dudas sobre su futuro

Por nosotros y por toda nuestra gente

La plantilla del Bilbao Basket regresó ayer a los entrenamientos tras consumarse su descenso de categoría.Foto: José Mari Martínez

ANTE LAS DUDAS SOBRE SU FUTURO, EL BILBAO BASKET QUIERE CERRAR UNA ETAPA DE SU HISTORIA CON UN TRIUNFO EN Burgos

Roberto Calvo - Jueves, 24 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El Bilbao Basket pone fin hoy a 14 años de su historia. El Coliseum de Burgos verá el último partido del equipo en la Liga Endesa, salvo que en las próximas semanas se produzca un vuelco en los acontecimientos que muchos desean, pero que no parece probable. Es posible también que sea el último encuentro de un club ahogado por las deudas y que necesita algo más que un tratamiento de choque para mantener su actividad. Pese a todo ello, unos 200 seguidores de la marea negra, fieles hasta el último día, acompañarán a sus jugadores a una cita sin trascendencia para la clasificación y que será una fiesta para el equipo local, ese San Pablo Burgos que en su primera experiencia en la máxima categoría ha sido un ejemplo de templanza y paciencia ante las dificultades y acabará con doce o trece victorias y el mismo entrenador con el que empezó el curso.

Seguramente, todos en el Bilbao Basket estarán aliviados porque este día haya llegado al fin, no por lo que significa, sino porque pone el cierre a una temporada muy dura de sobrellevar. Quizás, a Jaka Lakovic, el tercer inquilino del banquillo, se le haya quedado corta. El técnico esloveno busca, al menos, acabar con su primera victoria como entrenador jefe de un banquillo este corto periodo de cuatro semanas en las que “me he encontrado cómodo”. “Tienes mucha más responsabilidad que como ayudante, pero me gusta le baloncesto, he jugado toda mi vida a este nivel, me llena de orgullo y motivación estar aquí”, aseguró Lakovic en su penúltima rueda de prensa, en la que no quiso valorar qué habría pasado de haber llegado antes al cargo ya que con él los hombres de negro han dado un nivel más alto, aunque los triunfos siguen resistiéndose. “Soy debutante y creo que no tengo el derecho de especular con eso”, indicó. En todo caso, regresó a su primera comparecencia como entrenador del Bilbao Basket y recordó que “los entrenadores no importamos, no somos los protagonistas. Las victorias llegan si hacen bien las cosas los jugadores”.

Lakovic no ocultó que le gustaría seguir en Bilbao, aunque la situación del club lo hace todo muy complicado. Ha sentido, como todos, ese incondicional apoyo de la afición del Bilbao Basket, que “es algo único y, desde luego, no es normal con los resultados, que no han sido buenos. Estaban cada día dándonos apoyo, debemos agradecerlo, porque es algo que no pasa en muchos lugares de Europa”. Aunque hoy solo esté en juego eso tan difuso del orgullo, la plantilla se han entrenado estos días con buen ánimo. “Pese a todos los problemas, los jugadores siempre han respondido”, señaló. El técnico de Liubliana apuntó que “hay muchas razones” para tratar de buscar hoy la victoria en Burgos: “Lo primero, representamos un escudo que tiene mucho valor en Bizkaia, tenemos detrás una afición leal, el objetivo es ganar, acabar con victoria para nuestros seguidores”.

la lucha por el ‘play-off’ La de Burgos es una de las canchas en los que no habrá nada en juego en la unificada última jornada. Con los cuatro primeros puestos de la liga regular ya decididos, la atención estará centrada en los equipos que completarán las eliminatorias por el título que arrancarán este próximo fin de semana. El UCAM Murcia parte en desventaja ya que no depende de sí mismo, pero aún puede colarse en los puestos del quinto al octavo. El orden puede verse alterado con los resultados de esta tarde, aunque al no haber duelos directos lo lógico es que todo quede como está.

Secciones