Mesa de Redacción

El puro de la risa

Por Concha Lago - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

MARIANO Rajoy, alias el presi lapsus, falla más que una escopeta de feria. Y hasta cuando cita la palabra aprovechategui, la pifia. Acumula récords de meteduras de pata con sus frases imposibles. Uno de sus últimos lapsus ha vuelto a ir de alcaldes. “Querido alcalde de Alicante que así se llama”. En pleno mitin, olvidaba el nombre de Luis Barcala y su forma de admitir el olvido provocaba el aplauso del público. Las chorradas marianas son célebres;“Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. Lío morrocotudo. Hay pifias gloriosas si no fueran penosas: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos” “Hay cosas bonitas, otras no tanto y no me acuerdo de ninguna”. Porque “cuanto mejor, peor para todos”. Emepunto ha hecho un curso de CCC de “Cómo hacer un trabalenguas sin sentido en 20 cómodos pasos”. Por eso, despidió el año 2017, deseando un feliz 2016: “Termino deseando a todos ustedes y a sus familias lo mejor para el próximo año 2016, que, sinceramente, nos hace mucha falta a todos”. Prácticamente va a lapsus por día. Pero los populares aplauden a rabiar como si tuvieran un microchip que les impele a jalear al máster universo del papanatismo. Se le traba la lengua, hace baile de palabras y demuestra un deterioro cognitivo nada despreciable. Hasta pareciera que lo que se fuma es el cigarrito de la risa y en lugar de puro mariano fuera puro marihuano.

clago@deia.com

Secciones