La Antiguako Ama, una revelación

Reconstrucción ondarrutarra

Ondarroa afronta su segundo curso en la Eusko Label Liga con una plantilla renovada tras las 11 bajas sufridas, pero la cuadrilla es ambiciosa y quiere estar al nivel del año pasado

Un reportaje de Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

lA temporada pasada Ondarroa vivió envuelto en una nube de ilusión. El curso lleno de novedades fue su motor. El debut en la Eusko Label Liga no se le quedó grande, todo lo contrario, le motivó. La Antiguako Ama fue una de las revelaciones. Primero dejó atrás los puestos de peligro sin excesivos apuros, su cuadrilla se soltó y remó sin presión, gracias a ello consiguió acabar la liga en octavo lugar;solo se le resistió la Bandera de La Concha, de la que se quedaron fuera en la clasificatoria. Ahora, llega el temido segundo año de la consolidación. Lograr el objetivo de la confirmación y demostrar que Ondarroa puede estar en la categoría durante muchos años es ahora el reto de la cuadrilla. Para ello, los vizcainos llegan al inicio del curso con muchas novedades. Las bajas han sido numerosas en la cuadrilla ondarrutarra y se han visto obligados a realizar una reconstrucción, empezando por el entrenador, Iñaki Errasti, que sustituye a Jon Iriondo. A pesar de haber recibido ese golpe en la plantilla, la motivación se mantiene intacta y en esta temporada esperan repetir o superar lo logrado en la anterior.

Las buenas noticias no pararon de llegar durante todo el año pasado al club de Ondarroa. La trainera fue muy rápida, los buenos resultados se sucedieron y los remeros del pueblo tuvieron un protagonismo especial, llegando a alinear en la regata de casa una plantilla cien por cien ondarrutarra. El proyecto iniciado en la ARC-1 tuvo su continuidad en la Eusko Label Liga. Ese núcleo formado a base de años de trabajo volvió a compaginarse a la perfección para conseguir la salvación sin apuros. Pero acabado el verano llegó la tormenta. Las malas noticias se sucedieron de forma inesperada, y se alcanzó una situación extraña después de haber vivido un curso tan positivo. Las bajas fueron más de las esperadas y a Iñaki Errasti, el nuevo entrenador, le tocó reestructurar el equipo. “Al principio estábamos con miedo y con dudas. Después de una temporada buena desde la directiva no pensaban que iba a haber tantas bajas. El mes de noviembre fue un mes de hacer mucho trabajo con el teléfono, intentando ver si la gente empezaba y tratando de atraer remeros”, explica el técnico de Usurbil.

Las horas al teléfono y el trabajo de invierno tuvieron su resultado. La reconstrucción de Ondarroa fue un éxito. Las bajas se disminuyeron y llegaron Erlantz Egia desde Urdaibai;Jon Carrillo desde San Juan;y Xabier Altuna, Sergio Corralles e Igor Francés desde Orio. “Es gente que igual en su club no ha tenido muchas oportunidades, pero están con muchas ganas y tenían claro que querían estar aquí. Es muy importante que desde el primer día me digan que quieren remar en Ondarroa”, reconoce Errasti. Con todo, la nueva cuadrilla ondarrutarra es “algo más corta que la temporada pasada”, pero su nivel no se ve resentido. “No podemos hacer tantos cambios como el año pasado de sábado a domingo, pero el nivel es parecido, creo que no hemos perdido potencial”, añade el técnico.

gran acogida Otra de las novedades principales es la del propio entrenador. Jon Iriondo decidió poner fin a su exitosa trayectoria al frente de la Antiguako Ama y el relevo lo cogió Errasti. “Siento como si ya llevara años aquí. Me han acogido muy bien y la gente es muy maja. Desde el principio me han trasmitido muy buenas sensaciones y no he tenido ningún problema de adaptación”. Aunque “cada maestrillo tiene su librillo”, los cambios del preparador de Usurbil se han centrado en “meter mis cosas en la remada” y “romper con la monotonía”. Son muchos años con el mismo proyecto y la llegada de Errasti supone una novedad. La ilusión de un nuevo entrenador. “Hay ilusión. En el equipo ha habido muchos cambios y que haya venido un entrenador nuevo, con entrenamientos diferentes, ha ayudado a salir de la monotonía y eso da un plus. La novedad siempre suele motivar y vamos a tratar de aprovechar eso”, afirma.

Lo que no varía es la esencia ondarrutarra que domina la Antiguako Ama. La gente de la casa es mayoría y eso es algo innegociable. Es su gran virtud y uno de los principales ingredientes para fortalecer el grupo. La unión hace la fuerza y eso se traslada a todo el grupo. “La gente está comprometida con el equipo y hay muy buen ambiente. Además, muchos son de la misma cuadrilla y fuera también suelen estar juntos”, comenta el entrenador de Usurbil. El año pasado Ondarroa alineó en la regata de casa una tripulación compuesta exclusivamente por ondarrutarras, este año no será tan fácil debido a que “muchos de los que se han marchado son del pueblo”. Sin embargo, el espíritu se mantiene y ayuda en el día a día: “Es como en el trabajo. Si hay buen ambiente se hacen mejor las cosas. La gente está con ganas y a ver si sale todo bien”.

A pesar de los cambios y tener que adaptar muchas cosas nuevas, el invierno está siendo positivo para Ondarroa. Los resultados en los descensos son positivos y tienen una buena base para ser optimistas. “Las sensaciones son buenas y estamos contentos con las pruebas que hemos hecho en invierno. Pero también sabemos que el resto de equipos va a mejorar. Nosotros lo que estamos intentando es llegar lo mejor posible al principio de la temporada”, comenta Errasti. Ese inicio de curso es donde tiene puesto el punto de mira el técnico de Usurbil. La temporada pasada Ondarroa fundamentó gran parte de su buena actuación en ese primer mes. Todos los equipos aspiran a coger un buen botín de puntos para dejar atrás lo antes posible el miedo al descenso y poder centrarse en disfrutar.

La permanencia es el principal objetivo de casi todos los clubes. Solo los privilegiados que aspiran a dominar la temporada pueden arrancar con el lujo de no mirar abajo. Ondarroa no está en el grupo de los privilegiados, su meta está en fortalecerse en las primeras regatas. Cada punto es oro y crear lo antes posible un abismo entre los dos últimos clasificados y ellos es la primera meta. “El objetivo principal es mantener la categoría. Hay que tener los pies en el suelo y saber el nivel que hay en la ACT. Si se puede no pasar apuros, sería muy bueno”, afirma el entrenador de la Antiguako Ama. Los ondarrutarras son realistas, pero no conformistas. El grupo “es ambicioso” y por su cabeza pasa repetir lo realizado la temporada pasada y volver a ilusionar al pueblo con una trainera que sienten muy suya.

La plantilla

Entrenador Iñaki Errasti

Patrones

Iosu Arruti No propio

Iñigo Larrinaga Canterano

Remeros

Xabier Alberdi Canterano

Xabier Altuna No propio

Beñat Apraiz No propio

Gotzon Arrasate Canterano

Xabier Azkarate Canterano

Eneko Azkarate Canterano

Ekaitz Badiola Canterano

Jon Carrillo No propio

Erlantz Egia No propio

Iñaki Elorrieta No propio

Aitzol Elu Canterano

Josu Elu Canterano

Iñaki Errasti No propio

Aitor Fernández Canterano

Igor Francés No propio

Jon Iriondo Canterano

Asier Irueta Canterano

Unax Lejardi Canterano

Xabal Olaetxea Canterano

Asier Peña Canterano

Mikel Peña Canterano

Gotzon San Miguel Canterano

Eddy Solozabal Canterano

Alain Ugartetxea Canterano