La Naval confía en que habrá acuerdo para acabar la draga

Trabajadores de La Naval, durante una reciente concentración en el astillero. (Juan Lazkano)

El astillero asegura al comité que la decisión de Van Oord es “la mejor opción”

A. Legasa - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - El comité de La Naval volvió a pedir ayer una solución que permita retomar la actividad e instó a la banca a no entorpecer el acuerdo con Van Oord para terminar la draga Vox Alexia. En ese sentido, la dirección del astillero transmitió a los representantes de los trabajadores que la opción que queda para salvar el pedido, que pasa por que el armador holandés compre a la banca el esqueleto del barco, puede ser una salida viable.

De hecho, siempre según las explicaciones del comité, la dirección de la empresa de Sestao aseguró ayer que el movimiento que ejecutó el miércoles Van Oord es “la mejor opción”. El armador decidió continuar adelante con la ejecución de las garantías firmadas con los bancos tras rechazar la oferta de refinanciación de las seis entidades implicadas. Eso supone que únicamente queda una salida posible para que Van Oord mantenga la construcción de la draga en Sestao y esta pasa por recomprar la parte que ya está montada a la banca con parte del dinero que cobrará por ejecutar los avales.

La cuestión es qué cifra sería la que beneficia a las dos partes, toda vez que las entidades buscarán recuperar la mayor parte posible de esos 42 millones y el armador necesita un colchón económico para financiar los trabajos restantes en Sestao, que se prolongarían durante veinte meses más.

El comité mostró ayer su confianza en la buena voluntad de Van Oord y advirtió de que “no tiene dudas” de que la firma holandesa quiere acabar la draga en Sestao. No parece, según la sensación del comité, que la primera opción de Van Oord sea llevar a cabo la amenaza de contratar la construcción de una nueva draga en Singapur, como advirtió el miércoles.

Por tanto, el comité situó la pelota en el tejado de la banca acreedora, a la que pidió que “no ponga palos en las ruedas” en la negociación y acepte vender el esqueleto de la draga a la empresa holandesa. Pide además celeridad en alcanzar un acuerdo y recuerda que la situación económica del astillero es crítica.

Aunque hay un plazo de un mes para encontrar una cifra por la que traspasar la draga, los sindicatos del astillero ya advierten de que, en el momento en que la tesorería no permita cobrar la nómina estudiarán poner en marcha movilizaciones.

Secciones