final de la champions

El vértigo está asegurado

El Real Madrid busca agrandar su leyenda con su tercer título de Champions consecutivo ante el Liverpool, un clásico que está de vueltA y que también tiene en el ataque su vocación

Roberto Morales - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

kiev - El Real Madrid, dominador del fútbol europeo con la conquista de tres Ligas de Campeones de las cuatro últimas ediciones, desea engrandecer la leyenda en Kiev y ganar la decimotercera de su historia, esta vez ante un Liverpool renacido, que recupera prestigio con Jürgen Klopp y amenaza con un fútbol vertical de pegada.

La Liga de Campeones 2017/18 presenta una final de vértigo para los amantes del fútbol. Real Madrid contra Liverpool, dos equipos diseñados para atacar. La hegemonía del rey de Europa ante la historia de los reds, que llevan once años sin pisar el prestigioso terreno de una final y buscan su sexto entorchado.

El Real Madrid de Cristiano Ronaldo va camino de pasar a la posteridad como lo hizo el de Alfredo Di Stéfano en el inicio de la Copa de Europa con sus cinco trofeos. En un fútbol mucho más complejo de dominar, luchando ante multimillonarios propietarios de clubes que crean proyectos a base de talonario en busca de la gloria, los jugadores de Zidane lo desafían todo con su tercera final consecutiva.

El Real Madrid, que tiró la Liga antes de Navidad y se despidió por la puerta de atrás de la Copa, mostró que la ambición y el hambre en el fútbol es la clave del éxito. Y nada le motiva más que su competición fetiche. Los campeones ligueros de Francia (PSG), Italia (Juventus) y Alemania (Bayern) cedieron ante un equipo que para extender su hegemonía añadió la capacidad de sufrimiento.

Zidane, el mejor gestor de estrellas y egos de un vestuario, ha sumado este curso una evolución táctica y decisiones de personalidad. Quitó el cartel de intocable a Gareth Bale, mandó al banquillo a su protegido Karim Benzema en citas decisivas como la de Múnich y premió a los dos jugadores que cambiaron el rumbo de la temporada madridista, Lucas Vázquez y Marco Asensio, en una Champions que siempre lidera Cristiano.

El astro portugués, en el año que abandonó definitivamente la banda y se instaló en punta, ha marcado la mitad de los goles de su equipo, 15. En su sexta final busca su quinta Champions, dominador de la era moderna.

Tras conquistar las últimas seis finales jugadas, el Real Madrid encara un nuevo reto con las dudas de Zidane en solo una posición. Tiene diez fijos más una difícil decisión: Bale o Benzema. El rendimiento liguero del galés tras convertirse en suplente en Champions le ha devuelto opciones. Marcó en sus cuatro últimos partidos, mientras Benzema que salvó a su equipo con un doblete en la vuelta de semifinales, pero ha tenido un año aciago en el gol. Apenas once dianas son un registro pobre para el 9 del Real Madrid, pero su aportación en la táctica y la asociación con sus compañeros le dejan las mismas opciones de titularidad en la gran cita. Zizou debe decidir si sale a correr con la velocidad del Liverpool, para apostar por Bale, o prefiere ser más dominador del balón, y hacerlo con Benzema.

El renacer del Liverpool Sin hacer mucho ruido, el Liverpool de Jürgen Klopp ha ido quitándose de encima rivales y asaltando estadios hasta plantarse en la final de Kiev, donde buscará su primera victoria en la máxima competición continental desde 2005. Mucho ha llovido desde entonces y por Anfield desfilaron varios técnicos y muchos más jugadores hasta que se dio con la tecla en octubre de 2005, cuando llegó Klopp. Los Reds, que se quedaron fuera de competiciones europeas la pasada campaña, han hecho saltar la banca en esta y lucharán hoy en la capital ucraniana por su sexta Orejona.

El camino a la final ha sido, cuanto menos, largo, puesto que arrancó hace nueve meses, a mediados de agosto, con el triunfo en la fase previa sobre el peligroso Hoffeinhem.

Con récord de goles anotados incluido (40 tantos, 46 si se cuenta la fase previa) y liderado por la MSF, el tridente Mané, Salah, Firmino, el Liverpool ha goleado a cada uno de sus rivales (solo el Sevilla, con dos empates, se libró) y ya avisa al Real Madrid. Roma, Manchester City, Oporto o Maribor dan buena cuenta de ello.

Los datos