el pasado año

La Diputación atiende a 101 adolescentes que agredieron en el ámbito familiar

El programa de intervención familiar asistió a un total de 320 personas, de ellas 98 madres, 64 padres y 57 familiares

El programa de intervención familiar especializado en violencia filio-parental de la Diputación foral de Bizkaia atendió el pasado año a 101 adolescentes y jóvenes agresores (76 chicos y 25 chicas), correspondientes a 98 familias. De ellos, 17 agresores tenían entre 10 y 13 años, 24 entre 14 y 15 años, 46 de 16 a 18 años y 14 jóvenes de 19 a 21 años.

EUROPA PRESS - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 10:37h.

BILBAO. El programa fue puesto en marcha por la Diputación Foral de Bizkaia a finales de diciembre de 2008 con la finalidad de dar respuesta al "grave problema de la violencia filio-parental, cada vez más relevante en nuestra sociedad, por el aumento no sólo de su frecuencia, sino también de su intensidad", según han informado fuentes de la institución foral a Europa Press.

En este sentido, en los últimos cuatro años ha aumentado en un 23% el número de jóvenes agresores en el ámbito familiar asistidos por los servicios forales vizcaínos. En concreto, de 82 adolescentes atendidos en 2014, se pasó a 96 al año siguiente, a 100 en 2016 y uno más el pasado año.

Este programa aborda la violencia de los adolescentes que agreden a sus madres y padres u otros familiares convivientes. El abuso ejercido por estos y estas menores hacia sus progenitores puede ser físico, psicológico y/o económico.

ENTRE 10 Y 21 AÑOS

Pueden ser beneficiarias de este programa las familias residentes en el Territorio Histórico de Bizkaia, cuyos hijos o hijas, con edades comprendidas entre los 10 y 21 años, ejerzan violencia filio-parental y que soliciten ayuda para resolver dicha situación.

Las solicitudes para acceder al Programa se pueden presentar a través de los Servicios Sociales o entidades derivantes, o bien directamente ante el Servicio de Mujer e Intervención Familiar del Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia (cuando no haya intervención previa de otros servicios).

El programa atiende a estas situaciones desde una intervención integral con la familia, orientada a modificar el modelo de relación instaurado en la dinámica familiar y a facilitar el aprendizaje de un modelo de relación y de comunicación "más sano y satisfactorio", con el objetivo último de que desaparezca la violencia en las relaciones familiares.

Para ello, ofrece atención psicoterapéutica y educativa a la familia, realizando una valoración general de su dinámica familiar y de la situación de cada uno de los miembros, para llevar a cabo una intervención global, tanto a nivel individual como familiar, grupal y socio-comunitaria adaptada a las características de cada caso.

320 PERSONAS ASISTIDAS

El programa atendió el pasado ejercicio a un total de 320 personas (101 jóvenes agresores y 211 familiares de éstos). De estos últimos, 98 fueron madres, 64 padres, 54 hermanos y hermanas, y tres otros familiares.

Desde este enfoque se aborda de una manera central la perspectiva de género que subyace a la problemática de la violencia filio-parental, y que se manifiesta en el total de los casos atendidos. Así, dentro de los diferentes programas psicoeducativos que se trabajan con los adolescentes y sus familias, destaca el 

"Programa de prevención en violencia de género" y el "Programa de prevención de la violencia en las relaciones de pareja adolescentes" por su carácter específico. De este modo, la perspectiva de género subyace como eje central en la orientación y en el desarrollo de todos los demás programas y actuaciones ofrecidos desde la intervención.

Dentro de esos programas, cobra también especial importancia la "Escuela de padres y madres" para las familias que toman parte en el programa. Tras la valoración inicial de la familia y en función de sus necesidades, se trabajan otros programas como son: Entrenamiento en habilidades sociales y asertividad, Control de la ira y manejo de la ansiedad, Prevención de Drogodependencias, Elaboración de un plan de emergencia y autocuidado, Educación emocional, etc.

SESIONES SEMANALES

La duración prevista de la intervención es de un año aproximadamente, con sesiones semanales o quincenales con los diferentes miembros de la familia en conjunto y/o de manera individual. Posteriormente, existe una fase de seguimiento de otro año de duración en el que se mantienen contactos periódicos (presenciales o telefónicos) aproximadamente cada tres o cuatro meses después de la fecha de finalización de la misma, aunque esta periodicidad siempre va a variar en función de la situación de la familia y de la respuesta a estos contactos de seguimiento.

Se valora así, si surge la necesidad de reabrir la intervención, circunstancia que ocurre en "escasas familias, siendo por lo general suficiente con alguna sesión presencial para reajustar alguno de los contenidos u objetivos tratados", han indicado desde la Diputación, para añadir que durante el pasado año se realizó seguimiento a un total de 117 familias.

La capacidad de atención del programa actualmente y tras varias ampliaciones desde su puesta en marcha, es de un total de 66 familias al mes. Cada familia es atendida por dos psicoterapeutas, dado que la mayor parte de las sesiones se desarrollan en formato familiar, y por una figura educativa que tiene la posibilidad de trabajar en el mbito más cercano a la familia, dado que desarrolla su labor en el domicilio y entornos cercanos.

Para desarrollar esta labor, dentro del programa de responsabilidad foral, cuenta con una psicóloga coordinadora del programa en el Servicio de Mujer e Intervención

Familiar de la Diputación, además de un equipo dependiente de la entidad adjudicataria del correspondiente contrato público para la gestión del mismo (Asociación Educativa Berriztu). Este equipo está conformado por un responsable del programa, seis terapeutas y seis figuras educativas.