plan ‘antibullying

El 40% de los casos de acoso escolar se resuelven tras pedir perdón el agresor

Cartel de la campaña diseñada por el Gobierno vasco para sensibilizar a la sociedad en la lucha compartida contra el acoso escolar. (Irekia)

El curso pasado se detectaron 86 casos de ‘bullying’ en Primaria y ESO, un 28% menos que el curso anterior Educación finalizará el despliegue de su plan ‘antibullying’ en “junio de 2019”

“Solo nos queda seguir trabajando para que ni un solo alumno sufra ningún tipo de agresión” “La lucha contra el acoso no es una cosa de expertos, sino de un compromiso colectivo”

Idoia Alonso - Sábado, 19 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Fundada o no, existe la convicción de que los casos de bullying se corrigen con medidas disciplinarias contra el agresor, como la expulsión del centro, castigos o incluso llevarlo ante la Fiscalía de menores. Pero la realidad es que una parte importante de los casos de acoso escolar que se producen en Euskadi se resuelven mediante la “conciliación” de las partes. Casi el 40% de los 86 casos de bullying detectados el último curso se zanjaron con el agresor pidiendo perdón a su víctima y ésta aceptando las disculpas. Sorprende también que solo 19 de los casos de acoso hayan precisado un seguimiento activo por parte del centro este curso porque aún estén latentes, que 12 solo precisen de una vigilancia discreta y que 23 se hayan archivado directamente. Es decir, la mayoría de los problemas de acoso se reconducen con medidas educativas dirigidas a restablecer la convivencia y no con castigos.

Esta es una de las conclusiones del balance del acoso escolar 2016-2017 presentado ayer en Bilbao por la consejera de Educación, Cristina Uriarte. Otro de los aspectos a destacar es que se ha frenado la escalada de denuncias y casos reales del curso pasado. En total se registraron 86 casos de acoso escolar en los centros vascos, un 19,41% de los 443 casos analizados por la Inspección del Departamento de Educación. Estos datos representan un “notable descenso” con respecto al curso anterior (2015-2016), cuando se contabilizaron 121 casos, el 24,85% de todos los analizados.

Aun así el Departamento de Educación no baja la guardia ya que, tal y como recordó Uriarte, “hablamos de la segunda cifra más alta en los últimos años”, después de “la fuerte subida del curso 2015-2016”. Ante estas cifra, dijo, “solo nos queda seguir trabajando” para lograr el objetivo de que “ni un solo alumno sufra ningún tipo de agresión o acoso a lo largo de su etapa educativa”. Para ello, el Gobierno vasco culminará en el próximo año el despliegue del plan antibullying Bizikazi en toda la red pública. Hasta la fecha, los berritzegunes han formado 1.016 profesionales y la previsión llegar a 289 centros públicos a finales de este mismo curso, un 64% del total.

“La idea es que en junio de 2019 todos los colegios públicos hayan incluido en su plan de centro la formación en convivencia, con la incorporación de los 160 colegios que faltan”, avanzó Aitor Albizu, asesor del berritzegune de Durango y una de las piezas clave de Bizikazi. Para Albizu la lucha contra el acoso escolar “no es una cosa de expertos sino de un compromiso personal y colectivo de toda la comunidad educativa”. Por este motivo, el próximo mes de setiembre el plan antibullyingdará un salto cualitativo con la presentación en todos los centros del material curricular diseñado con el fin prevenir, para que las situaciones de acoso no afloren con la virulencia con la que pueden aflorar o, al menos, se puedan resolver y sobre todo restituir la convivencia positiva del grupo. Con este material, que tendrá una versión digital con vídeos, links y juegos, el Departamento persigue un doble objetivo. El primero, explicó Albizu, “formar al alumnado para lograr sentirnos todos parte activa del grupo;identificar sus dinámicas internas;detectar cuáles son las dinámicas de maltrato y acoso;aportar herramientas desde el compromiso colectivo a actuar. Y quinto, trasladar toda esta dinámica a la comunidad educativa”, afirmó Albizu. Y en segundo lugar, el material ayudará a ahondar en la formación continua del profesorado sobre esta cuestión ya que “el que se enfrente a gestionar este material implícitamente conlleva una autoformación”.

Por su parte, el inspector general del servicio de Inspección de Educación, José Ángel Ayúcar, precisó que “tenemos una respuesta, no solo para los 86 casos de acoso identificados, sino para los 443 analizados, dado que siempre que se detecta o investiga un posible caso de acoso, al final de la investigación puede suceder que se concluya que pueda ser denominado acoso o no”. “Suponiendo que se determine que no era un caso de acoso, lo que está claro es que ahí había habido un sufrimiento que había motivado esa denuncia, por lo que el seguimiento se hace durante el curso escolar a los 443 casos y se ponen medidas de especiales de vigilancia y sesiones de tutoría dedicadas a tratar los casos que no se han confirmado como acoso”, remarcó.

Secciones