en el número 6 de la calle Idiakez

Okupan durante siete días un edificio público en Donostia

El edificio ocupado en Donostia. (Gorka Estrada)

Los activistas quieren denunciar de este modo las “políticas antisociales”

Iraitz Astarloa - Domingo, 20 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Donostia - La plataforma Bizitza da Handiena, conformada por diferentes movimientos populares y sindicales, dio ayer pistoletazo de salida a una semana llena de reivindicaciones okupando un edificio público del centro de Donostia. Se trata de un inmueble cuya titularidad pertenece a la Administración española y que está ubicado en el número 6 de la calle Idiakez.

Esta fue la principal acción que este movimiento popular llevó a cabo ayer en Donostia, donde han convocado una serie de movilizaciones hasta el próximo fin de semana, coincidiendo con la celebración en la capital guipuzcoana de la Cumbre Mundial del Turismo. El objetivo de este proceder, que lleva como lema Alegría y diversión. Poder Popular. Saco de Dormir, es “hacer frente a las políticas antisociales que están llevando a cabo desde el poder”, y a través de la movilización social, acabar con el “régimen vasco del 78”.

Los participantes estaban convocados a las 10.30 horas de ayer en el Boulevard, desde donde partieron a la cercana calle Idiakez, para entrar en el edificio, de seis plantas, y okuparlo. Una vez dentro, y tras desplegar varias pancartas donde se podían leer los eslóganes Poder popular. Herri Boterea, los responsables de la movilización defendieron que los edificios públicos “no son de la Administración”, sino “del pueblo”.

Asimismo, explicaron que “esta semana de la lucha” persigue poner en práctica “la convergencia de luchas”, con el objetivo de “alimentar el poder popular”. Resaltaron también que su lucha es “no violenta” y afirmaron que “la solidaridad” será su “herramienta más fuerte ante agresiones que nos puedan hacer”.

“Los edificios públicos no son de la Administración, son de los ciudadanos. Es por eso que hemos abierto las puertas y vamos a estar aquí para una campaña de una semana” indicaron, para añadir que pueden llevar la ocupación durante siete días, de tal forma que, “si entran a desalojar quienes estarían fuera de la ley y los ilegales serían ellos”.

Según resaltaron, la ocupación del edificio será una “acción más” de las muchas que se va a desarrollar en los próximos días en calles y plazas de la capital guipuzcoana. Entre los grupos populares que se han adherido a este movimiento se encuentran las plataformas contra el metro de Donostia, contra el TAV, contra la incineradora de Zubieta, así como al colectivo de pensionistas o el movimiento feminista, entre otros.

Secciones