A. O’shea y M. Gallego | MERCULES

“Estamos aquí gracias a que al principio pudimos vender mucho fuera”

Lunes, 28 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 10:57h.

GETXO – Una empresa “vasca a tope”. Así definen Mercedes Gallego y Alejandra O’Shea a Mercules, a pesar de que nació en Madrid en 2010 y durante la crisis vendía casi el 90% de su producción fuera de España. Las dos llegaron a la capital del Estado procedentes de Getxo y trabajaron juntas en Loewe, pero sus caminos se separaron cuando Mercedes ingresó en la nómina de Inditex como responsable de accesorios de Massimo Dutti y Alejandra se lanzó al mundo de la banca de inversión. La idea de lanzar una línea propia con la que dar rienda suelta, sin las limitaciones de una gran corporación, rondaba a Gallego desde tiempo atrás y por fin en 2010 se decidió a dar el paso.

“El primer catálogo fue un éxito y empecé a vender mucho fuera. Acudí a una feria en París y contacté con distribuidores japoneses, y sin haberlo planificado entramos con fuerza en ese mercado. Entonces me di cuenta de que soy diseñadora y de que de números no sé nada”, explica la parte artística de Mercules.

Seguía manteniendo contacto con Alejandra y empezaron a madurar un proyecto que nació finalmente a finales de 2014, Mercules Spain. “Mer me contaba que no daba abasto con Mercules y yo estaba bastante cansada del tema banco y nos asociamos. Hicimos un plan de negocio y montamos la empresa en Madrid porque yo estaba allí y aunque Mer estaba en Barcelona y nos pareció lo más fácil”, detalla Alejandra O’Shea. “Sí pero en cuanto Ale se vino a Bilbao, trasladamos la sede rápidamente”, añade Gallego.

Gabriela Laiseka, otra vasca, se sumó al accionariado hace un año para abrir la tienda de Madrid.

El nombre de la compañía nace de la unión del nombre de la diseñadora con el del héroe griego más conocido, Hercules. Y el logotipo, una flecha, es toda una declaración de intenciones en palabra de Mercedes Gallego: “Una flecha solo puede ir hacia delante y ahí es donde queremos ir nosotras. Por muchas cosas que te pasen siempre adelante, como la flecha”. De alguna forma el viaje de Mercules empezó en el lugar que para muchas empresas es mitad de camino.

“Cuando eres pequeño vender fuera es complicado, pero en nuestro caso gracias a que en un principio pudimos vender mucho fuera, empezamos a funcionar. En plena crisis, en las tiendas españolas teníamos impagos y cobrábamos tarde. Era una auténtica locura, lo que no está escrito, estamos aquí gracias a que fuera vendíamos mucho”, detalla.

Se consideran “especialistas” en buscar nuevos retos cuando están ya llegando a un puerto y prometen dar guerra. “Nuestro sueño es crear un universo alrededor de la marca, que no sea solo de bolsos y luego abrir en grandes capitales. No en ciudades de España, no. En Madrid, en Londres, en París, tener representación por toda Europa”, añade O’Shea. “Todo es programarse y lanzar la flecha”, apoya Gallego. – A. Diez Mon