huella histórica

La Bolsa de Nueva York tiene nombre de mujer

Stacey Cunningham posa en el parqué bursátil de Nueva York.Foto: Facebook de New York Stock Exchange

Por primera vez en sus doscientos años de historia, el parqué estará dirigido por una mujer, Stacey Cunningham

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

En un mundo dominado por hombres, Stacey Cunningham se pone al frente de la Bolsa de Nueva York y pone de manifiesto que, al ser la primera mujer en ese puesto, se acaban dos siglos de discriminación que han dejado una huella histórica.

Cunningham, de 43 años, hasta ahora jefa de operaciones del Grupo NYSE, que gestiona el parqué bursátil neoyorquino, se convertirá el viernes próximo en la nueva presidenta de la firma, la primera mujer que ocupa ese puesto en sus 226 años de historia. “Es un ambiente dominado por los hombres”, afirmó ayer Cunningham en declaraciones a la cadena financiera CNBC poco después de que el Grupo NYSE anunciara que, desde el 25 de mayo, se quedará como presidenta del grupo gestor del parqué.

A pesar de ser el mercado bursátil más conocido, cuando se pasea por el suelo de operaciones neoyorquino, la presencia de mujeres es mínima y está dominado por hombres volcados en terminales de operación con muchos años a la espalda. “Hay muy pocas mujeres en las finanzas, hay pocas mujeres en la tecnología...”, se lamenta Cunningham. Es un sector, agrega, que “no ha cambiado tan rápidamente como se ha hecho en otros sectores”.

Cunningham, sin embargo, no es ajena al parqué neoyorquino. Comenzó como becaria en 1994 y se convirtió en operadora dos años después, cuando solo tres docenas de las 1.300 personas que trabajaban en el NSYE eran mujeres. Eran tiempos en los que el baño de las mujeres de la séptima planta del edificio del NSYE estaba dentro de una vieja cabina telefónica, mientras el palaciegobaño de los hombres tenía hasta sillones.

La ‘Niña sin miedo’ Al mencionar ayer el nombramiento de Cunningham, The Wall Street Journal recordó que antes de que termine el año se colocará ante la sede del NYSE una estatua de bronce, la Niña sin miedo, montada clandestinamente cerca de allí el 7 de marzo de 2017. Esta estatua representa a una niña en valiente desafío ante el icónico toro de Wall Street.

Cunningham parece ser una niña sin miedo, porque lleva años moviéndose con éxito en un círculo dominado por hombres, que le ha permitido avanzar desde la base hasta dirigir las operaciones del NSYE, el puesto actual y desde el que asciende hacia la presidencia. “Aquí crecí y es como si me hubieran salido los dientes aquí (...). Me encanta este lugar”, sostiene. “Se cierra el círculo”, agregó. Le ha costado mucho tiempo a las mujeres llegar a ocupar la máxima dirección del principal mercado bursátil del mundo, retratado con cierto éxito por el personaje de Gordon Gekko, interpretado por Michael Douglas en el filme de 1987 Wall Street.

El consorcio del que depende el Grupo NYSE, Intercontinental Exchange (ICE), recordó ayer que no fue hasta 1967 cuando se convirtió en operadora del parqué neoyorquino la primera mujer, Muriel Siebert. A Siebert le costó entrar a ese exclusivo club. De los primeros diez operadores a los que le pidió su recomendación para que patrocinaran su candidatura, nueve se negaron a ello. “Más de medio siglo después de que Muriel Siebert se convirtiera en la primera mujer en ocupar un asiento en el NYSE, Stacey representa una nueva generación en el liderazgo del grupo NSYE”, afirmó el presidente de ICE, Jeff Sprecher.

Cunningham tiene muchos retos por delante, entre ellos la competencia del Nasdaq, un gran rival del NYSE y que, también, está dirigido por una mujer desde enero pasado, Adena Friedman.

Secciones