CARILLAS DENTALES, EL MEDIO PARA OBTENER UNA BUENA SONRISA

La sonrisa es una expresión de felicidad (COEB)
Existen dos tipos de carillas que se diferencian por el material (COEB)

Consiste en la elaboración de una lámina muy fina que cubre el diente y tapa las imperfecciones que pueda tener como man chas, fracturas o leves rotaciones

Martes, 22 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 13:15h.

UNA de las primeras cosas que observas cuando conoces a alguien es su boca. Una sonrisa blanca, con unos dientes bonitos, siempre produce una buena impresión. La sociedad actual concede a la estética una relevancia prioritaria, que va desde la vestimenta, pasando por cremas, maquillaje, y finalizar en tratamientos sanitarios entre los cuales destacan los de salud dental. Dentro de la estética dental, las carillas dentales constituyen un medio para obtener una sonrisa bonita. La sonrisa es una expresión de felicidad, es natural y fácil de lograr;tener unos dientes bonitos y una sonrisa agradable proporciona seguridad y el acto de sonreír es beneficioso para la salud. De modo genérico, una carilla consiste en la elaboración de una lámina muy fina que cubre el diente, tapando imperfecciones como manchas, fracturas, tamaño de las piezas dentales e incluso leves rotaciones. De todos modos, tampoco es un remedio mágico que lo solucione todo. Para el éxito de este tratamiento, los dientes deben estar alineados, con buena oclusión (la mordida), sin caries ni cualquier otra circunstancia que impida su colocación. 

TIPOS 

Hay dos tipos de carillas que se diferencian en el material que se usa para su fabricación y en función de la recomendación del dentista se puede optar por una u otra modalidad: 

A) CARILLAS DE COMPOSITE: El material que se usa en su confección es un derivado de la resina, son láminas muy finas (entre 0,3 y 0,9 mm) que se adaptan en su colocación a la pieza dental y son poco invasivas dado que no precisan un tallado de los dientes (si se hacen de modo directo sobre el diente capa a capa), pero por el contrario son algo más frágiles que las de porcelana y requieren también un mantenimiento periódico. Precisan de una limpieza profe

sional, así como de un pulido regular para recuperar su brillo y mantener su superficie, si bien con cada pulido el material se desgasta (se puede reponer parcial o totalmente fácilmente). Su duración varía según el mantenimiento, la dieta del paciente y sus hábitos.  

B) CARILLAS DE PORCELANA: Este tipo de carillas es más resistente, se elaboran en un laboratorio dental, para lo cual se toma un modelo de los registros dentarios del paciente y tras un proceso para conseguir una adhesión óptima se colocan en la superficie de los dientes. El material usado (cerámicas de distintos tipos) tiene una menor pigmentación de modo que se degrada menos con el tiempo y son más resistentes y duraderos. Debido a la rigidez de las cerámicas el dentista debe adaptar el diente tallando algo del esmalte (casi siempre menos de 1 mm) para que las carillas de cerámica se puedan asentar correctamente. Las carillas pueden ser muy finas (0,3 mm) si no se requieren grandes cambios de forma y color o gruesas (1-1.5 mm) para grandes cambios de forma y color. Debido a la naturaleza vítrea del material del que están hechas apenas se manchan y por lo tanto su mantenimiento es muy reducido. 

ENCERADO Y ‘MOCK UP’ 

Consiste en un diseño de la sonrisa;es una ‘maqueta’ que se coloca directamente en boca que sólo sirve para llevarlas puestas un par de días para que el paciente pueda ver si le gusta la sonrisa que le va a quedar una vez que concluya el tratamiento de carillas que el dentista le va a aplicar. Por lógica, se realiza siempre antes de comenzar el tratamiento de modo que se obtiene una ‘previsualización’ del resultado final. Además de ayudar al paciente a ver su futura ‘sonrisa’ también ayuda al dentista y el técnico de prótesis dental para evaluar si la planificación es correcta y del agrado del paciente.

Secciones