La filial en la CAV avala a Montero e Iglesias

Aunque no infrinjan el código interno, Larrea ve “honesto y sincero” que pongan su cargo a disposición de los militantes

Martes, 22 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - El secretario de Comunicación de Podemos de la CAV, Andeka Larrea, terció ayer en la polémica que rodea la compra de un chalé por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero. “No es contraria al ideario” de la formación, afirmó en una comparecencia en Bilbao. Es más, Larrea consideró “honesto” que los dos líderes del partido decidieran organizar una consulta para que los simpatizantes diluciden si ambos deben de continuar en sus puestos.

Larrea no se salió del guion manejado por otras filiales territoriales de Podemos, mientras que las escoradas hacia las posiciones del sector anticapitalista sí que se expresaron contrarias a la “incongruencia” que supondría la compra de la vivienda de más de 600.000 euros y la innecesariedad de convocar la consulta. “La decisión es honesta, les honra y demuestra que quienes deciden son las bases. No valoramos las decisiones personales ni la vida privada de los compañeros”, apostilló. Larrea sostuvo por último que ni Iglesias ni Montero “han incumplido en ningún caso el código ético y han actuado con total transparencia”. “No es justo sentirse perseguido y que tu vida privada se convierte en pública de esta manera”, concluyó.

Quién sí tuvo palabras de crítica fue el portavoz de Podemos en el Parlamento navarro, Carlos Couso. La compra del chalé “denota cierta mentalidad pequeño burguesa” que no cuadra con los principios fundacionales” del partido. Así, reclamó que se anule la consulta, ya que supone traspasar una “responsabilidad personal” al partido. Couso fue desautorizado por la dirección en Nafarroa, ya que solo expresó su posición “a nivel particular” que no coincide con la del partido. - I. F.

Secciones