Kutxabank anima a las empresas a invertir en un “momento dulce”

Imagen de una de las ponencias de las jornadas. (Foto: Borja Guerrero)

El banco destaca las facilidades de acceso a la financiación e invita a las pyme a lanzar proyectos

A. Diez Mon - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO - Kutxabank animó ayer a las pymes vascas a aprovechar el “momento dulce de la financiación” para “invertir y sacar adelante nuevas iniciativas” empresariales. “Ningún proyecto se va a paralizar por el coste financiero”, subrayó ayer Fernando Irigoyen, el director general de Negocio Mayorista del banco vasco. Irigoyen participó en unas jornadas sobre riesgo país organizadas en Donostia por la compañía de seguros de crédito Coface, Kutxabank y Cámara de Gipuzkoa.

Al acto acudieron cerca de 100 empresarios vascos, que escucharon varios mensajes optimistas de cara al futuro y algún aviso a navegantes. Los expertos que participaron como ponentes subrayaron que la economía está frente a un año que va a ser “globalmente bueno”. Sin embargo, advirtieron de que “será necesario un mayor empuje para mantener la inercia de crecimiento”. Las compañías que se queden cruzadas de brazos pueden perder el tren de las oportunidades y para evitarlo el banco de las tres antiguas cajas de ahorro vascas mostró su disposición a apoyar los proyectos que pueden dar ese plus al tejido productivo de la CAV.

Los expertos coincidieron en que gran parte de las opciones de crecimiento hay que buscarlas en los mercados internacionales. En el plano de los riesgos, señalaron que las estrategias en el exterior deben debe estar acompañadas de medidas de “protección frente a posibles situaciones de impago”. En esa línea, Mikel Aguirre, jefe de riesgos de Coface para España y Portugal, apuntó que el crecimiento mundial “ha alcanzado su punto máximo y está empezando a mostrar señales de debilidad en los países avanzados”.

De este modo, partiendo de la base de que este año también será positivo para la economía, Aguirre aclaró que “el pico de crecimiento ya ha pasado”, con lo que las empresas se verán obligadas a ser todavía más activas para mantener el ritmo de los últimos años.

Por su parte, Iñaki Beristain, responsable del Área de Inteligencia Competitiva y Estudios de Kutxabank, destacó que los tipos de interés están “en un nivel muy bajo”. Una situación que estrecha los márgenes de la banca, pero que es “favorable para las empresas que requieren financiación”.

“En Kutxabank estamos firmemente comprometidos en continuar siendo parte del tejido industrial vasco, en el que contamos con historia, experiencia y vocación de permanencia, por lo que invitamos a las pymes a invertir y sacar adelante nuevas iniciativas porque creemos que ningún proyecto se va a paralizar por el coste financiero”, añadió más tarde Fernando Irigoyen, que es la cabeza visible del negocio de empresas del banco vasco.

El mensaje no es nuevo del todo, pero se refuerza el eco en el contexto actual, con varias inversiones que empiezan a ver la luz. Entre los proyectos que están tomando cuerpo está la fábrica de Haizea Wind en el Puerto de Bilbao, inaugurada el miércoles y que está respaldado con 10 millones de euros por parte del fondo Ekarpen, en el que participan el Gobierno vasco, Kutxabank y la Corporación Mondragon.

De forma implícita la entidad financiera vasca volvió a poner ayer sobre la mesa en las jornadas de Donostia las diferentes líneas de apoyo a la empresa con las que cuenta.

Por su parte, Pedro Esnaola, presidente de la Cámara de Gipuzkoa, resaltó en su intervención que “la internacionalización de las empresas debe ser una actitud más que una oportunidad en momentos de crisis en los mercados tradicionales de las mismas”. Añadió que “esta actitud, ligada a un conocimiento profundo tanto de las fortalezas de los productos, como de los mercados exteriores objetivos y de sus necesidades, generan oportunidades para las empresas, independientemente de su tamaño”.

Secciones