creada hace siete años

Una batalla diaria para poder comer

Janire Beitia, organizadora del evento;Helena Gartzia, colaboradora, y Kontxi Pereiro. (Juan Lazkano)

La asociación Garmitxa recauda fondos para familias con hijos que padecen una grave intolerancia alimenticia

Un reportaje de Patxi Arostegi - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

GARIKOITZ Elezkano es un niño que reside en Larrabetzu. Nació hace doce años, sano y con 4 kilos y 210 gramos de peso. Nada hacía presagiar entonces que este pequeño sufriría un mal que aún carece de nombre y diagnóstico. Su madre, Kontxi, en colaboración con varios padres, decidió crear hace siete años la asociación Garmitxa que reúne a padres cuyos hijos sufren alergias gastrointestinales múltiples y organiza distintos eventos para recaudar fondos y destinarlos a la investigación de la enfermedad. Precisamente, el próximo fin de semana, del 25 al 27 mayo, la agrupación celebrará en Larrabetzu dos eventos deportivos con esta solidaria finalidad.

Al de poco de venir al mundo, Garikoitz comenzó a vomitar de forma reiterada al ingerir las tomas de leche materna. El problema se agravó cuando al sustituir las tomas de pecho por la ingesta de leche hidrolizada y preparada, el niño continuaba rechazando este alimento. A los cinco meses sus padres optaron por una fórmula mágica compuesta por una base de aminoácidos y leche materna que le procuraba los nutrientes necesarios para crecer y de la que se ha podido alimentar durante sus primeros años de vida. Sin embargo, un mes después, cuando trataron de introducirle alimentos como frutas o verduras en su dieta, ninguno de estos eran admitidos por su organismo. Su reacción continuaba siendo mala a la ingesta de comida y fue entonces cuando sus progenitores decidieron consultar a médicos especializados. La respuesta fue descorazonadora: no eran de alergias conocidas a alimentos y no pudieron concretarles ningún diagnóstico. “Sabían lo que no era. Nos dijeron que no tenía alergias mediadas por IgE, ni un Crohn o una esofagitis. Pero no sabían lo que era la enfermedad”, explica Kontxi.

Finalmente, fue con diez años cuando Garikoitz empezó a tolerar ciertos alimentos gracias a la ayuda de un preparado líquido, una fórmula compuesta por aminoácidos que ingiere a través de una sonda conectada a su estómago. Un método que le ha servido hasta la actualidad para alimentarse como cualquier otro niño de su edad. “Durante los primeros años le alimentábamos con jeringuillas o sondas manuales, pero luego tuvimos suerte de encontrar unas mochilas en Cruces donde se almacena el preparado y con las que puede hacer vida normal, ir a la escuela o ir incluso al cine”, detalla la madre de Garikoitz.

Programa deportivo El próximo fin de semana, la asociación Garmitxa celebrará dos eventos deportivos para recaudar fondos. El primero tendrá lugar entre el viernes por la tarde y durante toda la jornada del sábado y consistirá en un campeonato de fútbol alevín, que organizará el club local Uritarra. Junto a esta cita, al día siguiente, domingo, se disputará un triangular entre los equipos de veteranos del Athletic, el Uritarra y una selección de Ezkerraldea.

En paralelo al desarrollo de estos partidos se ha previsto un servicio con dos txosnas cuyo dinero recabado también irá a parar a las arcas de la agrupación. También se venderán rifas con boletos al precio de un euro que tendrán como aliciente suculentos premios, como es el caso de una comida en el restaurante Azurmendi, un televisor de 32 pulgadas, o una camiseta del Athletic firmada por uno de sus jugadores. El programa se completará con el partido del equipo local Uritarra, que ha logrado ascender a división de honor y que recibirá también su merecido pasillo de campeón. “Nuestro objetivo es que se dé a conocer más la enfermedad que padecen nuestros hijos a todos los vecinos de la comarca. Al final, por suerte o por desgracia, este tipo de causas solidarias funcionan más si se publicitan y si despiertan interés entre la gente, porque si no es muy difícil que se mueva nada para la investigación o la obtención de ayudas”, opinan desde Garmitxa.

Fruto de su meritoria labor, Garmitxa ya ha logrado recaudar 58.000 euros durante los dos últimos años que han ido a parar a la Fundación valenciana Incliva, dedica a la investigación sanitaria de enfermedades. A este importante logro suman la donación reciente de 25.000 euros al Instituto de Investigación Biocruces, que será destinada a la investigación sobre etiopagenia y genética de los trastornos digestivos en menores.

Secciones