XVIII Congreso en cinco capitales vascas

Eusko Ikaskuntza, preparada para otro siglo

La Sociedad de Estudios Vascos celebrará entre octubre y noviembre su XVIII Congreso en cinco capitales vascas, coincidiendo con el centenario de su constitución

Un reportaje de Harri Fernández - Miércoles, 23 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Eusko Ikaskuntza aborda en 2018 dos citas muy importantes: su centenario y la celebración de su XVIII Congreso. Los máximos responsables de la Sociedad de Estudios Vascos se reunieron ayer para dar a conocer la programación prevista para estos dos encuentros.

Eusko Ikaskuntza surgió en septiembre de 1918, en Oñati, y su actual presidente, Iñaki Dorronsoro, aseguró ayer que 100 años después reafirman el mandato fundacional y continúan con el doble objetivo con el que nació: reforzar la identidad de la cultura vasca y asumir desde un punto de vista prospectivo los retos de Euskal Herria en cada momento histórico. El presidente enumeró todos los congresos que ha celebrado la institución desde aquel primer año, “muchos de los cuales tuvieron un carácter internacional”. Fueron seis entre 1918 y 1936;durante el franquismo se llevaron a cabo dos, en Iparralde;mientras que a partir de 1978 se han celebrado otros nueve. El 18º se desarrollará en varias jornadas durante el otoño de este 2018, bajo el lema Geroa, elkar ekin/El futuro que nos (re)úne.

El nuevo cónclave tendrá como objetivo construir los escenarios que desea la sociedad del siglo XXI con varios ejes estratégicos como base: La sociedad que queremos, la sociedad que tendremos;Construyendo de forma conjunta los escenarios de futuro del euskara;Nuestras gentes: sociedad y cultura;Desarrollo socioeconómico y Gobernanza democrática.

Eusko Ikaskuntza inició hace cuatro años un nueva manera de afrontar las investigaciones. Según explicó Dorronsoro, previamente, las cuestiones a analizar partían de los propios investigadores, pero ahora lo hacen desde la sociedad civil, cuestión que en su momento causó cierto “escepticismo”, pero que con el tiempo se ha constatado que la participación “ha superado todas las expectativas. El presidente del comité organizador del XVIII Congreso, Xabier Alkorta, aclaró que entre 2014 y 2015, la Sociedad de Estudios Vascos llevó a cabo un proceso participativo tanto con socios como con personas que no lo eran -tomaron parte en torno a 250 personas- para decidir los ya citados ejes que son las claves de cara a la Euskal Herria del futuro. Esos se subdividieron en doce temas que se trataron en once seminarios y 18 foros sociales. Más de 800 personas han participado de todo este proceso, que ha dado como resultado la redacción del Libro verde de los territorios de Vasconia. Esta publicación recoge un análisis de la situación actual en los cinco planos y que se irá convirtiendo, poco a poco, en un Libro Blanco.

El cónclave de Eusko Ikaskuntza se celebrará en seis sesiones en las que se abordarán las conclusiones de cada eje. La apertura será en Baiona el 5 de octubre, mientras que el 19 de ese mes será el turno de la sesión de Gasteiz, en la que el euskera será la materia central;el 26 se celebrará en la capital navarra y la ponencia será Nuestras gentes: sociedad y cultura;en Bilbao se hablará del desarrollo socioeconómico (9 de noviembre), mientras que en Donostia, el 16 de noviembre, se hablará de gobernanza democrática. El cierre será el 23 de noviembre en Oñati. “Este congreso va a poner de manifiesto que Eusko Ikaskuntza es un privilegiado punto de encuentro de personas con plurales sensibilidades e intereses en torno a valores, deseos, ideas y sentimientos compartidos”, afirmó Dorronsoro, al tiempo que añadió que un siglo después la institución sigue trabajando por “la cohesión, la integración de la diversidad y por todo lo que nos define como pueblo”.

del libro verde al libro blanco “Nuestro objetivo era llevar a cabo un proceso innovador en relación a esos cinco ejes”, comentó Alkorta. Es por ello que Eusko Ikaskuntza, una vez terminado el Libro verde,ha emprendido la labor de desarrollar el Libro blanco, que en lugar de un diagnóstico será un conjunto de soluciones de futuro y propuestas en claves de cohesión y la solidaridad.

Alkorta explicó que, tras un contraste con las Mesas Ciudadanas, entre mayo y junio llevarán a cabo siete foros sociales -ya se han llevado a cabo dos-, antes de llegar al congreso. “Es una oportunidad para reafirmarnos en nuestro recorrido y de renovar la agenda de Eusko Ikaskuntza para el futuro”, comentó.

Por su parte, la portavoz del comité científico del congreso, Beatriz Akizu, indicó que el Libro Verde es “un punto de partida inconcluso, un diagnóstico para delimitar las debilidades y las oportunidades” de la sociedad vasca actual. Akizu insistió que este ofrece una mirada “poliédrica” que no ofrece consenso, sino respuestas acumulativas que incluso llegan a ser contradictorias unas con otras. Por su parte, otro portavoz, Mario Zubiaga, explicó que todavía no está estructurado la nueva publicación, pero sí que matizó que será de tipo “río” e irá construyendo por el camino, recogiendo además las conclusiones que salgan de la última jornada, el 23 de noviembre.