sentencia de la ‘ trama Gürtel’

La Audiencia no da credibilidad a la versión del presidente sobre la caja B

Señala que Rajoy y otros dirigentes del partido ocultaron la verdad ante el “reproche social”

I. Santamaría - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Rajoy mintió sobre la caja B del PP. Así se recoge en la sentencia del caso Gürtel que desbroza en una parte los presuntos pagos de empresarios al partido a cambio de adjudicaciones. En el fallo se explica que varios testigos como el presidente español o dirigentes como Pío García Escudero o Javier Arenas no fueron creíbles en sus explicaciones sobre el contenido de los llamados papeles de Bárcenas al negar la existencia de las cuentas paralelas. Es lo que creía Anticorrupción, tal y como expuso en su informe final, “argumentación que comparte el tribunal”. Los magistrados señalan que no pueden tener en consideración lo afirmado por estos testigos porque decir lo contrario por su parte “ significaría reconocer haber recibido estas cantidades”, dado que de esos papeles se extrae no solo el pago de empresarios al partido sino que se había pagado una serie de sobresueldos a diversos dirigentes populares, incluido Rajoy.

El tribunal cree que los testigos negaron todos los extremos ya que lo contrario “supondría reconocer la percepción de pagos opacos para la Hacienda Pública, que si bien entiende que no son delictivos, pudieran ser considerados por los testigos como merecedores de un reproche social”. Es más, la Sala apunta que si hubiesen admitido esos cobros “vendrían a admitir la existencia de una caja b en el seno de una formación política a la que pertenecen o han pertenecido”.

De ahí que el tribunal “pone en cuestión la credibilidad de estos testigos, cuyo testimonio no aparece como suficiente verosímil para rebatir la contundente prueba existente sobre la caja b del partido”. Tal y como afirmó el Ministerio Fiscal: “No son suficientemente creíbles estos testigos para rebatir dicha contundente prueba”. Y como ejemplo, evoca que tanto Arenas como el actual presidente del PP madrileño, García Escudero, vinieron indirectamente incluso a confirmar algunos de los apuntes de la caja B, en concreto en relación con una cena del 2008 del entonces contable, Álvaro Lapuerta, y de un regalo. “Es decir, dieron detalles de lo que aparecía reflejado en este apunte de la caja b del partido”, zanja.

La sesión estrella del proceso fue cuando Rajoy acudió a la Audiencia Nacional como testigo. Ante el tribunal presidido por el magistrado conservador Ángel Hurtado, que se opuso siempre a su declaración, manifestó que su partido “jamás” recibió donativos en efectivo de empresarios y reiteró hasta en siete ocasiones que nunca se ha ocupado de cuestiones económicas del PP.