Decenas de miles de personas se manifiestan en las capitales vascas

La lucha por las pensiones sigue con fuerza en las calles vascas

Miles de pensionistas se manifiestan en Bilbao. (José Mari Martínez)

Con menor asistencia que en otras citas, los mayores mantienen el pulso con varias manifestaciones
Portavoces del colectivo insisten en que la subida del 1,6% es insuficiente

A. Diez Mon - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Decenas de miles de personas se manifestaron ayer en las tres capitales vascas por unas pensiones dignas. Y, según pudo comprobar DEIA en la más multitudinaria, la de Bilbao, los motivos fueron variados. Partiendo de la base del desgaste que han sufrido los bolsillos de los pensionistas tras años de recortes, congelación y reformas que siembran dudas sobre el futuro del sistema, no todos los asistentes acudieron con los mismos objetivos.

Algunos de ellos incluso se desmarcaron del mensaje oficial que defienden los organizadores. El blindaje de las pensiones, un modelo propio de prestaciones para los mayores, alinear la jubilación con el coste de la vida y, cómo no, la bandera del salario mínimo para los jubilados de 1.080 euros al mes fueron algunos de los argumentos que movieron por tercera vez a la gran marea vasca para frenar la erosión del sistema. También hubo quien defendió la necesidad de revisar todo el sistema de protección social. En definitiva, opiniones diversas que ponen de relieve que no todos los que acuden a estas citas siguen la línea que están liderando, entre otros, antiguos y actuales dirigentes de la izquierda abertzale o de organizaciones como Ezker Batua.

A pesar de los recelos que ha generado la presencia de algunos políticos en la trastienda de las movilizaciones, el pulso continúa con fuerza en las calles de Euskadi. En Bilbao, participaron varias decenas de miles de asistentes según los convocantes y 14.000 según el Ayuntamiento. La manifestación recorrió toda la Gran Vía hasta la Casa Consistorial.

En medio de un ambiente festivo se corearon los lemas habituales ya en estas movilizaciones, como Pensionistas, aurrerao manos arriba, esto es un atraco. Las críticas políticas se centraron en Mariano Rajoy, a quien se pidió su dimisión.

En Gasteiz, por la mañana alrededor de 4.000 personas, según datos facilitados a Efe por la Policía Local, reclamaron una pensión mínima de 1.080 euros. También profirieron consignas principalmente contra el PP y el PNV por su acuerdo presupuestario. En las pancartas portadas se leían entre otros lemas, Abuela, muérete porque lo dice el PP, Rajoy mentiroso, Sus corrupciones nos roban las pensiones.

presencia política En Donostia, la protesta también ha sido vespertina y en la misma participaron miles de personas, 30.000 según los organizadores, que exhibieron pancartas de diversas agrupaciones de jubilados y pensionistas y carteles individuales y se corearon consignas como Fraude fiscal, robo social o Esta batalla la vamos a ganar. A la manifestación de Bilbao acudieron líderes sindicales de CCOO y UGT, como Loli García y Raul Arza, respectivamente;la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia y la portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, entre otros, mientras que en Donostia estuvo la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu.

Aunque en las tres marchas el grupo más numeroso ha sido el de jubilados y viudas, algunos de muy avanzada edad y ayudados por sus allegados, la convocatoria en sábado posibilitó la presencia de personas de mediana edad y ya próximas a la jubilación, así como de familias jóvenes que acudieron con sus hijos pequeños. Las manifestaciones estuvieron marcadas por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, que incluyen, como consecuencia del pacto entre el PP y el PNV, la subida de todas las pensiones del 1,6% para este año y una revalorización en 2019 según el IPC, además del retraso hasta 2023 de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad.

Este acuerdo fue criticado, por “absolutamente insuficiente” en el comunicado leído al final de la marcha de Bilbao en el que el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, convocante de la movilización, destacó que “quienes pretendían confundir y desactivar nuestro movimiento se han equivocado”.

“Aquí estamos, unidos y dispuestos a seguir en la lucha, hasta conseguir que nuestras demandas sean atendidas”, proclamaron.

Los convocantes añadieron en su declaración que el acuerdo PNV-PP sobre pensiones “solo garantiza la subida del IPC para los años 2018 y 2019, con el riesgo de que a partir de ese año nos sigan aplicando la mísera subida del 0,25”.

Secciones