Una ópera en miniatura

Uno de los ensayos del espectáculo ‘Allegro Vivace’ en el teatro Arriaga. Fotos: Oskar González

Abao Txiki clausura con gran éxito su 13ª temporada con ‘Allegro Vivace’, un espectáculo de la compañía Comediants en el que suenan obras de Monteverdi, Mozart, Rossini y Puccini para explicar a los más pequeños la historia de la música

Un reportaje de Araitz Garmendia - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pOR los recovecos del teatro Arriaga se escuchan este fin de semana las melodías de Monteverdi, Mozart, Rossini y Puccini mezcladas con un alboroto de gritos y voces infantiles. Juntas componen la mejor “música” para un escenario que acoge hasta mañana Allegro Vivace, el espectáculo con el que Abao Txiki cierra su decimotercera temporada, de nuevo con enorme éxito de público.

Los actores Jon Koldo Vázquez y Marta Rosell, junto a los cantantes Elena Roche, Marta Valero, Francisco Javier Jiménez y Xavi Fernández, la pianista Olga Kobekina, y la violonchelista Esther Vila, se suben a las tablas de este templo de las artes para dar vida a los personajes de una obra en la que, de manera didáctica y divertida, se explica a los más pequeños la historia de la ópera. “En esta representación hay dos actores, Vivace, al que le gusta la música clásica y una joven que prefiere la electrónica. Se van a encontrar en un almacén abandonado, ya que ella está buscando un sitio para hacer una fiesta para sus amigos. Vivace y los maniquíes cobran vida e interpretan diferentes clásicos de la ópera”, explica Aitziber Aretxederra, responsable del programa didáctico de la ABAO.

El musical, creado por la compañía catalana Comediants, intenta así evitar la monotonía y mantener la atención de los más pequeños a través de diálogos y cortas melodías. “Los niños son muy frescos y demuestran rápidamente si les está gustando o no, se revuelven en la butaca si no es de su agrado, aunque valoro mucho que hagan comentarios durante los 70 minutos de la obra, porque eso demuestra que lo siguen y que quieren entender qué está pasando”, agrega Aretxederra.

Los actores y cantantes, por su parte, no pueden estar más contentos de actuar para el público infantil. El tenor Francisco Javier Jiménez asegura que “enseguida se meten en la historia”. “Ellos son siempre sinceros, te hacen saber si algo no les gusta, pero son maravillosos y se portan muy bien durante este ratito”, apostilla. Olga Kobekina, al piano en Allegro Vivace,agrega que esta compañía catalana viene cada año a Bilbao. “Es uno de mis sitios preferidos. Es un teatro precioso, el público responde muy bien y, además, personalmente prefiero trabajar con cantantes y actores, es mucho más ameno”, dice la artista.

Además de la función de hoy, que tendrá lugar a las 18.00 horas, Vivace volverá a relatar la historia de la música mañana, a las 11.00 horas en una sesión para escolares. A este respecto, Aretxederra recuerda que “como ha ocurrido año tras año, esta temporada se han quedado centros educativos en lista de espera, ya que la oferta no llega a cubrir toda la demanda de los colegios que estarían dispuestos a participar” y, aunque aclara que en Abao Txiki son “cautos” y prefieren “mantener una cierta contención”, tienen en cuenta cuál es el numero de centros que queda fuera y el número de alumnos.

Con esta gran demanda, la programadora confirma que la Asociación está “tremendamente contenta” con la temporada que está a punto de finalizar, y subraya que “en Abao Txiki hay una tónica que siempre se repite, y es que tiene muy buena aceptación tanto las sesiones familiares como las escolares”.

“Creo que este programa, junto con el de Gazteam, puede favorecer a desmitificar la ópera, ya que los más jóvenes tienden a pensar que este género es aburrido. Estamos convencidos de que ayudará a que en el futuro haya más aficionados”, apunta Aretxederra. De hecho, este año Gazteam ha puesto en marcha una actividad muy especial en la que los jóvenes pueden conocer de cerca a los cantantes y artistas en los descansos de las funciones, ya que les reciben en el camerino y les hablan de sus experiencias. “Esta semana programamos esta actividad con la óperaNorma, y durante la media hora de descanso, el director estuvo con los chavales y les contó un montón de anécdotas. Es una iniciativa fantástica”, cuenta Aretxederra.

próxima temporada Abao Txiki ya ha cerrado la temporada del año que viene. Abrirá cartel en noviembre con El bosque de Grimm, un espectáculo que la programadora didáctica define como un recorrido “visual y musical que realiza un repaso por los cuentos más conocidos”.

A esta obra le seguirá en Navidad Caperucita blanca, la versión castellano de la ópera Txanozuritxu, ya estrenada por la Asociación, y en la que se adapta el clásico cuento a la actualidad, siendo el lobo y Caperucita dos estudiantes. Completarán la programación El traje nuevo del emperador, en febrero, y El científico de la ópera, que subirá al escenario del Arriaga durante el mes de mayo.

Secciones