empresa vasca

CAF apuesta por los servicios ante la caída de márgenes en los trenes

La empresa aumentará sustancialmente sus ventas al cierre de 2018, según Arizkorreta

Xabier Aja - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO - La empresa vasca del sector ferroviario, CAF, apuesta por evolucionar su modelo de negocio prestando más atención al área de servicios ya que la construcción de los trenes está viendo cómo se estrechan los márgenes de la mano de la mayor competencia global, señaló ayer el presidente de la compañía de Beasain, Andrés Arizkorreta, que destacó que la empresa va a aumentar “sustancialmente” sus ventas este año respecto a a los 1.500 millones del último ejercicio.

Andrés Arizkorreta resaltó el importante esfuerzo en innovación que está efectuando la empresa y señaló que CAF invertirá unos 80 millones de euros anuales, la mitad en I+D, para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado e ir hacia un nuevo modelo de negocio “llave en mano” porque “vender trenes no va a ser suficiente” y tendrán que ofertar “sistemas de transporte completos” para mantener la rentabilidad.

Arizkorreta recordó que CAF tiene que competir en un mercado global con empresas como Siemens, cuya división ferroviaria factura unos 8.000 millones, Alstom, 7.000 millones, “y ambas se van a fusionar”, Bombardier, 8.000 millones, o Hitachi, 4.000 millones, que son empresas de grupos con más actividades que la construcción de material rodante, y con otras especializadas solo en trenes, como la china CRRC, con ventas de 34.000 millones de euros anuales o Stadler, con 2.000 millones. “Todas son más grandes que CAF”.

El resultado es un aumento de la competencia que ha hecho, según un ejemplo citado por Arizkorreta, que el precio de un tren para el metro de Estambul ha bajado de 2009 a 2014 en un 20%. El presidente de CAF trasladó estos datos en una conferencia en Los viernes de la Cámara,ayer en Bilbao, en la que disertó sobre los desafíos a los que se enfrenta la empresa en una industria global.

El presidente de CAF reiteró que la compañía es “más pequeña” que sus competidoras y, por lo tanto, “algunas cosas hay que hacerlas mejor porque, si no, la estrategia suele ser complicada”.

Pese a ello, Arizkorreta se mostró optimista porque la compañía está haciendo los deberes y todavía tiene margen de mejora. En este sentido indicó que la empresa ha conseguido “59 nuevos clientes” en los últimos diez años, periodo en el que CAF ha pasado de contar con una cartera de pedidos de 3.410 millones de euros en 2007, con el 27% en los mercados internacionales, a 6.265 millones de euros, en 2017, con un 87% en el exterior.

Esto significa que “vamos evolucionando en nuestro modelo de negocio, que nos hace ir cada vez a un mayor valor añadido, pues vender trenes no va ser suficiente en el futuro, tendremos que ir a vender sistemas de transporte”.

áreas En este sentido, Andres Arizkorreta, señaló que cada día tiene más peso en el negocio los servicios, básicamente de mantenimiento, y que con la digitalización van a crecer más. Arizkorreta incidió en que, de cara al futuro, se centrarán en la búsqueda de nuevos mercados y de nuevos modelos de negocio en los que, “más allá del tren, se vaya a sistemas completos, con financiación, con operación, lo que el mercado demande”. En este sentido recordó que en los últimos doce años “hemos crecido en nuevos negocios hasta alcanzar unas ventas en este área de unos 300 millones de euros”. “Nuestra apuesta por el I+D y la tecnología es clave” lo que ha hecho que CAF cuente con 11 filiales especializadas, con autonomía y cuentas de resultados separadas, como CAF Power, con 275 ingenieros en plantilla, y que ya factura unos 80 millones. “Esta sociedad vende y diseña equipos de tracción pero no fabrica”. Esto forma parte de la evolución del negocio, indicó Arizkorreta. “Antes hacíamos vagones de carga y teníamos nuestra propia acería, ya no hacemos los primeros y hemos cerrado la segunda, pero hay más gente trabajando en Beasain que nunca”.

El presidente de CAF indicó que evolucionar hacia un modelo de negocio centrado en un sistema completo de transporte implica “montar la infraestructura, la electrificación, la señalización, el ticketing, financiar el sistema y, si es necesario, operarlo”. “Y todo ello basado en una apuesta seria por la tecnología”, porque los próximos trenes ya serán automáticos, digitalizados y sin conductor.