cuatro intervenciones quirúrgicas

Reconstruyen el rostro a una niña que sufría un tumor vascular gigante

La pequeña de cinco años ha contado con la ayuda Patti Maxey de Alabama, en Estados Unidos, que tras ver la situación de la pequeña en una foto de unos amigos que había hecho turismo en Vietnam emprendió una campaña para conseguir el dinero suficiente para financiar los viajes a Madrid (EFE)
La Sección de Cirugía Plástica Infantil ha culminado con éxito los tratamientos y cirugías que han realizado a Nguyet (EFE)

Una jubilada americana se ha implicado en curar a la menor vietnamita

El Hospital Gregorio Marañón ha reconstruido el rostro de una niña vietnamita de cinco años que sufría un tumor vascular gigante en el lado izquierdo de la cara, gracias a la ayuda de una mujer estadounidense que se ha implicado en su cura.

EFE - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:15h.

MADRID.  En un comunicado, el centro hospitalario ha explicado las cuatro intervenciones que se han llevado a cabo sobre el rostro de la niña, con las que se ha conseguido eliminar gran parte de las secuelas del tumor.

La sección de Cirugía Plástica Infantil del hospital ha reparado el ojo izquierdo, la nariz, el labio, el pómulo y el mentón de la niña, y ha recuperado el pelo que no tenía en la parte izquierda de la cabeza.

La primera de las intervenciones fue en abril del 2016 y duró un total de siete horas en las que, según el Gregorio Marañón, la niña perdió mucha sangre por culpa del tumor residual.

La segunda operación fue en el mes de mayo para avanzar en el cuero cabelludo expandido y realizar ciertos retoques en el lado izquierdo de la cabeza de la niña.

Dos años después, tiempo en el que las dos operaciones iniciales se asentaron, la menor volvió a ser operada en el Gregorio Marañón el 9 de abril, en la que se llevó a cabo una nueva reconstrucción de la zona afectada por el tumor y se eliminaron las cicatrices de las intervenciones anteriores.

La última intervención quirúrgica fue el pasado 9 de mayo, en la que se han llevado a cabo injertos de piel en la cara de la menor, que en breve podrá volver a su país para tener una vida normal.

"Un jardinero de la ciudad donde vivo me enseñó una foto de Nguyet, una niña vietnamita de seis meses con un tumor vascular gigante, dramático, que ocupaba más de la mitad de su cara. Su madre la sujetaba en brazos y miraba a la cámara con ojos de súplica y pensé, si no hago algo, la niña morirá", ha comentado la jubilada americana que se ha implicado en curar a la menor.

Secciones