Athletic 0 - Espanyol 1

Ziganda acaba la temporada "frustrado, decepcionado y triste"

(Youtube/Athletic)
Kuko da instrucciones durante el partido. (Oskar Martínez)
Vesga realiza un pase. (EFE)
Williams disputa un balón con Victor Sánchez. (EFE)
Los jugadores del Espanyol celebran el gol. (EFE)
Iker Muniain, con el balón ante Javi López. (EFE)
De Marcos se prepara para centrar. (EFE)
Ziganda observa el partido. (Borja Guerrero)
Iker Muniain disputa un balón con Victor Sánchez. (EFE)
Córdoba presiona a Víctor Sánchez. (Oskar Martínez)
Córdoba lucha con Baptistao. (Oskar Martínez)
Melendo chuta ante Kepa. (EFE)
Aficionados pitan al palco al término del partido. (EFE)

"Como socio diría 'qué año más pobre'. Y como entrenador, también", afirma

José Ángel Ziganda, confesó tras la derrota por 0-1 frente al Espanyol en San Mamés con la que concluyó la temporada y también su etapa como entrenador del Athletic, haber terminado la campaña "frustrado, decepcionado, triste y muy apenado" del curso realizado por el equipo rojiblanco.

EFE - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 19:27h.

BILBAO. "Como socio diría 'qué año más pobre'. Y como entrenador, también. La oportunidad que tenía era increíble y no ha salido nada bien. Pero sé que esto es el fútbol. A veces las cosas no salen como uno quiere y hay que aceptarlo", reflexionó el entrenador navarro.

Ziganda admitió que este último encuentro ante el Espanyol fue "un fiel reflejo de lo que ha sido la temporada, sobre todo en casa.

"Últimamente no hemos sido capaces de remontar ni en juego ni a nivel mental y cualquier golpe nos noquea", añadió Kuko antes de asumir la "responsabilidad importante" que como técnico le corresponde en esta decepcionante campaña.

"El responsable soy yo porque no he sido la solución a un equipo que necesitaba algo y que en pocos momentos ha dado el nivel medio que se le esperaba. Quiero pensar que ha sido un pico bajo y que el año que viene con mas sosiego, entrenador nuevo y expectativas renovadas se le va a dar la vuelta a este año", explicó.

Por otro lado, el navarro explicó que decidió quedarse en el campo soportando la fuerte pitada con la que les ha despedido San Mamés porque le "parecía que tenía que estar con los jugadores en el campo". "El veredicto estaba. Solo quedaba llevarlo a cabo y tenía que estar ahí", apostilló.

Secciones