ezkerraldea

Tres rostros y 120 años de historia

Josu Sagastagoitia, Kike Martínez y Benito Bengoa son tres de los grandes precursores del PNV de Barakaldo desde la vuelta de la democracia Los jeltzales fabriles están en plena celebración de este aniversario

Miguel A. Pardo - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Barakaldo - A la vez que un emblema de Bizkaia como es el Athletic , el PNV llegaba a Barakaldo para hacer política con el nacionalismo y la defensa de Euskadi como bandera. Han pasado 120 años de aquello y el partido jeltzale está conmemorando esta efeméride en estos días con diversos actos en la localidad fabril. Para poder llegar hasta este aniversario, ha sido necesaria la labor, dedicación y el sacrificio de mucha gente. Ejemplo de ello son Kike Martínez, Benito Bengoa y Josu Sagastagoitia. “Nosotros hemos participado en lo ocurrido desde 1976 en adelante”, señalan entre risas. Han tomado parte no solo siendo militantes, sino que los tres han sido lehendakaris de junta en diferentes etapas, ediles en el Ayuntamiento de Barakaldo y, en el caso, de Sagastagoitia, había sido el único alcalde de Barakaldo jeltzale hasta la llegada de Amaia del Campo en 2015. “Esa coletilla de único alcalde jeltzale de la democracia en Barakaldo se había convertido ya en una losa que me quité cuando Amaia ganó”, apunta Sagastagoitia.

Para los tres, la defensa de los ideales jeltzales ha sido algo casi innato, algo natural y que, a lo largo de todo este tiempo les ha llenado de ilusión. “Te implicas por vocación, por pasión, por defender aquello en lo que crees y por amor a nuestro pueblo”, defienden. Esa implicación fue el motor para, con la apertura de una nueva era sin Franco, en 1976, el PNV diese un paso adelante en Barakaldo. Aquellas primeras reuniones en clandestinidad en la calle Portu, marcaron el camino a seguir por el proyecto. “Salíamos de las catacumbas tras tantos años de franquismo y represión y hay que decir que la implicación de la gente fue increíble, de simpatizantes y afiliados. En aquellos primeros años tras el franquismo trabajamos muchísimo y muy bien”, recuerda Benito. Y es que los jeltzales tenían que partir casi de cero, puesto que la dictadura había expropiado los batzokis del partido en la localidad. Por este motivo, una de las primeras misiones a llevar a cabo, era la de crear un nuevo batzoki, hacerse con un local para establecer su sede. Simpatizantes, afiliados y personas ajenas al partido hicieron sus aportaciones y, finalmente, nació el Batzoki Berri en la avenida Askatasuna. Eran años de mucho trabajo, había mucha labor por hacer, tras el parón de 40 años al que había obligado el régimen franquista.

A todas esas tareas de orden interno, además, se sumaba la preparación de todo lo relacionado con lo que serían las primeras elecciones municipales de 1979. “Todo era nuevo para nosotros al igual que para el resto de la ciudadanía”, explica Josu Sagastagoitia. Él fue el candidato jeltzale a dicho comicios... Y la suya fue la lista más votada. Por todo ello, Sagastagoitia fue el primer alcalde barakaldarra de la era democrática. En su equipo de trabajo también estaba como concejal Kike Martínez. “A nuestra llegada al Ayuntamiento, todo era nuevo, desconocido. Entre todos, creamos lo que es la base del Consistorio, fueron años de mucho trabajo”, rememora Martínez. Por desgracia, también eran años en los que el terrorismo de ETA golpeaba duro en la sociedad vasca y Barakaldo no era una excepción. “Mi peor momento en el Ayuntamiento fue el asesinato de José Aybar, el jefe de la Policía Local. Recuerdo que estábamos en el pleno y vino alguien del Ayuntamiento a decirme que ETA lo había asesinado. Fue terrible”, revive Sagastagoitia los sentimientos de aquel fatídico 30 de junio de 1982. Al año siguiente, se celebraron las siguientes elecciones municipales y, pese al trabajo hecho por los jeltzales, ganó los comicios la candidatura socialista. “El efecto Felipe González nos pasó por encima”, señala Benito.

32 años de sequía En aquel momento dieron comienzo lo que serían 32 años de gobierno socialista en Barakaldo. Mientras tanto, el PNV fabril seguía luchando por recuperar algunos bienes que les habían expropiado en el franquismo como, por ejemplo, el batzoki central ubicado en Los Fueros. “Fue un proceso complejo. De hecho, en el 84, cuando parecía que el pleno iba a aprobar la recuperación, los socialista se echaron atrás a última hora”, apunta Benito. Finalmente, el batzoki volvió a manos jeltzales en 1985. Treinta años después, Amaia del Campo devolvía al PNV a la Alcaldía de Barakaldo. “Fue por 52 votos y creo que ese fue un día muy feliz para todos. Veíamos recompensado el trabajo que mucha gente ha había hecho durante muchos años”, indica Sagastagoitia. De cara al futuro, Josu, Kike y Benito creen que “debemos seguir informando a la gente. Acercarnos a los barrios y contarles las cosas de forma clara”. Esa es la receta para seguir ampliando los 120 años de historia jeltzale en Barakaldo.