"PLAY -OFF" DE ASCENSO A SEGUNDA B

Orozko sirve primero

Los jugadores del Sestao River y su afición celebran un tanto de Orozko. Foto: Jose Sampedro

En un encuentro igualado, un solitario gol del punta verdinegro pone al Sestao River en ventaja antes de visitar El feudo de la arandina

Jon García - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Sestao River 1

Arandina 0

SESTAO RIVER: Lavín, Gago, Cabanas, Murua, Arzamendi, De Eguino, Villar (Min. 77, Muñoyerro), Eneko Rubio, Orozko, Parra (Min. 61, Altair) y Garmendia (Min. 89, Camilo).

ARANDINA: Carmona, Marcos, Zazu (Min. 57, Javichu), Piña, Pablo, Fer (Min. 74, Alfons), Ruba, Andrés (Min. 84, Kali), Rubiato, Rodri y Adeva.

Gol: 1-0: Min. xx;Orozko.

Árbitro: Garcés Bargada, navarro. Mostró cartulinas amarillas a Murua, Gago y Altair por el Sestao y a Zazu, Piña y Javichu por la Arandina..

Incidencias: Unos 1.500 espectadores en Las Llanas.

sestao - El Sestao River parte con ventaja en su eliminatoria frente a la Arandina merced a un gol de Orozko logrado en la segunda mitad de un encuentro muy igualado, con un conjunto visitante que fue mejor en muchas fases y que acarició el gol en varias ocasiones tras el descanso. Así que los jugadores de Ibon Etxebarrieta supieron sufrir lo indecible para llevarse la mínima victoria a El Montecillo, donde la eliminatoria se decidirá el próximo domingo a las 18.00 horas.

Lo cierto es que viendo cómo fue el partido, con un River más voluntarioso que acertado y con una Arandina que cada vez que apretaba el acelerador hacía sufrir al respetable de Las Llanas, el gol de ventaja que se llevan los vizcainos es la mejor noticia. Las estadísticas, en cualquier caso, están con el Sestao, que nunca ha perdido una eliminatoria de play-off tras obtener ventaja en Las Llanas.

El encuentro comenzó con una Arandina que dominaba territorialmente, pero fueron los verdinegros quienes primero avisaron con un par de ocasiones. Arzamendi envió fuera un cabezazo y Gago intentó cruzarla ante Carmona. Sin embargo, los castellanos se fueron encontrando cada vez mejor sobre el terreno y comenzaron a dominar a un Sestao que solo concedió un par de ocasiones en sendos errores de la zaga, que se mostró nerviosa en más de una jugada. Primero fue el propio Lavín quien entregó el esférico a Adeva, pero Murua estuvo rápido para alejar el peligro. Poco antes del descanso, una sucesión de errores en la defensa verdinegra permitió a Rodri rematar en otro intento desbaratado por el propio Murua, que también probó fortuna en ataque rematando a las manos de Carmona una falta desde la derecha.

Gol con suspense Tras el descanso llegaron los mejores minutos para la Arandina. Apenas tras el pitido inicial, un córner desde la derecha sin rematador se paseó peligrosamente por el área de Lavín. En la siguiente jugada, un tremendo trallazo de Fer desde la frontal dejó temblando el larguero del meta cántabro, que se lució poco después parando con el pie el intento a bocajarro de Borja Rubiato. Luego, de nuevo los burgaleses dispusieron de otro balón sin rematador tras un córner que otra vez puso el susto en Las Llanas;y una peligrosa jugada de Rodri por la izquierda acabó salvando la defensa bajo palos. Sin embargo, en medio del vendaval blanquiazul llegó la jugada del gol verdinegro. Una rápida contra por la izquierda de Garmendia acabó con pase al espacio, y Villar dejó pasar el esférico para que Orozko, con un fuerte remate desde la media luna, lograra el 1-0 no sin suspense. Carmona, que había estado inmenso en todas las jugadas de peligro, esta vez dejó escapar el balón de entre sus manos permitiendo al River ponerse por delante.

Con el gol de ventaja, los de Etxebarrieta parecieron sacudirse los nervios mientras que la Arandina desapareció de escena y se puso a pensar en el encuentro de vuelta. Antes del final, los locales dispusieron de varias ocasiones para lograr un resultado más amplio. Una volea de Muñoyerro desde la frontal fue atrapada por Carmona abajo, y otro remate similar de Eneko Rubio, desde prácticamente el mismo sitio, salió por encima del larguero. Ya casi al final, Orozko, con un remate a la media vuelta desde el interior del área, mandó el esférico a las nubes. Ya con el encuentro agonizante, Camilo sufrió una lesión de tobillo y habrá que esperar para confirmar su presencia en Aranda de Duero, donde en principio Etxebarrieta recuperará a Etxaburu.

Secciones