pruebas diagnósticas

Euskadi, a la cabeza del Estado en el cribado de cáncer colorrectal

La detección precoz podría reducir la mortalidad entre un 30 y un 35 %

Euskadi está, junto con Navarra, La Rioja y Valencia, a la cabeza de las comunidades en el desarrollo de programas de cribado del cáncer colorrectal, ya que la invitación a la prueba llega a toda la población considerada de riesgo.

EFE - Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:15h.

MADRID/GASTEIZ. En el lado contrario, en Andalucía, Extremadura y Madrid estos programas solo alcanzan al 20 % de la población de riesgo a pesar del escaso coste económico que suponen y a que la implantación de estos protocolos podría reducir la mortalidad por este tipo de tumor entre un 30 y un 35 %.

Así lo han denunciado hoy oncólogos y pacientes en la presentación de un manifiesto elaborado por la asociación EuropaColon España, que advierte de las importantes desigualdades que existen en el territorio estatal a la hora de acceder a estas pruebas diagnósticas.

En el caso de Euskadi el programa de cribado de cáncer colorrectal se puso en marcha hace diez años y en este tiempo se han detectado 26.856 lesiones malignas y premalignas, el 69,6 % en hombres y el 30,4 % en mujeres, según los datos difundidos recientemente por el Departamento vasco de Salud.

Del total de cánceres diagnosticados en estos diez años, el 69 % se encontraron en estadios iniciales, frente al 40 % se detectaban de forma temprana antes de 2009.

Los programas de cribado del cáncer colorrectal contemplan que todas las personas mayores de 50 años están llamados a realizarse una prueba de sangre oculta en heces y, de dar un resultado positivo, una colonoscopia. En el País Vaco la población diana está formada por 591.744 personas, es decir el 27,2 % de los vascos.

De generalizarse en el Estado estas pruebas, que contribuyen a una detección precoz del tumor, la mortalidad por este tipo de cáncer se podría reducir entre un 30 y un 35 %, lo que supone evitar la muerte de alrededor de 4.000 personas cada año.

Sin embargo, los protocolos no están plenamente instaurados en todo el territorio estatal y, además, los pacientes no siempre responden a la invitación a realizarse la prueba de sangre oculta en heces.

De hecho, el presidente de EuropaColon, Emilio Iglesia, ha lamentado que en el mejor de los casos, solo 6 de cada 10 pacientes acuden a realizarse esa prueba, frente al 90 % de mujeres que responden al cribado de cáncer de mama y se realizan una mamografía, a pesar de que se trata de un procedimiento doloroso.

Para la presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ruth Vera, la razón está en que el cáncer de colon no es uno de los tumores que más temido, a pesar de que es el de mayor incidencia en el Estado, con más de 34.000 nuevos diagnósticos en 2017, y el que más muertes provoca por detrás del de pulmón (15.800 defunciones en 2016).

No obstante, la supervivencia de este tumor ha aumentado en los últimos años y se encuentra por encima de la media europea, con un 64 % de supervivencia a los 5 años, frente al 57 % de la UE.

Esto se debe, a juicio de Vera, a la implantación de estas técnicas de screening, las mejoras en los tratamientos y la innovación en el conocimiento molecular del cáncer.

Por ello, el oncólogo del Hospital Clínico San Carlos, Javier Sastre, ha afirmado que "es prioritario" llevar a cabo en el Estado el programa de cribado al 100 % en todas las comunidades, y ha destacado que el test de sangre oculta en heces sólo cuesta 2 euros y menos de 200 una colonoscopia.