¡

Soplar cien velas antes de las vacaciones

Ibai Gómez, el técnico Juan Carlos Marco y Urko Vera, que hoy defenderán la camiseta del Santutxu contra el Athletic.Foto: Borja Guerrero

El Athletic cierra la temporada con un amistoso ante el Santutxu para celebrar el centenario del club de Mallona

Un reportaje de Nagore Marcos - Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

EL Athletic cerrará esta tarde una temporada para el olvido, en la que ha firmado la segunda peor campaña de su historia, con un amistoso ante el Santutxu (19.00 horas, Artunduaga). Será la última vez que Kuko Ziganda se siente en el banquillo rojiblanco, después de que el presidente del club, Josu Urrutia, anunciara hace dos semanas de forma oficial que el técnico navarro no seguiría el próximo curso al frente del primer equipo. Y será también la última vez que Enric Saborit y Kike Sola, este último solo si supera sus molestias en los músculos isquiotibiales que le han mantenido fuera de los entrenamientos esta semana, tengan la oportunidad de vestir la camiseta del Athletic, tras finalizar contrato esta temporada y no tener ninguna propuesta de renovación. Así pues, el conjunto rojiblanco vivirá esta tarde un encuentro de despedidas, tras el cual todos los jugadores comenzarán sus vacaciones. Sin embargo, no solo será un partido especial para el club de Ibaigane, ya que el Santutxu también acude a este duelo con muchas ganas de disfrutar. Y es que el amistoso programado para esta tarde en Artunduaga servirá para conmemorar el centenario del equipo de Mallona. “Llevábamos intentado hacer este partido desde hace mucho tiempo y al final hemos conseguido que el Santutxu pueda jugar contra el Athletic al menos una vez en su historia. Es algo muy importante para nosotros porque al final somos un club de fútbol y, por eso, aunque hagamos muchos actos de celebración, lo más importante para nosotros son los partidos. Y qué mejor rival que el Athletic”, explica Juan Carlos Marco, más conocido en los banquillos como Marquitos, entrenador del Santutxu.

No será tampoco un amistoso cualquiera, al uso, porque el Santutxu ha llamado para su convocatoria a jugadores que no han formado parte de su equipo esta temporada, pero que, a pesar de ello, son muy importantes para el club. Jugadores que, tras pasar por Mallona, despegaron en el mundo del fútbol hasta llegar a la Primera División, pero que a pesar de ello no han querido perderse el centenario de su equipo nodriza. “Tanto Ibai Gómez (del Alavés e hijo del actual presidente Miguel Ángel Gómez, Mitxelo), como Unai Bustinza (del Leganés), como Urko Vera (en el Astra Giurgiu de Rumanía) tienen permiso de sus clubes para participar en el partido con nosotros, echando una mano al Santutxu”, informa Marquitos. E incluso el extremo albiazul y el delantero de Otxarkoaga se acercaron el pasado lunes a las instalaciones de Mallona para completar el último entrenamiento antes del amistoso junto a los que serán sus compañeros esta tarde. “Estamos muy emocionados con que vengan porque para nuestros jugadores es muy ilusionante poder jugar con ellos. También sirve para que nuestros futbolistas vean que con esfuerzo y ganas se pueden lograr las cosas que ellos han conseguido. Aparte de que también es muy bonito que los tres se acuerden del Santutxu, el equipo donde empezaron a jugar al fútbol”, argumenta el míster bilbaino. Así pues, esta tarde Ibai Gómez, Bustinza y Urko Vera se reencontrarán con el que fue uno de sus primeros clubes pero, también, con algunos excompañeros con los que compartieron vestuario en el Athletic. Mientras que el club de Mallona, en la temporada de su centenario, podrá presumir de que de su cantera salió, en la época reciente, un buen puñado de futbolistas que llegaron a debutar en Primera puesto que, a los tres ya mencionados, en Santutxu tampoco se olvidan de jugadores como Aitor Ramos, Urko Arroyo y Jonan García.

Con estos alicientes, Artunduaga se convertirá esta tarde en una fiesta para el futbol vizcaino. Y es que, a pesar de que el Santutxu juega sus partidos como local en Mallona y aunque la idea inicial era disputar este encuentro en el barrio bilbaino, finalmente tuvo que trasladarse el duelo hasta Basauri porque el Athletic tiene como norma no disputar amistosos en terrenos de césped artificial. Con todo, desde el club del centenario consideran que este cambio de escenario no afectará al carácter festivo del encuentro: “El partido contra el Athletic será una fiesta para todos, que pasaremos una muy buena tarde. De hecho, todos los actos del centenario están saliendo incluso mejor de lo que esperábamos y este encuentro no será una excepción”, augura Marquitos. El entrenador del Santutxu recalca el carácter amistoso del partido y, aunque sería algo maravilloso, reconoce que no piensa en “ganar al Athletic”: “Lo más importante no será ganar, sino que todos los jugadores de la plantilla puedan participar, que todos tengan su momento de ilusión de poder jugar contra futbolistas profesionales de tan alto nivel. Y encima del Athletic, porque la mayoría de nuestros jugadores son socios. Así que solo espero que todos salgamos contentos”.

mas de 300 partidos Además de ser este el año del centenario del Santutxu, también ha sido la temporada en la que Marquitos ha conseguido llegar a los 300 partidos en el banquillo del conjunto de Mallona. Hecho que ocurrió el pasado abril en el feudo del Amurrio (2-1). “Ya no son 300, sino 304, pero es un número anecdótico, aunque muy bonito y muy difícil de conseguir. Porque no es fácil estar diez temporadas consecutivas en el mismo equipo, sobre todo hoy en día, tal y como está de nervioso el fútbol con los entrenadores”, explica el míster. Con todo, Marquitos le resta importancia a sus números porque, como reconoce, “lo más importante este curso era que el equipo se mantuviera en Tercera para poder estar las dos temporadas del centenario en esta categoría”. Así, con el trabajo realizado -el Santutxu finalizó la temporada en mitad de la tabla y con la salvación asegurada con bastante antelación-, el conjunto de Mallona disputará ante el Athletic un amistoso que servirá para dar fin a un curso positivo para los primeros y bastante decepcionante para los segundos. Después, las vacaciones les esperan.

Secciones