“No tengo nada que perder, esto es un premio”

Aimar Olaizola vive la final del mano a mano sin la presión de años anteriores

“Desde el saque se hace mucho daño y decide el 60% de cada partido”

Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

colorado

Bilbao - “Casi todo el mundo decía que no llegaría a la final del Manomanista, incluso yo pensaba que lo tenía muy complicado, pero he llegado y para mí es un premio”, desgranó Aimar Olaizola tras seleccionar cueros en el frontón Bizkaia de Bilbao de cara a la cita por el trono del Manomanista ante Altuna III, programada para el domingo. El manista de Goizueta, que ya ha disputado 25 finales en su carrera deportiva en Primera, manifestó que tiene “la tensión lógica”. Aun así, está “tranquilo”. “Estando en la final, voy a ir a por la txapela”, declaró el veterano delantero de Asegarce.

“Jokin Altuna es un adversario complicado, ya que domina todas las posturas. No se le ven agujeros. En el mano a mano no hay milagros. Si le mantengo lejos del frontis, será una buena señal”, recitó el navarro, quien aseveró que “está claro que no tengo que hacer regalos si quiero aspirar al título”. De este modo, Olaizola II admitió que le da vueltas a la cabeza. “Es inevitable pensar en la final, porque todos te hablan de lo mismo. No me vuelvo loco, porque no tengo nada que perder. Se trata del campeonato más importante del año y lo tomo como un premio”, desbrozó Aimar, que apostilló que “los dos tenemos el mismo objetivo, pero este año lo veo como un premio. En otras ediciones me daba más rabia perder. Esta vez estoy más tranquilo. Estoy disfrutando más del cariño del público”.

Asimismo, Olaizola II afirmó que “en el saque se decide el 60% de cada partido. Se hace mucho daño con eso, ya sea de modo directo o con el saque-remate”. De hecho, el de Asegarce comprobó que el Bizkaia es un frontón que no le disgusta “para sacar largo y darle altura”. - I. G. Vico