Ponencia de autogobierno

PNV y Bildu incluyen el derecho a decidir y los derechos sociales en el nuevo estatus

La Ponencia cierra hoy el preámbulo con las alusiones acordadas con Elkarrekin Podemos pese a su desmarque

Míriam Vázquez - Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El PNV desvelará hoy el preámbulo del nuevo estatus de autogobierno que ha negociado con EH Bildu y Elkarrekin Podemos, aunque la coalición morada decidió desmarcarse finalmente del acuerdo la semana pasada provocando el desconcierto de los grupos abertzales. No se prevén grandes sorpresas en el contenido del documento, donde se alude de manera expresa a la relación bilateral con el Estado, el derecho a decidir y la visión de los derechos históricos como percha legal para actualizar el autogobierno y conseguir el blindaje de las competencias vascas, Euskal Herria como pueblo asentado en siete territorios y en tres realidades institucionales diferentes (CAV, Nafarroa y Mancomunidad de Iparralde), y el reconocimiento nacional del pueblo vasco.

Aunque Elkarrekin Podemos se haya desmarcado del preámbulo y vaya a presentar un voto particular, se van a mantener los conceptos acordados con la coalición morada que, sobre todo, se van a plasmar en una alusión concreta al blindaje de los derechos sociales, el pacto social y el pacto por la igualdad entre hombres y mujeres, su principal reivindicación y también la del PSE. Esa mención en el nuevo estatus persigue vincular y obligar con mayor fuerza a los poderes públicos para que desplieguen actuaciones que garanticen esos derechos. El texto que se va a presentar hoy no será la redacción definitiva, puesto que un grupo de juristas que serán designados por los partidos van a traducirlo a lenguaje jurídico y a un articulado.

La Ponencia de Autogobierno se reunirá de nuevo hoy en el Parlamento Vasco para dar carpetazo al preámbulo, la parte introductoria del estatus para la comunidad autónoma. También se va a iniciar la negociación del Título Preliminar, que en este caso será gestionado por EH Bildu. Presentará su propuesta a los grupos y abrirá un periodo inicial de una semana para llegar a un acuerdo. Está sobrevolando la posibilidad de que Elkarrekin Podemos vuelva a desmarcarse por la similitud entre ambos capítulos, aunque en los grupos abertzales creen que ha tomado la decisión política de borrarse de los acuerdos si no los firma el PSE, por el coste que tendría en Madrid la fotografía con el nacionalismo vasco. Los socialistas van a reservar su voto discrepante para el final y no lo presentarán en cada capítulo. El PP se ha quedado al margen porque no quiere reformar el Estatuto de Gernika.

El acuerdo que presentará hoy el PNV consta de ocho puntos, tal y como revelaron desde EH Bildu. Elkarrekin Podemos había apalabrado su respaldo e, incluso, había pactado algunas discrepancias relacionadas con los derechos históricos y la capacidad de reformar el modelo de Estado desde un Parlamento autonómico, donde iba a presentar un voto particular. No obstante, la coalición morada aseguró que el acuerdo no estaba cerrado y se va a desvincular totalmente del documento. EH Bildu apoya el texto, aunque con un voto particular en áreas que no ha concretado. Lo más previsible es que se centre en la lectura del pasado, el rendimiento del Estatuto de Gernika y el valor de lo conseguido.

El texto que se va a presentar hoy no es el definitivo. Cuando culmine el debate sobre todos los títulos, los partidos depositarán esas bases en el grupo de juristas que van a designar para que den forma al articulado. Los expertos traducirán el acuerdo al lenguaje jurídico y podrán limar algunas alusiones. Lo que se proponen los grupos en esta primera fase de debate político es dejar clara la idea, “el concepto”, tal y como explican desde EH Bildu. Cuando los expertos culminen su trabajo, el nuevo estatus volverá al Parlamento Vasco como un texto articulado, y los grupos volverán a debatirlo como proposición de ley. Presentarán sus enmiendas y entrará en el ciclo habitual de toda tramitación parlamentaria, hasta su votación en pleno. El PNV quiere un pacto transversal porque es consciente de que un acuerdo solo entre abertzales lo aboca al veto en la tramitación en el Congreso de los Diputados, donde PSOE y Unidos Podemos tienen una presencia muy relevante. No obstante, les ha dejado claro que no pueden pretender que el PNV rebaje sus planteamientos desde el minuto uno, sino que debe producirse una cesión por ambas partes.

discrepancias Los socialistas no comparten la vía de los derechos históricos porque creen que no se puede modificar el modelo de Estado desde un Estatuto de Autonomía. Piden una reforma constitucional. El PNV recuerda que los derechos históricos están reconocidos en la propia Constitución, y que el grupo jeltzale también apuesta por el acuerdo con Madrid cuando se ciñe al procedimiento legal de reforma estatutaria, que obliga a pasar por el Congreso. EH Bildu también seguirá la vía legal y no defiende la independencia, aunque mantenga esa meta final en su planteamiento político. PNV y PSE son los dos socios en el gobierno de coalición, pero dejaron este punto al margen del acuerdo para darse libertad en esta discusión y no contemplan que tenga ninguna incidencia en su relación institucional.