Griezmann dijo que se quedaba antes de la pitada

El jugador lloró por el recibimiento, no fue a la cena con el equipo y el club nada sabe de él

Martes, 22 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

madrid - Antoine Griezmann, la estrella del Atlético de Madrid, comunicó a sus compañeros que se queda en el club rojiblanco, según pudo confirmar la agencia Efe, antes de los pitos de un sector de la afición a su entrada el campo en el partido con el Eibar que le afectaron y provocaron sus lágrimas en ese encuentro.

A pesar de que se daba prácticamente por hecho que se iría al Barcelona y después de los esfuerzos del Atlético, sus compañeros y su cuerpo técnico para convencerle de su continuidad en el equipo para la próxima campaña, el delantero tomó la decisión de seguir en la entidad madrileña, con la que tiene contrato hasta 2022 y con la que tiene una oferta para ampliarlo.

Griezmann se lo comunicó a sus compañeros y también lo confirmó el propio club madrileño, esa misma tarde, antes de sufrir los pitos de un sector de la afición ante el Eibar y que devolvieron su continuidad en el Atlético a una situación de incertidumbre.

Los silbidos, a los que respondió otro sector de la afición con aplausos, afectaron visiblemente al delantero cuando entró al campo en sustitución de Koke. Lloró incluso el atacante, hundido y sin entender tal recibimiento.

El francés fue consolado por varios compañeros suyos y en esa situación, Gabi, el capitán, hizo gestos a la grada con la mano, con siete dedos (el número de Griezmann), para pedir el ánimo para el delantero, al igual que Diego Godín. Entonces, los 63.000 espectadores en el campo cantaron el grito de apoyo habitual hacia Griezmann, que no acudió a una cena posterior. El Atlético no ha tenido noticias de él desde entonces. - Efe