan lejos, quizás a la distancia de un par de victorias que se han escapado. Lakovic recordó que “la línea que separa una temporada correcta, de aprobado, y un suspenso puede ser muy pequeña” y, en este sentido, explicó que “la dinámica es muy importante, nosotros arrastramos una mala durante toda la temporada y esto no ayuda en los finales apretados en los que necesitas un empuje de confianza, que los jugadores sientan que con esa confianza pueden meter esa canasta”.

respeto a la competición A hechos consumados, el técnico esloveno apeló, como suele hacerse en estos casos, al “respeto a la competición” para colocar a sus jugadores en la posición de competir ante un rival que se está jugando sus posibilidades de entrar en el play-off por el título. “Vamos a intentar hacer lo que nos gustaría que hicieran con nosotros y jugar al máximo nivel posible”, apuntó Lakovic, que recordó que el Bilbao Basket está “en deuda con su afición”, aunque esa deuda moral no va a poder ser satisfecha esta temporada. Otra razón de peso es que el de mañana será el último partido en Miribilla de Álex Mumbrú y “eso nos obliga a prepararlo bien”. Aunque el capitán ya dejó claro que no es momento de centrarse en homenajes, algo le tiene preparado el club y es inevitable que la atención se desvíe a ese asunto por la intrascendencia del resultado para los intereses bilbainos.

Ocurre lo contrario en el UCAM Murcia, que tiene difícil meterse entre los ocho primeros porque no depende de sí mismo, pero puede hacerlo si gana los dos partidos que le quedan. Los pimentoneros están haciendo una gran temporada, estuvieron muy cerca de jugar la Copa, disputaron la Final Four de la Champions League y siguen en la pelea por el play-off. Ibon Navarro confió en que “la necesidad de ganar” se haga notar mañana “a nivel de intensidad”, aunque recordó su idéntica experiencia el pasado curso en Manresa, la de estar descendido con dos jornadas de antelación: “Son los encuentros que con más tranquilidad encaras. Si hay una liberación, aunque sea mala, se nota a nivel mental. Además, el Bilbao Basket tiene grandes jugadores en ataque que pueden decidir un partido en un momento y por ello espero que sea un encuentro muy peligroso”.