ocurridos en los años 70

Arzobispo australiano afronta la cárcel por encubrir casos de pederastia

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, abandona el Tribunal Local de Newcastle (Australia) (EFE)

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, se enfrenta a una pena de hasta dos años de cárcel después de que un tribunal de Australia le declarara hoy culpable de encubrir casos de pederastia durante la década de 1970.

Wilson, de 67 años, es el miembro de la iglesia católica de mayor rango en el mundo declarado culpable por un delito de encubrimiento de abusos sexuales de menores, una decisión que podría abrir las puertas a otros procesos similares.

EFE - Martes, 22 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:43h.

SIDNEY. El juez del tribunal de Newcastle, Robert Stone, consideró que el arzobispo encubrió los abusos sexuales perpetrados por el fallecido sacerdote James Fletcher al no haber trasladado las denuncias de las víctimas a la Policía.

"El acusado quiso proteger a la iglesia y su imagen", dijo el magistrado, quien anunciará la condena que impone al prelado el próximo 19 de junio.

El arzobispo fue acusado tras una vasta investigación policial que destapó varios casos de encubrimiento de antiguos y actuales clérigos de la diócesis de Maitland-Newcastle, en el estado de Nueva Gales del Sur, a unos 120 kilómetros al norte de Sídney.

"Estoy obviamente contrariado por la decisión divulgada hoy", dijo Wilson, que anunció que sopesará con sus abogados los próximos pasos legales a tomar.

El fallo del juez, en cambio, fue celebrado por una de las víctimas de este caso, Peter Creigh, quien aseguró a la prensa que la decisión "puede desarmar la hipocresía, el engaño, el abuso de poder y la confianza que muestra" la iglesia católica.

"Es un punto de inflexión (...) ha sido muy difícil para muchas víctimas. Espero que tenga impacto en el Vaticano", dijo el antiguo detective de la Policía de Nueva Gales del Sur, Peter Fox, quien ya había denunciado antes que la iglesia encubrió a Fletcher.

El caso contra Wilson se centra en el encubrimiento que este hizo de los abusos cometidos por Fletcher contra dos monaguillos, Creigh, que entonces tenía 10 años, y otra persona que no ha sido identificada, cuando el ahora arzobispo era asistente en la parroquia de East Maitland.

El juez consideró creíble y veraz el testimonio de Creigh sobre los abusos que sufrió del cura pederasta, quien lo obligó a cometer felación y a masturbarlo, así como de la conversación que la víctima tuvo con Wilson sobre los hechos en 1976.

El magistrado dijo que Creigh "no tenía motivo o interés en engañar o inventar la conversación" sobre los abusos de Fletcher, y consideró inadmisible que el arzobispo no recordara los hechos.

El otro monaguillo también reveló a Wilson en confesión ese mismo año, cuando tenía 11 años, los abusos a los que le sometió Fletcher, que murió en enero de 2006, 13 meses después de ser encarcelado por pederastia.

Según el juez Wilson "sabía que lo que estaba escuchando era una queja creíble" y que una denuncia de esa naturaleza "se recordaría durante mucho tiempo", aunque aceptó que el arzobispo no participó en los abusos ni supo de las ofensas por boca de Fletcher.

La defensa de Wilson, quien lleva un marcapasos y al que se le diagnosticó recientemente Alzheimer, sostuvo que el clérigo nunca debió ser procesado por encubrimiento porque en aquella época las ofensas hubieran sido consideradas como "actos indecentes" y no delitos.

Una comisión que investigó la respuesta institucional a la pederastia en Australia encontró que la Iglesia Católica, con fuerte arraigo en el país, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 hermanos y sacerdotes entre 1980 y 2015.

A principios de año, varios arzobispos australianos admitieron que la respuesta de la Iglesia Católica del país ante los casos de pederastia fue equivocada y lindó con la "negligencia criminal".

El fallo coincide con el juicio que el cardenal George Pell, "número tres" del Vaticano, afronta en Australia, cuyos detalles no pueden ser divulgados hasta que concluya el proceso por orden judicial, pese a que ya se habían dado a conocer en la presentación de los cargos y en la fase de instrucción.

Secciones