Emakumeen Martxa

Pasos firmes que reclaman igualdad en Bilbao

La quinta edición de la Emakumeen Martxa reúne en Bilbao a 1.800 participantes solidarios de todas las edades

Un reportaje de Laura Fernández - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

MIRANDO hacia el futuro. Así se dio el pistoletazo de salida ayer en el Parque de Doña Casilda a la quinta edición de Emakumeen Martxa,en la que colaboraba DEIA. Con emoción, sonrisas y positivismo los 1.700 participantes, en su mayoría mujeres, cruzaron la salida a las 10.30 horas tras seguir con atención a los más pequeños correr sus 200 metros. “Tiene que haber más actividades como esta, que sean solidarias y que también las puedan disfrutar los más pequeños”, defendía Lucía, madre de Ibai. De hecho, considera imprescindible la celebración de estos eventos para poder inculcar valores desde pequeños. “Así saben que hay que colaborar con los que lo necesitan y, en este caso, enseñarles que las mujeres estamos luchando para conseguir la igualdad”, dijo.

El día de ayer también sirvió como homenaje a todas las víctimas que han sido agredidas, e incluso asesinadas. En este caso, según apuntó Blanca Estrella Ruiz, presidenta de la Asociación Clara Campoamor -entidad a la que se han destinado los fondos recaudados-, la marcha de ayer tenía nombre y apellidos: Leyre Rodríguez, una mujer de 38 años que fue asesinada la noche del 7 de agosto de 2015 por su expareja. “Hemos querido rendir homenaje porque es la última mujer asesinada y cuyo asesino ya está condenado a 25 años”, explicó.

Todos los participantes lucían su camiseta rosa y estaban dispuestos a recorrer los diez kilómetros solidarios. Minutos antes de que el reloj marcara las 10.30 horas, las caras de concentración entre las participantes eran notables e incluso se percibían los nervios previos a participar en la marcha. Itziar Urtasun, concejala de Igualdad, y Yolanda Díez, concejala del área de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Bilbao, estuvieron presentes en la cita y fueron las encargadas de cortar la cinta junto a Beatriz Marcos, concejala del PP, reivindicando los valores y los derechos de la mujer. “Lo importante de esta marcha es estar todas juntas y después disfrutar del día haciendo deporte, que también tenemos que cuidar nuestra salud”, comentó Urtasun. Y añadió: “Es importante también ver al hombre acompañando en estas causas a la mujer. Una cosa es que sea Emakumeen Martxaporque queremos ver nuestra fuerza en la calle, pero que te acompañe el hombre es importantísimo porque nos tienen que acompañar en este camino para llegar a esa igualdad real”.

Dori, Ana, Andrea y Rosi no podían perderse esta edición. Llegaron emocionadas a la Pérgola de Doña Casilda, donde aprovecharon para calentar y así estar a punto para iniciar la marcha por primera vez. “El año pasado, cuando nos quisimos apuntar ya no quedaban dorsales”, recordaron. Por eso, este año decidieron estar atentas para no quedarse fuera de la lista. “Nos parece esencial que se realicen estas actividades”, contaron. De hecho, estas cuatro mujeres creen que deberían de realizarse “muchas más actividades” que giren en torno a la solidaridad. “Estoy segura de que si se llega a ampliar un poco el rango de participación muchas más mujeres estarían hoy aquí con nosotras”, dijeron.

De hecho, Ruiz lanzó un mensaje al Ayuntamiento de Bilbao: “Pido que marquen el día en que se celebra esta marcha como un acto oficial;que en la villa solamente se celebre esta fiesta para que se vea realmente la fuerza que tenemos”. Aún así, muchas personas se emocionaron al ver a tantas mujeres juntas luchando por una misma causa. “Creo que la igualdad hay que trabajarla y reivindicarla durante todos los días del año pero esto es una pasada. Cada vez se están dando pasos más grandes”, contó Susana Gutiérrez.

Día en familia Muchas de las participantes decidieron ir acompañadas de sus familias. Es el caso de las hermanas Itziar y Elene, que decidieron ir a pasar una mañana diferente con la pequeña Maddi, para participar en la marcha y después aprovechar el día soleado para disfrutar de la multitud de actividades que se habían programado. Aún así, el lema de la carrera -una fiesta en solidaridad de las mujeres de Bilbao con otras mujeres-lo tenían claro. “Cada vez se une mucha más gente a estas causas y es muy importante que siga siendo así”, dijeron.

Y es que, tal fue la aceptación que tuvo esta marcha en la ciudadanía que muchos de ellos no dudaron hacerlo con sus perros, con los casi recién nacidos agarrados al pecho o incluso recorrerla con los carricoches. Es el caso del grupo que encabezaban Aitziber, Naroa e Itxaso, que decidieron llevar a sus hijas Naroa, Sonia y Haizea a disfrutar del día. El más pequeño, Enzo Martínez, fue sin duda un participante especial. Desde su sillita ayudó a todas las mujeres a luchar por una sociedad más igualitaria. “Ya que tenemos muchas niñas hemos venido a participar todas acompañadas de Enzo”, explicaron, emocionadas.

Todos los que recorrieron media villa para reivindicar la igualdad entre el hombre y la mujer, pudieron disfrutar de una clase de zumba y del avituallamiento que les esperaba tras pasar la meta. Fueron también testigos de otro momento emocionante, la entrega que se le hizo a Blanca Estrella Ruiz de un cheque con los 3.000 euros que se habían recaudado gracias a la solidaridad de la ciudadanía.