ALEX Mumbrú, capitán del Bilbao Basket

Mumbrú: "No me marcho del baloncesto, solo he colgado las zapatillas"

"En lo que me depare la vida desde ahora habrá la misma pasión que el '15' ha llevado siempre por bandera", afirma

Alex Mumbrú, capitán del RETAbet Bilbao Basket las últimas temporadas y retirado del baloncesto profesional hace unos días a los 38 años de edad, publicó una carta de despedida en la que subraya que no se marcha del baloncesto sino que "solo" ha "colgado las botas".

EFE - Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 14:19h.

BILBAO. "En lo que me depare la vida desde ahora habrá la misma pasión que el '15' ha llevado siempre por bandera. Y ojalá tenga la suerte de que estéis cerca y seguir contando con vuestra compañía y cariño. Os echaré de menos. Gracias", concluye el texto del ya exjugador catalán.

Mumbrú comienza el texto con destacando que "orgullo" es la palabra que define su sensación los primeros días después jugar su último partido, el pasado jueves en Burgos, tras "un larguísimo camino recorrido que con el tiempo me recordará todo lo que me ha dado el baloncesto".

"Recuerdo a un Alex niño al que su padre llevaba cada día de Barcelona a Badalona a entrenar. Era el protagonista de una aventura, un chaval que dejaba volar su imaginación y se veía algún día llegando a ser jugador profesional", destaca.

El barcelonés añade que puso "el trabajo, la obstinación, la dedicación y el alma" para "conquistar" su "sueño", pero matiza que su "crecimiento nunca hubiera sido posible" sin los técnicos que han ido modelándole "en Badalona, Madrid, Bilbao y las selecciones españolas", con cuya absoluta llegó a ser campeón del mundo.

También envía un mensaje de agradecimiento a los compañeros con los que compartió durante estos veinte años de carrera profesional "miles de horas de pista, vestuarios, hoteles, aviones y escuchando una docena de idiomas".

"Creo que siempre he estado rodeado de los mejores, en lo deportivo y en lo personal. Me quedo con los tres que me han acompañado hasta el final: Raül (López), Axel (Hervelle) y Sergio (Sánchez). Ellos son la demostración de la suerte que he tenido a lo largo de este camino", destaca.

También recuerda Mumbrú a su familia, "la mejor del mundo". "Me siento un privilegiado. Tengo unos hijos que dan sentido a mi vida y sacan lo mejor de mí (...). Soy el más afortunado del mundo con mi mujer, que tantas veces ha tenido que lidiar con la cara oculta del jugador", detalla. Por último, el exjugador tiene unas palabras de agradecimiento a los aficionados, "sin los cuales mi vida deportiva no habría tenido el mismo sentido".

"Estas últimas semanas han sido muy duras porque luchaban el dolor por fallarles y no poder poner al equipo donde ellos merecen que esté y el agradecimiento por las toneladas de cariño que culminaron en Miribilla y Burgos con dos instantes imborrables, inimaginables", destaca