Mesa de Redacción

Enajenación mental

Por Concha Lago - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ACOSTUMBRADA a flagelarme, a veces reviso los temas más leídos en las webs de los periódicos digitales. Estoy habituada a que lideren el ranking bombazos como el divorcio de la cantante de La Oreja de Van Gogh y que figure entre lo más cliqueado la postura de yoga con trampa de la Pedroche. Lo más seguido en las webs va desde los sucesos más escatológicos hasta las noticias subidas de tono pasando por el detenido por forzar a una yegua y una potra (supongo que no al mismo tiempo). Hay un fenómeno sociológico que invita a idiotizarnos en masa, a alienarnos con las cosas más estúpidas y a evadirnos con las noticias más chuscas y los comentarios con mayor tasa de casquería. Entre una noticia y una buena dosis de morbo, siempre elegimos la segunda opción. Ahí va otro ejemplo: El DJ Avicii se suicidó tras hacerse cortes con un cristal afilado. Aunque El Caso desapareciera hace ya treinta años, destripamos con avidez el caso Diana Quer, abrimos en canal la causa del niño Gabriel e intentamos no perder ni ripio de los WhatsApps bochornosos de los lobos de La Manada. Vivimos en un país de chismosos y porteras donde Telecinco, con su impúdica exhibición de chonis recauchutadas y sus analfabetos adonis de playa, sigue siendo la tele más vista. Me dirán que cada uno se aliena como quiere... El problema es que no es una enajenación mental transitoria.

clago@deia.com